El positivo saldo arbitral culé: hechos y datos

El positivo saldo arbitral culé: hechos y datos

Fue el ex vicepresidente culé Alfons Godall el que por primera vez habló del saldo arbitral favorable al FC Barcelona desde que Laporta rompiera la disciplina de voto de la LFP, votando a Villar en vez de a Gerardo González, que era el candidato de consenso.

Antes de empezar, les pido perdón por lo largo de este artículo pero es necesario y merece la pena ¡Empezamos! Corría el 15 de noviembre de 2004 cuando la LFP anunciaba que 30 de los 41 equipos profesionales del fútbol español habían acordado votar por mayoría al candidato Gerardo González Otero en las elecciones a la RFEF del 26 de noviembre (http://www.elmundo.es/elmundodeporte/2004/11/16/futbol/1100610352.html). Sólo Levante, Málaga y Numancia en Primera División optaron votar por a Villar. Si se fijan bien, ninguno de esos equipos digamos díscolos, fue el Barça. Este acuerdo de votación fue suscrito y firmado por todos los clubes, el candidato que eligieron en dicha asamblea era el candidato al que todos iban a votar. Aunque se repite como un mantra tan interesado como falso que era el candidato de Florentino, la realidad es tozuda y Gerardo González era el candidato de toda la LFP, incluido al FC Barcelona.

El día de autos, mejor dicho de votos, Laporta votó a Villar rompiendo así lo acordado. Siendo sincero no fue el único, le acompañaron el Athletic y otros cinco equipos, así como las federaciones catalana y murciana. Una parte importante de esta victoria de Villar fue gracias al excelente trabajo realizado por un ex vicepresidente culé, el ínclito Joan Gaspart, que era (y es) su máximo responsable de campaña. También fue una de las personas claves para el triunfo de Pedro Tomás, el que fuera anterior presidente de la LFP. La contribución a última hora de Jesús Samper, ex presidente del Murcia y ex secretario general de la LFP, fue también decisiva para que la federación murciana de fútbol se decantara finalmente por el dirigente vasco. Más de una cuarta parte del total de votos recibidos por Villar aquel día, 26, llegaron de los comités de entrenadores y de árbitros. Estos últimos, son designados y controlados en exclusiva por la RFEF. Retengan este dato.

Pep Guardiola comunica al arbitro  Díaz Vega la decisión de no jugar

Pep Guardiola comunica al arbitro Díaz Vega la decisión de no jugar

Tal fue el escándalo que la Comisión Delegada de la LFP llegó a abrir un expediente disciplinario a Laporta por romper la disciplina de voto. Poco le importó al bueno de Jan ya que pocas semanas después empezaron a llegar buenas noticias. Tras casi tres años de luchas en prensa, de recurrir a todos los comités habidos y por haber, llegando incluso a la justicia ordinaria, el 29 de julio de 2005 y mediante un nuevo acuerdo del Comité de Competición de la RFEF, se decidía sancionar finalmente con sólo 4.000 €, eliminando así los dos partidos de cierre acordados en su día (http://www.elmundo.es/elmundodeporte/2005/08/01/liga/1122911332.html), los tan famosos como vergonzantes incidentes del cochinillo y la botella de J&B. Todo ello pertinentemente disfrazado como un indulto concedido por el “magnánimo” Villar. Siendo justos, éste fue el segundo gran indulto concedido por el presidente Villar al Barça. El primero fue cuando perdonó la sanción de un año por el ultraje culé a la Copa del Rey en el año 2000 al negarse a jugar un partido, alegando falta de jugadores. Recordemos cuando jugar con canteranos no era cool. El modelo de siempre y tal, ya saben.

Parte de la sentencia del caso Messi del cómite de apelación

Parte de la sentencia del caso Messi del cómite de apelación

Más buenas noticias. Caso Messi. Pocos recordarán que varios equipos, entre ellos Deportivo de La Coruña y el Deportivo Alavés (representado legalmente por el hoy presidente de la Liga Javier Tebas), impugnaron varios partidos de la temporada 2005-2006 por presunta alineación indebida del jugador argentino. El Barça mantenía que era un jugador con licencia de juvenil, para así poder contar con otro jugador extracomunitario más, mientras se anunciaba a bombo y platillo que Messi había firmado meses antes su primer contrato profesional. Contaron en el club blaugrana para solucionar este entuerto con la inestimable ayuda de la RFEF en la tramitación, inscripción y supervisión de la ficha federativa, como bien detallaba una eminencia en derecho deportivo (http://www.iusport.es/casos/messi2005/j_latorre_messi2005.htm), y con la del vicepresidente de la Federación Joan Gaspart para lograr la nacionalización exprés del jugador rosarino, todo un derroche federativo sin precedentes.  El caso murió en el comité de Apelación por un defecto de forma del recurso presentado por el Deportivo Alavés debido a la mala representación legal de Tebas, y por el desistimiento previo del Deportivo en el caso.

Artículo publicado en Mundo Deportivo el 23-03-2016

Artículo publicado en Mundo Deportivo el 23-03-2016

Esta semana podíamos leer un curioso artículo en la prensa catalana, escrito por el mismísimo director del periódico. Nada de central lechera ni prensa florentinista, ni mucho menos madridista. Pudimos leer como el director narraba que el Barça había goleado (sic) al equipo blanco en “el otro Clásico” que se disputa en las elecciones a la RFEF. Insistía el plumilla en que el éxito blaugrana residía exclusivamente en los jugadores y no en el villarato. Ni una sola referencia al tan cacareado modelo. ¿Modelo, qué modelo? Parte de razón tiene, el gran éxito culé en esta última década se debe principalmente a sus jugadores. Personalmente añadiría que no sólo se debe a la calidad de estos mismos jugadores sino también a su carácter ultra competitivo, a Messi y al gran liderazgo ejercido por los capitanes (mucho más sanos para el equipo blaugrana que los últimos capitanes madridistas, sin duda). El director negó rotundo el villarato. Veamos pues. Tomemos como referencia los últimos 25 años de Liga, separados por temporadas en dos grupos, colocando la raya divisoria en la victoria de Villar en noviembre de 2004.

Estadísticas del FC Barcelona desde la temporada 1991/1992 a la jornada 30 de la actual

Estadísticas del FC Barcelona desde la temporada 1991/1992 a la jornada 30 de la actual


Viendo los títulos obtenidos, así como el carácter ofensivo del Barça en esta última década, resulta consecuente y lógico que los culés hayan mejorado sus guarismos en casi todas las variables analizadas. Fijándonos en el balance (última linea de la foto), podemos ver que el equipo blaugrana ha ganado más partidos, y empatado y perdido bastantes menos que antes. Por lo ofensivo del equipo se entiende muy bien que hayan marcado doscientos goles más, se les haya pitado más penaltis a favor y menos en contra, ya que pasaron más tiempo en el área del rival que defendiendo su portería. Este motivo explica también que se les hayan mostrado muchas menos tarjetas amarillas y menos rojas. Simplificando, menos defiendes, menos faltas cometes. Si en los doce años anteriores, el Barça había ganado cuatro ligas de doce, los 237 puntos más logrados hasta hoy, son clave para que el equipo blaugrana esté en camino de lograr su octavo entorchado en las últimas doce temporadas. No se olviden estos datos de victorias, puntos, goles marcados y tarjetas recibidas, son muy importantes.

Datos Real Madrid desde la temporada 1991/1992 a la jornada 30 de la 2015/2016

Datos Real Madrid desde la temporada 1991/1992 a la jornada 30 de la 2015/2016

Vistos estos datos detenidamente, la diferencia futbolística entre ambos equipos es muy pequeña para la gran diferencia en títulos. Y no olvidemos que el Real no tiene ni modelo ni director deportivo y cuenta con un presidente, según nos cuentan, más empeñado en hundir al club que en ganar. ¡Luego que si no hay campaña! ¡En fin!. Es muy chocante que siendo el Real un equipo al menos tan ofensivo como el Barça, ha marcado siete goles menos, ha perdido sólo dos partidos menos y habiendo sumado sólo 32 puntos menos, haya una diferencia tan grande en el número de ligas ganadas, cinco. Esos 32 puntos menos hasta el día de hoy, divididos en doce temporadas, suponen apenas 2,67 puntos menos cada temporada pero significan haber ganado cinco ligas menos que el equipo blaugrana. En tantos puntos, más de 1000, estos 32 suponen apenas un 3% más de puntos conseguidos por los culés, nada más. Salvo el 3% que presuntamente hizo (mega) multimillonario a los Puyol, no ha habido un 3% tan rentable. Parte de la diferencia puede estar en el saldo arbitral entre ambos equipos.

Resulta increíble viendo lo ofensivo que ha sido el Real, que haya visto más tarjetas amarillas y rojas en estos últimos doce años que en el otro periodo analizado, claramente menos ofensivo (fíjense en el balance, última linea). Y es aquí, en estos pequeños detalles donde reside parte de la diferencia en títulos. Obviamente la parte principal reside en los magníficos jugadores y en su gran competitividad. Pero esta inconcebible diferencia en tarjetas no es para nada baladí. Es de hecho crucial habiendo sido ambos equipos muy parecidos ofensivamente y con tan exigua diferencia en los puntos sumados. El Real vio 1126 por 860 amarillas del Barça. ¡266 tarjetas amarillas más! Una media de 22 tarjetas más por temporada, lo que suponen no sólo más partidos de sanción por acumulación de tarjetas amarillas sino sobre todo, muchísimos más jugadores que al ver una amarilla, su rendimiento en el campo baja viéndose afectado ya que corren riesgo de ser expulsados si ven la segunda amarilla. Ver una tarjeta amarilla es una forma de limitar, de condicionar el rendimiento de un jugador sobre el campo. Ahora analicemos las rojas, 74 jugadores madridistas expulsados por 45 culés. ¡29 rojas más! ¡Una barbaridad! Es necesario comparar estos datos con los de los dos equipos que más puntos lograron después del Real y Barça, para ver una foto más completa, veamos.

Datos Atlético de Madrid y Sevilla desde la temporada 2004/2005 a la jornada 30 de la 2015/2016

Datos Atlético de Madrid y Sevilla desde la temporada 2004/2005 a la jornada 30 de la 2015/2016

El Real habiendo conseguido sumar más de doscientos puntos y habiendo marcado más de cuatrocientos goles, siendo por tanto un equipo bastante más ofensivo, haya visto 3 tarjetas rojas más en este periodo que el Atlético de Madrid, es muy difícil de creer. También es curioso que haya visto 112 tarjetas amarillas menos que el Sevilla habiendo sumado casi la mitad de derrotas. Sin desmerecer a estos tres equipos, bastante menos ofensivos que los blancos, no parece sensato que tengan parecidos o incluso mejores datos disciplinarios que los blancos en estas doce temporadas. El saldo arbitral del Real es muy desfavorable con el Barça y desfavorable en proporción con respecto a estos tres equipos. ¿Con un saldo arbitral menos desfavorable, habría ganado el Real alguna liga más?. No parece descabellado pensar que sí pero juzgue usted querido lector.

La consecuencia más importante de haber usado una muestra tan grande en el número de años comparados, es que reduce mucho los posibles efectos estacionarios que puedan afectar, aumentando o disminuyendo, a estos datos. Por ejemplo, queda reducido a la mínima expresión el efecto de entrenadores amarrateguis como puedan ser Capello o Mourinho o tiquitakeros como Carletto. Teniendo en cuenta todo esto, resulta más ilógica la diferencia en tarjetas entre Real y Barça. Estos pequeños detalles se pueden apreciar también en los propios árbitros, en como tratan al equipo blanco con respecto a los otros equipos. Muy evidente es comparar el arbitraje a estos cuatro equipos, más el Valencia que es el quinto histórico, de Clos Gómez. Del cual asegura la prensa culé, es el árbitro de cámara de los blancos. Veamos.

Extracto del artículo publicado por Todo Al Blanco el 19 de febreo de 2016 y escrito por @ErZuru2000

Extracto del artículo publicado por Todo Al Blanco el 19 de febrero de 2016 y escrito por @ErZuru2000

Con una muestra de partidos arbitrados por Clos Gómez bastante significativa con estos cinco equipos, recuerdo los más ofensivos de la liga española, choca mucho que el Real sea el único de estos equipos con el saldo empatado entre tarjetas amarillas a favor y en contra. No parece consecuente cuando los demás tienen saldos favorables, como es lógico en equipos ofensivos.

Vistos todos estos datos se explica perfectamente la gráfica que ilustra este artículo. Durante años las lineas que representan las amarillas recibidas de ambos equipos se cruzaban, casi cada temporada tanto Barça como Real se repartían qué equipo veía más tarjetas. Curiosamente desde que Laporta rompiera la disciplina de voto de la LFP y ayudara con su voto a la victoria de Villar, el saldo arbitral entre ambos equipos tiende a distanciarse más y más, continuando esta temporada. Villarato llamaba Relaño a este saldo arbitral antes de su viaje al lado oscuro del antiflorentinismo, antimadridismo y a la cerrazón periodística. Analizados los datos, parece plausible y bastante evidente su existencia. Tantas tarjetas amarillas y rojas recibidas condicionan jugadores, partidos, resultados y ligas. Juzguen ustedes lo decisivo que ha sido este saldo arbitral para los poco títulos ganados por el Real o los muchos levantados por los capitanes del Barça.

Tomás J. Rubio

Tomás J. Rubio

Nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo.
Tomás J. Rubio

Latest posts by Tomás J. Rubio (see all)

Comments

comments