sobre la cantera y sus ciclos

sobre la cantera y sus ciclos

Mucha filosofía (barata) hubo alrededor de la cantera en los últimos años. A donde no se llegaba con la verdad, se llegaba con medias verdades, y todo bien salpimentado con algunas dosis de demagogia e hipocresía. La cantera (hoy, mañana veremos) no es cool. Apenas se habla de ella.

Pocas cosas en el mundo del fútbol son tan cíclicas como el rendimiento de las canteras de los equipos de fútbol. Históricamente la cantera del Real ha sido (y es) la más prolífica de primera división. Ninguna cantera aporta tantos jugadores a la máxima categoría como la madridista. Con sus distintas generaciones de jugadores buenos, mejores y con menor rendimiento. Con sus altibajos. Con hitos madridistas como la sexta copa de Europa ganada con un once completamente español con algunos canteranos, los Zidanes y Pavones (quizás más slogan que realidad), o la Quinta del Buitre con su supremacía nacional, cuatro ligas y dos UEFAs por citar los títulos más importantes logrados. También tuvo la cantera sus ciclos más bajos, como ésta última década. No todas las generaciones son iguales. Aun contando con sus picos de rendimiento, la cantera blanca ha estado siempre en el top3 español de canteras más prolíficas en calidad y cantidad cada año.

La llegada de Cruyff al banquillo culé supuso un punto de inflexión para La Masía. Implantando un determinado modelo, mismo esquema de juego y fútbol en todas las categorías inferiores, moldeando a los jugadores lo que en teoría, facilitaría su llegada al primer equipo. Así hasta 25 canteranos debutaron en el primer equipo durante las siete temporadas del holandés. Desde que Cruyff asentara este modelo, debutaron con el primer equipo o jugado en primera división regularmente unos 75 canteranos. (https://es.wikipedia.org/wiki/La_Mas%C3%ADa). Con Pep Guardiola en el banquillo coincidieron en el equipo titular lo mejor de hasta tres generaciones distintas, un total de siete canteranos que sólo habían conocido una camiseta y algunos ‘repescados’. Por supuesto que había que ponerlos pero fue una auténtica excepcionalidad. A saber.

Xavi y Puyol que debutaron de la mano de Van Gaal en el 98 y 99 respectivamente. Iniesta y Valdés, debutantes también con el entrenador holandés en la temporada 2002/2003, y Lionel Messi que hizo lo propio de forma oficiosa una temporada después de la mano de Frank Rijkaard. A estos cinco se les unieron Busquets y Pedro de la mano del de Santpedor en la temporada 2008/2009. Estos dos últimos junto con el ‘repescado’ canterano Piqué, se asentaron en el once titular de forma sorprendente. Estos ocho jugadores rompieron la puerta, casi todos ellos en el esplendor de sus carreras formaron la columna vertebral de un equipo plagado de éxitos durante años.

Si es difícil que un canterano llegue al primer equipo, imagínese que lo hagan y en muy pocos años, siete canteranos de tres generaciones distintas más otro como Piqué, que volvió al club después de pasar sin pena ni gloria por el Manchester United, y por un Zaragoza del que no guardan precisamente un buen recuerdo. Mucho más difícil es que todos ellos fueran jugadores top mundiales, megacracks como Puyol, Xavi e Iniesta y alguno, probablemente irrepetible como Messi. Algo cuanto menos extraordinario. Añadan a la calidad de todos estos jugadores un carácter ultra competitivo, un profundo sentimiento de club y que la mayoría de ellos ha ejercido o ejerce una capitanía responsable, respetable y modélica, y el resultado es el torrente de títulos ganados por el equipo blaugrana durante la última década. Las probabilidades de que un fenómeno así ocurra son como mínimo, (casi) improbables.

Si se echan números, el coste aproximado para el Barsa de estos siete más el de otros canteranos repescados como Cesc, Alba, Denis Suarez más algún otro, no será superior al fichaje total (si un día se llega a saber) de Neymar. En vez de entender y asumir lo extraordinario y difícil de este hecho, se hizo la mayor de las demagogias. Como hecho decir que desde Cruyff al día de hoy, en unos treinta años, un total de sólo 75 canteranos debutaron con el primer equipo y jugaron regularmente en primera división. Por tanto, estos canteranos tan irrepetibles suponen un impresionante 10-15% del total (¡una barbaridad!). Dio igual este (increíble) hecho, había que hacer demagogia. Usarlo como arma arrojadiza. Recuerden aquello de cantera contra cartera, ADN Barsa, el estilo, hijos del tiki-taka,…Como si formar canteranos de talla mundial fuera fácil. Interesaba relacionar todos los éxitos de España (obviando y olvidando el grandísimo trabajo de Luís Aragonés) y de forma exclusiva y excluyente, con el Barsa, aunque no fuera del todo exacto. Repasemos. Para la Eurocopa’08 tres jugadores aportaron cada equipo siendo el Liverpool el que más aportó con cuatro. Tanto en el Mundial’10 así como para la Eurocopa’12, siete jugadores culés por cinco blancos.

En contraposición siempre el (supuesto) mal trabajo y desprecio por la cantera del Real. El hecho es que en 20 años, sólo se asentaron en el primer equipo blanco cuatro canteranos, Raúl, Guti, Casillas y Carvajal. A los que se hubieran sumado seguro a Rubén De la Red de no haber tenido aquel problema cardíaco que le obligó a a retirarse, y probablemente Juan Mata, si Ramón Calderón (que da lecciones de cantera casi cada mes en un medio que hace ouijas) no lo hubiera dejado escapar por una gatera legal (artículo 1006). Pero no hay que olvidar otro hecho, desde 1994 hasta 2012, en 18 años hasta 76 jugadores (recuerdo el Barsa tardó 30 años en alcanzar esta cifra) canteranos blancos debutaron con el primer equipo y jugaron habitualmente en primera división http://www.martiperarnau.com/formativo/el-real-madrid-una-fabrica-de-futbolistas/. Si la Quinta del Buitre fue algo excepcional, que lo fue, probablemente lo normal es que se asienten en el primer equipo de media 6-7 jugadores cada veinte años.

Si a esta variable del canterano se le suma el gasto en fichajes, el cóctel con las debidas gotas de hipocresía, es explosivo. Todo contado de aquella manera que diría Relaño. Medias verdades, medias mentiras, llegando incluso al extremo de buscar a Messi lejanos parientes en el Ampurdá. Claro que incluso los encontraron de Cristóbal Colón aunque ahora se reniegue de su (supuesta y falsa) catalanidad. La diferencia en gasto neto, compras – ventas, desde la llegada de Florentino entre ambos equipos, es inferior a 200 millones € (vía http://www.transfermarkt.es/). En 16 años supone una media de 11.75 millones € al año de diferencia. En un mercado en el que se pagan 90 millones € por Higuaín, sólo sumando el hipotético coste de fichar a Messi, la diferencia se reduce a casi 0. Imaginen si sumamos también el importe de fichar a jugadores como Puyol o Busquets. Pues eso.

Todo se acaba y después de la excepcionalidad llega la normalidad o peor, la (triste) realidad. Desde 2008 ningún otro canterano se ha asentado en el primer equipo blaugrana. ¡0 en 8 temporadas! El único que se ha acercado es Sergi Roberto y sus 100 partidos en seis años en el primer equipo. Se podría sumar Jordi Alba con bastantes reticencias ya que es un canterano repescado tras cuatro temporadas alejado de Can Barsa y suma 150 partidos en otras tantas temporadas. Comparando, suma menos partidos de media por temporada que Isco, del que se dice que es más que suplente. Resumiendo apenas quedan ocho canteranos hoy en el primer equipo. Este verano salieron ¡seis! y sólo podrían volver Samper y quizás Munir (aunque el Valencia se aseguró opción de compra..). No lo hará Tello, cedido a la Fiorentina, salvo sorpresa ya que acaba contrato en 2017. La supremacía blaugrana en la selección española es pasado, al punto de que en la última convocatoria hay empate a cinco jugadores cada equipo, y eso contando a Alcacer como culé.

Esta es la realidad con respecto al primer equipo, porque lo del Barsa B es mucho peor. Desde su descenso a 2ª B no levanta cabeza. Siete fichajes este verano después de otros tantos en el pasado invierno para evitar su descenso a 3ª (boutade de Sergi Guardiola incluida), y con un total de catorce bajas, de ellos 3 cedidos. Todo sumado supone un equipo prácticamente nuevo en apenas un año. Sin olvidar la venta (con opción de compra) del que iba a ser el futuro 10 culé Alen Halilovic, habiendo disputado un único partido oficial con la camiseta blaugrana. Mirando más abajo, el futuro no pinta nada mejor. Igual hasta peor. La pasada campaña el juvenil quedó en su liga a veinte puntos del Espanyol y en la última convocatoria de la selección española sub19 en mayo pasado no había ningún jugador culé. Tan grave es el asunto que a principios de 2015 se cambió por completo la estructura (se dividió entre equipos profesionales y amateur) y de director del fútbol base, Jordi Roura sustituyó a Guillermo Amor, en el cargo durante ocho años en dos épocas diferentes pero ambas fructíferas. Incluso se empieza a cuestionar la obligatoriedad de que todos los equipos de las categorías inferiores jueguen igual que el primer equipo. O viceversa. Cada día que pasa son mayores las diferencias en el juego entre los dirigidos por Luís Enrique y el resto de equipos.

Tal y como defendíamos unos pocos, a los que nos querían escuchar, la cantera como tantas otras cosas, son ciclos. Y ahora La Masía parece que se ha secado. O casi. Así mientras en este Barsa sólo parece tener sitio Sergi Roberto, en el Real se viven buenos tiempos para los cantera, la vuelta de Morata y su altísimo rendimiento, la fuerza de Casemiro (aunque este plumilla no lo considere canterano y sí, otra buena herencia en materia de fichajes de Mourinho), el gran despliegue de Lucas Vázquez, la regularidad de Nacho, o ese Mariano, que a pesar de su explosión tardía, apunta a grandísimo delantero. Sin olvidar la apuesta del club blanco por el producto joven y nacional con los fichajes de Asensio, impresionante su primer año en el Bernabéu o Vallejo, titular absoluto en el Eintrach. Más los futuros cracks fichados este año para el Castilla como Fede Valverde y Sergio Díaz. Síganlos, ambos son muy muy buenos.

Aunque pesa sobre los blancos una posible sanción de la FIFA (a la espera del resultado del recurso al TAS) por el fichaje de jugadores menores de edad, el club blanco está más que preparado ya que goza de una plantilla tan amplia y competitiva que apenas ha tenido que realizado fichajes, llegando a ingresar más dinero por ventas del que ha gastado. Y ante esa posible sanción de dos ventanas sin poder inscribir jugadores, con los canteranos que hay cedidos, más lo que hay en el Castilla, no se atisba vaya a ser un grave problema. Incluso el relevo generacional de la plantilla (Pepe, Cristiano, Modric,..) parece estar más que asegurado sin tener que recurrir al mercado. Diego Llorente (Málaga) que ya fue incluso preseleccionado para la Eurocopa del pasado verano, Marcos Llorente (Álaves) el 5 blanco del futuro por condiciones al que si hay que ponerle una pega, es que le falta algo de físico, Borja Mayoral (Wolfsburgo) que ya se estrenó con el primer equipo, o Burgui (Sporting), todos  ellos jugadores más que destacados en sus equipos. Sumen la apuesta de Odegaard al que se le ha quedado pequeño 2ª B y que si no ha salido cedido al Rennes es por ser menor de edad. Sin olvidar del Castilla a los Enzo Zidane, Febas o ya el internacional absoluto marroquí, Achraf.

Al final el tiempo pone todo en perspectiva y desmonta demagogias (baratas). El fútbol no se creó en 2009 ni producir canteranos talentosos es fácil, ni por supuesto todos ellos valen. Ni el Barsa ahora ha dejado de lado la cantera ni Florentino se come niños y/o canteranos. Hasta podría decir cualquiera que haya visitado Valdebebas que ningún otro equipo del mundo tiene las instalaciones para la cantera que el Real. Ni el equipo blanco despreciaba antes la cantera ni ahora la mima. Son ciclos. Y mucho trabajo. Y algo de suerte. Habrá cosechas mejores y peores. Disfrutemos los madridistas de esta buena cosecha, sin dar lecciones y sin demagogias.

Tomás J. Rubio

Tomás J. Rubio

Nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo.
Tomás J. Rubio

Latest posts by Tomás J. Rubio (see all)

Comments

comments