Siguen mandando en Europa

Siguen mandando en Europa

Nunca es fácil ganar un Campeonato de Europa, ya sea en un torneo de 5 equipos o en uno de 32, solo están los mejores y todos quieren levantar el trofeo. Además, no todo el mundo puede decir que es campeón de Europa. No es fácil… Pero con ellas no parece tan difícil, la selección española femenina de hockey patines ha conseguido ganar un nuevo campeonato europeo, el quinto en toda su historia.

Ninguna selección femenina había conseguido ganar 4 Campeonatos de Europa consecutivos: 2009, 2011, 2013, 2015… Años y años de reinado europeo sin interrupción. Este año no era un evento cualquiera; la debacle en el pasado Campeonato del Mundo y el cambio de entrenador hacía que muchos ojos estuvieran puestos en su actuación, ver si se acertó nombrando a Alejandro Domínguez como entrenador o ver si lo del Mundial habían sido un caso excepcional o no…

Cosimo Martemucci1La selección nacional, simplemente, ha arrasado en este Campeonato de Europa celebrado en Matera (Italia). El juego ofensivo y rápido, marcas personales de Alejandro Domínguez, calaron de una manera más que inesperada en las jugadoras españolas, no tanto por su capacidad de ejecución (el talento de las seleccionadas está fuera de toda duda) sino por el poco tiempo que tuvieron para asimilarlo. El balance final es espectacular, la selección española marcó 23 goles en solo cuatro partidos (con un promedio 5.75 goles/partido) y solo ha recibido 3 goles (0.75 goles/partido). Pese a los promedios, España no lo tuvo fácil, tuvo que sudar mucho y, sobre todo, en el último partido contra Portugal.

España entró en competición contra Francia, un buen equipo pero con la baja de su mejor jugadora y capitana, Vanessa Daribo. La baja de la jugadora del Hostelcur Gijón se notó; pero más notaron la oleada ofensiva que sufrieron por parte de las jugadores de Alejandro Domínguez. Goles, goles y más goles, el conjunto galo no sabía como pararlo y sufrió una goleada que mandaba un mensaje más que claro al resto de rivales. 12-0 y liderando desde el primer día. Tras un día de descanso, la selección se enfrentaba a Italia, un rival siempre duro que, además, jugaba en casa; pero ni con el pabellón apretando las españolas se amedrentaron, 6-2 con un dominio demoledor. Quedaban solo dos partidos y España tenía todas las papeletas para colgarse el oro, aun perdiendo contra Alemania tenían muchas posibilidades; pero eso no va con estas jugadoras, el conjunto germano se había mostrado muy eficaz, una máquina bien engrasada que combatía el talento de otros conjuntos con una gran defensa. Les costó romper el muro alemán, necesitaron crear muchas ocasiones y, un par de lanzamientos a pelota parada, finalmente, el combinado nacional se llevó el partido por un 3-0, la plata estaba asegurada y solo quedaba una víctima: Portugal.

Los duelos ibéricos entre españoles y lusos jugándose títulos son más que habituales, gran parte de la historia del hockey patines europeo se centra en estos dos países. El encuentro no iba a ser sencillo, y menos cuando las portuguesas se adelantaron con un gol de Sousa. Por primera vez en todo el campeonato, las españolas tenían que ir a remolque en el marcador. El gol no afectó al juego español y Laspagna vincitriceura Puigdueta consiguió empatar el partido antes del descanso. Quedaba solo la segunda parte y el marcador estaba abierto; pero falta la cita de una jugadora con el gol, un cita a la que nunca falla. María Díez (máxima goleadora de la OK Liga) adelantaba a la selección. Con el 2-1 las portuguesas se lanzaron al ataque mientras las españolas intentaban retener la bola. Para conseguir el título necesitaron la mejor versión de Teresa Bernadas, con grandes paradas, incluido un penalty.

Y se llegó al final, España volvía a ser la reina de Europa, Natasha Lee levantaba el título al cielo de Matera, el cetro europeo sigue en manos españolas. Además, no es cosa de una gran generación, pues solo dos jugadoras (Lee y Casarramona) han estado en los 4 títulos.

Comments

comments