Bravo equipo albiazul, que resurges potente otra vez

Bravo equipo albiazul, que resurges potente otra vez

Diez años de sufrimiento que tuvieron su recompensa. El Deportivo Alavés, más Glorioso que nunca, vuelve a la categoría de oro del fútbol español.

La temporada que viene el equipo vitoriano vivirá una preciosa temporada contra equipos algo diferentes a los que tenía acostumbrados.

Recuerdos de cuando los derbys de la categoría eran contra el Logroñés, Real Sociedad B, Athletic B, Eibar (en 2ªB)… Épocas muy difíciles para los seguidores del Deportivo Alavés que todos soñábamos dejar de lado para volver a nuestro sitio. Y por fin, el momento llegó. Volveremos, volveremos se cantaba y hemos vuelto. El Glorioso es equipo de primera división, de donde nunca debió salir.

LA TEMPORADA

La temporada 2015-2016 no será nada fácil de olvidar para los albiazules. Comenzó de una forma agridulce, con un proyecto realmente superior y mucho más ambicioso que los dos años anteriores, pero que sin embargo no contentaba a todos por igual, con una renovación de plantilla en mayor medida procedente del norte de Madrid y un nuevo cuerpo técnico. Bordalás era el míster elegido, un entrenador tildado de “marrullero” y que no había dejado muy buen recuerdo con el Alcorcón la temporada pasada.

Sin embargo, con el paso de las jornadas las dudas se fueron convirtiendo en ilusión, en esperanza  por el plantel, en confianza en el cuerpo técnico y en nervios, muchos nervios. El Alavés se autodeclaró favorito candidato al ascenso, no sólo a la promoción, sino al ascenso directo.

Bajones y subidas en la tabla que no hicieron más que alentar más aún las ganas de que avanzase la temporada y las jornadas se tradujesen en puntos.  Hasta que llegó el partido; el partido que podía devolver a Vitoria al lugar que se merece, al Alavés a su categoría, a su afición a lo más alto, el partido frente al Numancia. No sin antes haber salido victoriosos de Lasesarre, heroicidad incluida, con una victoria más que sufrida ante unos inexplicablemente extramotivados “katxorros”. El Alavés sería equipo de primera división ganando al CD Numancia, ni más ni menos.

Mendizorroza se vistió de gala para la ocasión, llenando todos los asientos disponibles y llevando en volandas al equipo hasta conseguir la victoria, y todo lo que la misma suponía.

IMG-20160529-WA0008

Mendizorroza, preparado para las grandes ocasiones.

DE CELEBRACIÓN EN CELEBRACIÓN

Con el ascenso debajo del brazo los cánticos y la alegría aparecieron.  Equipo y afición se fusionaron para celebrar el ascenso, tan preciado y valorado ya que no se trata de un simple ascenso, sino del fin de una época negra pululando por los campos de las categorías de bronce y plata del fútbol español. Se trataba de la vuelta a lo más alto, de la ilusión de una ciudad en su máximo esplendor, de la fuerza y el trabajo de un equipo contagiado a miles de personas que esperaban semana tras semana este momento.

En el campo se vivieron momentos preciosos, con una bonita (y preparada) celebración del Alavés, en la cual no faltó de nada.

Iraultza 1921 dio color a la grada tras la victoria.

Iraultza 1921 dio color a la grada tras la victoria.

Pero no termina aquí la cosa. Un ascenso a la Liga BBVA no se da todos los días y la capital alavesa lo sabe. Los aficionados, tras un duro día de trabajo o una larga noche de fiesta y los jugadores, tras la segunda de las dos opciones, se volvieron a reunir en el centro de la ciudad para evitar que la fiesta terminase tan pronto. Vitoria nunca ha dejado de ser de primera.

Celebración del ascenso.

Celebración del ascenso.

La ciudad celebró y agradeció dos días seguidos a estos luchadores por el esfuerzo realizado, en especial al artífice de ésto, José Bordalás, que se ha ganado totalmente el cariño y respeto de toda la afición albiazul, eliminando esos pensamientos negativos que había hacia su persona inicialmente, que se ha convertido en parte activa de la historia del equipo. Y es que, yo sin tí, Bordalás, no sabría cómo subir.

Y…¿AHORA QUÉ?

Lo primero es lo primero. Toca acabar la temporada con una victoria que supondría el primer puesto y una inyección económica todavía más importante para la entidad del Paseo de Cervantes. El Nàstic de Tarragona será el encargado de cerrar esta gran temporada.

A partir de entonces, con mucho tiempo de por medio, habrá que planificar la temporada para pisar bien fuerte en la categoría y no volver a caer. Tendremos que hablar de renovaciones, de fichajes, de bajas… pero antes debemos disfrutar de este grandísimo momento. Gracias Alavés.

Comments

comments