Se notó la mano de Javi Calleja

Se notó la mano de Javi Calleja

El Villarreal empato a cero ante el Maccabi de Tel Aviv, en el partido correspondiente a la segunda jornada de la UEFA Europa League. Los groguets en el debut de Javi Calleja como entrenador fueron muy superiores a lo largo del todo el encuentro, y no marcaron por la falta de acierto de sus delanteros, y principalmente por las buenas intervenciones del meta local Rajkovic

Antecedentes

Con este partido se iniciaba una nueva etapa en el conjunto amarillo, ya que dirigía su primer encuentro Javi Calleja, ex jugador del Villarreal y técnico de la casa, donde ha dirigido equipos de diferentes categorías hasta llegar esta temporada al Villarreal B, equipo al que dirigía hasta este nuevo reto al frente del primer equipo del submarino.

Había mucha expectación por saber cuál sería su primer once, y sobre todo por la táctica que emplearía, pero el míster fue valiente y aposto por lo que ya dijo en la rueda de prensa de su presentación, eso es volver a las señas de identidad del Villarreal, tener la posesión de la pelota, y hacer un juego de toque y combinativo pero vertical, buscando con velocidad la portería contraria.

Para lograr sus objetivos formo con un 4-4-2 per cambiando el dibujo en el medio del campo pasando a jugar en rombo, dejando a Ramiro que debutaba con el primer equipo, por detrás en el rombo que dibujo en el centro, donde Roberto Soriano actuó de media punta, dejando las bandas para Fornals y Triguero, y en la delantera la dupla formada por Bakambu y Bacca.

Análisis

El submarino comenzó el partido intentando tener mucha posesión de pelota, para conseguirlo tocaba sin impacientarse a la espera de que la ordenada defensa del Maccabi ofreciese una fisura por la poder penetrarla y acercarse a la portería rival.

La misión era complicada, puesto que a pesar de jugar en casa el Maccabi le jugaba con mucho respeto al Villarreal, y todo el equipo local en la mayoría de las ocasiones estaban por detrás de la pelota, con lo cual la dificultad se acrecentaba. Marco el franco-congoleño Bakambu, però lo hizo con ayuda de la mano por lo tanto el gol fue anulado por el colegiado.

El paso de los minutos solo sirvió para que la presión del Villarreal se incrementase, y con ello los acercamientos a la portería rival. Bacca, Bakambu, y Trigueros dispusieron de muchas ocasiones para lograr batir a Rajkovic, pero no les acompaño la suerte y sus disparos o bien se fueron desviados o se toparon con grandes intervenciones del meta del Maccabi.

La segunda parte continuo por los mismos derroteros, el equipo israelí replegado esperando en su campo y el submarino buscando con ahínco el gol.

Roberto Soriano reclamo un penalti, cuando tras un choque con un jugador local cae dentro del área, pero el árbitro no vio nada punible en esa jugada.

De ahí al final del encuentro las jugadas de peligro se sucedieron una y otra vez, y lo increíble era que ninguna de ellas acabará en gol. La jugada más peligrosa la protagonizo Samu Castillejo con un disparo que se estrelló en el poste.

Al final un empate que se me antoja muy injusto, porque si alguien busco la victoria fue el Villarreal, y por juego y ocasiones la mereció sobradamente. Si se sigue así, se celebraran más triunfos que derrotas, y sino al tiempo.

Buen partido del submarino al que Javi Calleja ha dado otro aire, ayer se empezó a vislumbrar lo que quiero el míster de los jugadores, y el tipo de fútbol que le gusta. El técnico es de la escuela de Pellegrini y eso en el Villarreal es sinónimo de buen juego y vistoso. Seguro que los groguets a partir de ahora disfrutaran mucho más de loq eu sufrirán viendo jugar al submarino.

Sempre endavant!!!

Comments

comments