Torneo argentino de 30: Conclusiones preliminares

En Argentina ya se ha jugado cerca del 33% del novedoso torneo de 30 equipos. ¿Qué diferencias y qué continuidades se pueden observar en este formato respecto al esquema anterior de 20 equipos y torneos cortos? En este artículo analizamos algunas cuestiones que se empiezan a vislumbrar.

1. Mas partidos, exceso de desorganización

Cuando se lanzó el torneo de 30 equipos, las transmisiones del fútbol argentino (hoy controladas por el estado a través del programa Fútbol Para Todos) en un fin de semana estaban cerca del número de partidos semanales. Contando los diez partidos de la primera división, mas los que se transmitían del Nacional B en la televisión pública, el número de eventos en un fin de semana mantenía cierto orden.

Con el torneo de 30, el Nacional B pasó a transmitirse por DeporTv (un canal digital que la mayoría de los programadores de cable analógico no tienen en grilla), quedando los canales de aire tradicionales para transmitir los partidos de primera. Sin embargo, la cuestión de los horarios ha sido un verdadero problema. Los quince partidos semanales van desde el Viernes hasta el Lunes (a veces, incluso Martes). Y durante el fin de semana, se juegan la mayoría de los partidos. Tomemos la fecha 10 como ejemplo. El sábado y el domingo se jugaron cinco partidos respectivamente. Los equipos grandes, juegan en el horario de la tarde (18hs) o la noche (20hs o 21:30hs, dependiendo el día). Debido a cuestiones organizativas, el sábado vio dos partidos en simultáneo: Racing – Huracán y San Lorenzo – Independiente. Si pasamos al total de los partidos, la superposición se da en cualquier momento. A las 17:30hs del domingo, uno tenía la oportunidad de ver tres partidos si quisiera. Entre el día viernes y el lunes se jugaron cinco partidos, dos de ellos en horario laboral. Tras años de una organización donde nunca un partido se superponía con otro salvo excepciones, seguir ahora el total de los encuentros se hace practicamente imposible. La pregunta es, ¿con otro esquema organizativo se podría aprovechar el nuevo caudal de partidos o el formato en si mismo ya lo hace inviable? No lo sabremos.

2. Mas equipos, mas diferencias de jerarquías

Si uno ve la tabla de posiciones ahora (con la fecha 10 finalizada), verá a Boca y River como únicos punteros. San Lorenzo y Racing aparecen algunas posiciones debajo. Los cuatro juegan, también, Copa Libertadores. Esto no fue siempre así.

El fútbol argentino hasta hace poco tenía un nivel de jerarquías entre equipos similar. Si bien los planteles de los equipos grandes, si bien mas caros, no revestían muchas diferencias con los otros equipos. Esto produjo que, desde la introducción de los torneos cortos, muchos equipos que nunca habían obtenido un título (Lanús, Banfield, Arsenal, entre otros). También, las malas dirigencias y problemas económicos, mas la sangría de buenos jugadores (que van al exterior en busca de mejores sueldos) había bajado el nivel de los planteles grandes. En resumen, se había “achatado” la diferencia entre equipos.

Este nuevo torneo muestra otra cosa. En primer lugar, los planteles grandes han visto una revalorización de sus jugadores. En esto también los directores técnicos tienen su cuota, haciendo jugar mejor a sus equipos, han valorizado jugadores. Sin embargo, los diez equipos que ascendieron han mantenido presupuestos y jugadores de segunda división, ampliando esa diferencia. Antes, un partido entre el primero y el último en el fútbol argentino era impredecible. Hoy, no lo es tanto. No solo eso, los otros equipos que estaban en primera división, han tomado el torneo de 30 como una oportunidad de economizar costos. Ante mas equipos y menos descensos (solo dos equipos bajan de categoría), un plantel caro a priori no parece necesario. La diferencia que había antes, hoy se agrandó, en vista de un doble movimiento. Los grandes vuelven a mostrar planteles, en nivel relativo, mucho mayores a los otros.

En conclusión, fue necesaria la inclusión de diez equipos (!) en un torneo para que las diferencias que nos acostumbran a ver las ligas europeas se transfiera a la Argentina.

3. Mas fechas, misma paciencia

Uno de los argumentos para introducir el torneo de 30 equipos estaba referido al nerviosismo y la histeria que provocaba un torneo corto, donde una mala racha de tres o cuatro partidos ya te podía sacar del torneo. Con al menos veintinueva fechas y pocos descensos, se argumentaba, los dirigentes tendrían mas razones para sostener a sus entrenadores en el cargo, favoreciendo un proyecto a largo plazo por sobre el resultado momentáneo. Nada de eso sucedió. En diez fechas, nueve técnicos han dejado sus cargos, y hay al menos dos o tres técnicos mas en situación límite.

No todo alejamiento de un cargo es igual. En algunos casos hay renuncias, en otros despidos. Pero en todos los casos siempre están los resultados de alguna manera involucrados. Carlos Merlo se fue en la primera fecha de Colón, luego de ascender, tras una derrota contra Vélez de visitante (un resultado a priori posible). Tras su ida, salieron a la luz las diferencias entre el cuerpo técnico y la dirigencia, los jugadores y los hinchas. El resultado fue una excusa. Cada caso es particular, pero hay algunas constantes.

En primer lugar, mas equipos aumentan matemáticamente la posibilidad de que haya mas despidos. Luego, técnicos, jugadores, periodistas y hasta el común de la gente sigue con la mentalidad de los torneos cortos. Una derrota sigue valiendo una derrota, y una mala posición en un comienzo de torneo sigue siendo vista como una situación que requiera acciones drásticas. Todavía no entraron en el lenguaje común incluso términos como los playoffs para determinar cupos para la copa. Es decir, mientras la mentalidad no cambie, por mas fechas y equipos que haya, de poco valdrá.

4. Mas fechas, ¿Mejores partidos?

Otra razón para un torneo distinto al formato anterior, radicaba en que el nerviosismo, la presión y la inmediatez de los resultados (sobretodo en lo referido al descenso) ofrecía partidos chatos, donde había mas para perder que para ganar. Con otro sistema de torneos, los equipos jugarían mas liberados, ofreciendo mejores partidos.

Algo así sucedió con el torneo de transición, donde no hubo descensos. Hubo buenos partidos, pocos 0-0, y sistemas de juego mas ofensivos. Esto, hay que admitirlo, se mantiene, al menos por ahora, en el torneo. Comparando partidos de este torneo con torneos anteriores, hay una mejoría. Pero, ¿es la razón de esto el torneo de 30 equipos? Quizás sí, pero no es razón excluyente. Esta aparente mejoría en el fútbol argentino también refiere a las razones previamente mencionadas. Las diferencias entre equipos grandes y los otros, hacen que estos partidos, los mas vistos, terminen siendo mas vistosos. Pero también hay que nombrar que, a diferencia de años anteriores, hay entrenadores con planteos mas arriesgados de por si. Y esto ya se veía venir en los torneos cortos. Equipos como Lanús, Banfield, Godoy Cruz y Newell’s Old Boys, en años anteriores, ya venían mostrando con altas y bajas, otro estilo de juego, mas ofensivo. En este caso, sí, uno podría pensar (retomando el punto anterior) que un torneo largo puede ofrecer un mejor contexto para que estas ideas prosperen.

Una pregunta final. ¿Estas cuestiones se podrían haber dado de igual manera con un esquema largo, pero tradicional? (Es decir, 20 equipos a ida y vuelta, como en la mayoría de los torneos europeos). Las condiciones que a priori consideramos positivas de los torneos largos refieren mas a la cantidad de fechas que a la cantidad de equipos. En cambio, el aumento desmedido de equipos ha producido otro tipos de consecuencias, como la ampliación de la brecha entre equipos.
Dicho esto, el fútbol argentino tiene otra serie de problemas, vinculados a la violencia, las barras bravas, la falta de público visitante, las malas (y corrputas en algunos casos) dirigencias que terminan fundiendo clubes, la sangría de jugadores, entre otros, en dónde la cantidad de equipos que jueguen un torneo no influyen en su resolución. Aún así, parece oportuno hacer a esta altura un repaso de algunas conclusiones parciales que ofrece este peculiar torneo. El final del mismo nos dirá si estas condiciones se mantienen o no, y, mas importante aún, si un formato así es viable en el largo plazo.

Para mas información y actualizaciones del fútbol argentino, seguí nuestra cuenta oficial en twitter: @f9argentina.

Seguime

Nahuel Lanzón

Argentino, 26 años. Estudiante de Filosofía. Analista del Fútbol.
Seguime

Latest posts by Nahuel Lanzón (see all)

Comments

comments