Agrandar la leyenda

Agrandar la leyenda

El Real Madrid se encuentra en su tercera final de Champions League en cuatro años con la posibilidad de ganar su duodécima “orejona”.

LA TEMPORADA

Si algo a caracterizado el año del Real Madrid, ha sido su capacidad para sobreponerse a los malos momentos, tanto en Liga como en competición europea, lo que le ha servido para ganar el título liguero y llegar a la final de la UCL.

En Liga consiguió aguantar el pulso hasta el final con el Barcelona, proclamándose campeón en la última jornada, con tres puntos de ventaja sobre su rival, aunque consiguieron mantener ese primer puesto en la tabla desde la 9ª jornada. Únicamente Valencia, Sevilla y Barcelona fueron capaces de vencer al equipo de Zidane en alguno de los dos partidos, demostrando un muy buen nivel en los enfrentamientos contra los equipos de la zona alta.

Por otra parte, en Copa del Rey solo fueron capaces de llegar hasta la ronda de cuartos de final, donde fueron apeados por un gran Celta de Vigo, no sin antes haber eliminado a Cultural Leonesa y Sevilla. El equipo de Berizzo consiguió un gran 1-2 en el Bernabéu y eso le valió para pasar a la ronda de semifinales.

En Champions League es donde el Real Madrid se ha mostrado más intratable a lo largo del año, perdiendo únicamente el partido de vuelta de semifinales en el Calderón, aunque su andanza en el torneo comenzó cuando fueron encuadrados en el grupo F, juntos con Borussia Dortmund, Legia de Varsovia y Sporting de Portugal. Dejando algunas dudas, como un empate en Varsovia, superaron la fase como segundos clasificados, por detrás de los alemanes, lo que les llevó a ser encuadrados con el Napoli en la ronda de octavos. Un momentáneo 1-0 en contra en San Paolo, después del 3-1 de la ida, provocó un estado de nervios que no se notó en el equipo, que acabó ganando el partido por un contundente 1-3. En la siguiente ronda les tocó el Bayern de Múnich, a quien ganaron 1-2 en Alemania, pero que también les puso contra las cuerdas en la vuelta tras mandar la eliminatoria a la prórroga, pero fue ahí donde el Real Madrid se creció y les marcó tres goles para sentenciar su pase a semifinales. El Atlético de Madrid fue el rival en el último peldaño antes de la final. Un 3-0 en la ida parecía suficiente renta para los de Zidane, pero dos goles al poco de comenzar el partido de vuelta pusieron a los blancos contra las cuerdas, hasta que emergió Benzema, con una jugada espectacular, para regalar un gol que valía una final de Champions League.

LA CONFIANZA

Si algo caracteriza a Zidane como entrenador es su mano izquierda para conseguir solventar malos momentos de jugadores determinados, y ese ha sido su sello durante este temporada.

El entrenador francés ha conseguido involucrar a casi todos los jugadores sacando su mejor rendimiento, sobretodo en momentos clave de la temporada, y haciendo a todos partícipes. Prácticamente todos han tenido oportunidades y prácticamente todos las han aprovechado. Jugadores como Lucas Vázquez, Morata o Asensio han tenido que comenzar gran cantidad de partidos desde el banquillo, pero eso no ha afectado a su confianza y, cada vez que han salido a jugar, han aportado mucho al equipo. Nacho se ha presentado como una alternativa de calidad y con recursos para los puestos de central y lateral, e Isco se ha ganado su titularidad a base de exhibiciones.

En relación al juego, los puntos fuertes del Madrid han estado básicamente en los costados de la defensa. Marcelo y Carvajal han sido dos puñales por las bandas protagonizando autenticas exhibiciones, sobre todo en Champions. En el centro del campo, Casemiro ha sido un jugador casi insustituible, Kroos ha estado a un nivel fabuloso, Modric ha ido de menos a más, llegando a este final de temporada pletórico e Isco ha sido la pieza que, partiendo desde la media punta, ha conseguido desequilibrar en favor del Real Madrid gran cantidad de partidos. En la zona de arriba Benzema ha completado otro año excepcional, quizá no sobresaliente en números pero si increíble en sensaciones y juego, aportando y complementando a la perfección a un Cristiano Ronaldo que cada vez es más delantero centro, y que, tras un plan específico de trabajo, ha conseguido llegar a este último tramo de temporada en su mejor tono físico. Bale ha cuajado una temporada algo irregular, especialmente por culpa de las lesiones, que no le han permitido jugar con continuidad.

Veremos lo que sucede en la gran final, pero en este momento de la temporada se puede decir que el Real Madrid ha hecho un año fantástico. El próximo sábado descubriremos su lo corona con su duodécima Champions League.

Alineación probable:

1593783_Real_Madrid_CF

Comments

comments