la primera piedra para hacer de butarque un fortín

la primera piedra para hacer de butarque un fortín

El C.D. Leganés venció al Córdoba en su primer partido como local en en esta temporada, la segunda en su regreso a la división de plata, gracias a una magnífica primera parte donde los blanquiazules doblegaron con claridad a un equipo que la pasada campaña militaba en la máxima categoría del fútbol español. Todo un logro.

Los pupilos de Asier Garitano llegaron al encuentro con el cuchillo entre los dientes y con muchas ganas de resarcirse de la mala imagen dada en Almería. Para ello, Asier introdujo varios cambios en el once. Victor Díaz debutó en el lateral con una actuación notable e Insúa mantuvo junto con Mantovani en el centro de la zaga una bonita lucha con el ataque andaluz, donde casi siempre salieron victoriosos. En definitiva, la defensa local dio en todo momento sensación de seguridad, lo que evitó que el equipo pasara apuros en los minutos finales.

CORDOBA

UN INICIO FULGURANTE

Pero volvamos al principio, y es que el Leganés salio al terreno de juego sin complejos y aturdiendo al rival en los primeros minutos. Alberto Martín cosía al equipo en el centro del campo, y Sastre se encargaba de dar criterio en la medular. Los blanquiverdes no conseguían inquietar la meta de Serantes y tan solo dispusieron de un blando disparo de Florín que el cancerbero atrapó sin problemas. Fue Alain Eizmendi, otra de las permutas que se llevaron a cabo en el once pepinero, quien en el minuto 25 batió a Razak desde la parte derecha con un disparo cruzado. Primer gol del vasco con la camiseta blanquiazul, lo que le dará confianza a partir de ahora. El segundo llegó diez minutos después. Borja Lázaro erró un mano a mano pero la jugada continuó y acabó empujando un pase de Soriano por el costado izquierdo.

Recién comenzada la segunda mitad, Szymanowski mató el partido picando el balón y haciendo el tercero. El pequeño argentino de apellido impronunciable fue un torbellino durante todo el partido y encandiló al público de Butarque, de donde salió ovacionado tras el cambio. Puso algo de vida al partido con su gol de falta directa lejana Markovic, de lo poco salvable en los visitantes, pero el marcador no se volvió a mover y los puntos se quedaron en Madrid.

GANAR EN CASA, FUNDAMENTAL

BUTA

Fue éste el primer paso para que Butarque sea un estadio infranqueable. La salvación sin apuros pasa porque en casa se pierdan muy pocos puntos. El equipo lo sabe, Garitano lo sabe y los aficionados lo saben. El próximo partido será otra prueba para los de Asier, también en casa, ante el Zaragoza. Hasta dentro de siete días.

Comments

comments