De vuelta a la realidad

De vuelta a la realidad

Cuanto más alto subes más fuerte será la caída. Cuando realizas una pretemporada para enmarcar y terminas sin perder ni un solo partido, incluyendo goleadas contra el Eibar y la Real Sociedad, más duro será el jarro de agua fría que devolverá a cada aficionado a su asiento sacándole  de las nubes. Pero nadie imaginaba que fuese a ocurrir tan pronto.

Siete escasos minutos le bastaron al Leganés para devolver al equipo albiazul y a la hinchada a su sitio. Quizá fueron los nervios, una relajación posiblemente creada por el exceso de optimismo o por la aparente superioridad o simplemente falta de intensidad, pero lo cierto es que los “pepineros” salieron con más empuje y seriedad, tanta era la diferencia que parecían los vitorianos los procedentes de una categoría inferior. El Alavés con varias ausencias importantes como las de Juli, Jarosik o Beobide, salió de inicio con Migue y Laguardia de centrales, Manu Fernández en la portería, Raúl y Galán en los laterales; Llamas, Manu García, Juanma, Tejera y Sangalli en el medio del campo y Barreiro como referencia arriba.

El Leganés consiguió el tanto pronto y merecidamente

El Leganés consiguió el tanto pronto y merecidamente

No son excusa las bajas, ni tampoco el mal estado del Butarque, donde ni siquiera se podían ver correctamente las líneas del campo, para un Alavés sin garra que desde el minuto uno se vio superado, quedando esto demostrado con un gol en contra en el minuto 7 de Alberto Martín. Tácticamente el dibujo era claro, un 4-2-3-1 como el de antaño. El problema se gestó el centro del campo, que no logró hacerse en todo el partido con el balón. Manu no estuvo muy afortunado, incluso regaló varios balones en una posición comprometida y Llamas, nervioso por su debut en la categoría de plata, no supieron llevar la pelota a tres cuartos de cancha, donde Tejera  y Sangalli presenciaban el partido como un aficionado más siendo participes en el juego en escasas ocasiones y dejando pequeños destellos, de lo poco destacable, que no iluminaban a un oscuro Alavés. Tras unas cuantas ocasiones desperdiciadas, alguna que otra parada de mérito de Manu Fernández ,un recital de Eizmendi y Diamanka e innumerables despropósitos de Galán se llegó al descanso.

SEGUNDA PARTE, MISMOS ERRORES

No sirvieron de mucho los 15 minutos y la charla de Alberto, que vino acompañada de la entrada de Vélez por Llamas, ya que el glorioso seguía sin generar peligro, y permitiendo al rival generarlo. Curiosa pero cierta fue la mejoría, en actitud y ganas al menos, con la expulsión en el  59 de Galán. A partir de este momento hay tres propulsores fundamentales que hacen que los vitorianos se vuelvan con un punto a casa.

Barreiro intentando la guerra por su cuenta

Barreiro intentando la guerra por su cuenta

Laguardia, imperial en defensa tras la expulsión donde se le vio desahogándose con el árbitro y con algún que otro rival, se encargó de:  cortar balones, sacar a la defensa, estabilizar al equipo en su campo, ganar varios uno contra uno y despejar bastantes jugadas que hubiesen sido muy peligrosas.Manu Barreiro, la torre de Ferrol que se encargó de hacer la guerra por su cuenta, peleándose sin socios con la defensa del Leganés, bajando balones, protegiéndolos, intentando crear ocasiones y provocando en el minuto 69 el gol, medio suyo y medio en propia puerta de Postigo en un rechace de un córner generado anteriormente por Ion Vélez, que colocaba el empate a uno en el marcador sorprendentemente tras no haber hecho prácticamente nada hasta entonces.

FORTUNA EN EL GOL, FORTUNA DEFENDIENDO

Algo más de calma y seguridad que Llamas dio el otro canterano, Einar que salió a falta de 13 minutos. Y por último, pero no menos importante, la suerte. Si algo tuvo el Deportivo Alavés en su estreno fue la suerte que le faltó en muchas ocasiones la temporada pasada, y más a partir del empate a uno pues fueron más de cinco las ocasiones claras que tuvo el Leganés para volver a mandar en el marcador y llevarse los tres puntos;  sobre todo dos entrados en los últimos 10 minutos en las cuales una gran parada de Manu, y un fallo inexplicable de Borja Lázaro salvaron el punto que dejó escapar un Leganés que mereció más.

El Alavés celebra el gol que supone un punto

El Alavés celebra el gol que supone un punto

Alberto tiene mucho en lo que trabajar esta semana pero también se puede rascar algo bueno de la primera jornada. Y es que, es mejor fallar justo al empezar y poder hacer los cambios que necesites e ir subiendo peldaños no pudiendo bajar más, que fallar a finales de temporada jugándote la permanencia como ya pasó.

REACCIONAR EN 7 DÍAS

Solamente una semana tiene el entrenador para mejorar lo mostrado en la comunidad madrileña pues el domingo a las 21:00 se estrenará el conjunto albiazul en su feudo contra el Recreativo de Huelva. A falta de confirmación se espera que Alberto pueda contar con todos los efectivos, y en un campo conocido, a priori con un buen césped; ya no habrá espacio para las excusas.

Comments

comments