¿Por qué el tenis?

¿Por qué el tenis?

Hace algunos años me regalaron una raqueta. No era gran cosa, solo una Van Allen de iniciación. Desde entonces decidí interesarme por el tenis, y dedicar gran parte de mi tiempo en investigar sobre este maravilloso deporte.

Pude haberme interesado por cualquier otro deporte, pero a día de hoy sé que el tenis es diferente. Es un deporte noble, humilde y sencillo. Un deporte de constancia alentado por un público que, a diferencia de otros deportes, solo quiere ver espectáculo y alejarse del forofismo barato.

El nuestro es un deporte fraternal y hermanado. Los aplausos a las jugadas rivales o los abrazos en la red al terminar el partido son una muestra de ello.

serena y kerber

Este abrazo de Serena Williams y Angelique Kerber en Wimbledon suponía el principio del fin del reinado de Serena, y ella de sobra lo sabía.

Tengo grabada a fuego la imagen de Roger Federer -la mayor leyenda de este deporte- llorando a lágrima viva en Australia tras no ser capaz de imponerse a un Rafael Nadal que le pisaba los talones. También la victoria del mallorquín en Wimbledon contra el suizo en un quinto set interminable bajo la lluvia del templo inglés.

También me acuerdo del último Open de Australia, en una segunda ronda dónde había más expectación que en cualquier final. El motivo era que el ídolo local, Lleyton Hewwitt jugaba el que sería su último partido contra el bueno de Ferrer. El resultado fue que el español acabó con la carrera del aussie.

Muchas son las anécdotas que podría escribir, pero nadie me leería. Me quedo con una imagen que define a la perfección el concepto de elegancia.

El revés a una mano de Federer es lo más parecido a vida extraterrestre que vamos a encontrar nunca en el planeta.

Además de esto, hay muchos otros estilos tan válidos como el de Roger. La derecha de  Nadal Del Potro, Los saques de Isner, o las dejadas del bueno de Paire. Esto es el tenis, un cruce de muchos estilos, sin prototipo de jugador perfecto.

Desde la humildad de Murray escalando hacia lo más alto hasta la prepotencia de Kyrgios, es imposible no amar este deporte. Así que no dejen que os engañen por ahí, que el nuestro es el verdadero deporte rey.

Sígueme
Sígueme

Latest posts by Christian Benítez (see all)

Comments

comments