• Home »
  • BARÇA »
  • ANÁLISIS TÁCTICO DEL CLÁSICO: ANCELOTTI REACCIONA TARDE A SU ERROR

ANÁLISIS TÁCTICO DEL CLÁSICO: ANCELOTTI REACCIONA TARDE A SU ERROR

ANÁLISIS TÁCTICO DEL CLÁSICO: ANCELOTTI REACCIONA TARDE A SU ERROR

El Real Madrid cosechó su segunda derrota en la presente temporada, y la volvió a sufrir en un ‘Clásico’. Esta vez fue en el Camp Nou y ante el máximo rival, el FC Barcelona. Los hombres de Ancelotti encajaron pronto el primer gol (obra de Neymar) y durante toda la primera parte no supieron ni reaccionar, ni crear peligro ni ofrecer algo de fútbol. En la segunda parte Ancelotti enmendó el error de la alineación inicial y sacó a Illarramendi. Con él el equipo mejoró considerablemente y puso contra las cuerdas al equipo azulgrana, que , sin embargo, amplió su distancia tras un gran gol de Alexis Sánchez, que prácticamente sentenciaba el partido. Ya en el descuento el equipo blanco recortó distancias con un tanto, obra de Jesé Rodríguez.

Había muchas incógnitas en torno al ‘once’ que sacaría Carlo Ancelotti en el clásico: Quién sería la pareja de centrales, qué lateral derecho iba a jugar, quiénes conformarían el trivote y si iba a jugar con tres en el medio, quién iba a ser el delantero centro, Bale titular o no…

Muchos interrogantes y una apuesta sorprendente. Ancelotti experimentóen el partido más importante hasta el momento y no salió bien.De sus apuestas ninguna fue acertada de todo; solo Carvajal ofreció un buen rendimiento durante la segunda parte (en la primera fue desbordado por Neymar). Metió a Bale de titular y lo puso en una línea de tres, sin delantero centro y acompañado de Ronaldo y Di María. Los tres jugadores intercambiaron posiciones, pero más que crear dudas en la defensa rival se las crearon ellos mismos. Solo el portugués ofreció un rendimiento decente, pues Di María estuvo desaparecido y desacertado y Bale, fuera de forma aún, lo intentó en alguna ocasión, pero sin fortuna.

En el centro del  campo también hubo experimentos, y tampoco salieron bien. Ancelotti optó por quitar a su mejor medio centro puro (Illarramendi) y colocar ahí a Sergio Ramos. El de camas se adapta y puede rendir en casi cualquier posición, pero el partido le vino grande. Desubicado tácticamente cometió muchas faltas, rondó la expulsión y no dio salida al equipo cuando se encontraba en posesión del balón. Al ex sevillista lo acompañaron Modric y Khedira.

Con respecto a la línea defensiva no hubo muchas novedades. Jugaron los laterales más ofensivos y los que han ofrecido mejor rendimiento esta temporada(Marcelo y Carvajal), también con los que el equipo ha hecho mejores partidos. En el centro de la zaga jugaron y cumplieron Pepe y Varane.

Mejor con Illarramendi y Benzema, equipo mejor organizado

Ancelotti erró con el 11 inicial. El equipo estuvo desdibujado y muchos jugadores desubicados, sin embargo, el técnico italiano reaccionó en la segunda parte y con los cambios dibujó un equipo mejor estructurado, con delantero centro y con un pivote que daba claridad y velocidad a las jugadas de ataque. Tanto en la primera parte como en la segunda el sistema fue 4-3-3, aunque en la segunda las posiciones estuvieron más determinadas y en los puestos clave (pivote y 9) estuvieron jugadores naturales en esa posición.

Al igual que Illarra mejoró el juego, la entrada de Benzema permitió que Di María (y luego Jesé) se escorara a la derecha y que Ronaldo partiera desde la izquierda, colocando un dibujo atacante más natural y con los jugadores partiendo desde sus mejores posiciones. Entrando desde la izquierda, el luso tuvo su única ocasión de gol y una de las más claras del equipo.

A vueltas con las posición de Ronaldo

El portugués comenzó la temporada jugando más centrado de lo habitual. Su pequeña bajada de rendimiento hizo que Ancelotti se replanteara el sistema utilizado y la posición del luso. De esta manera lo volvió a ubicar más cerca de la banda izquierda, posición desde la que parte, desde la que llega al área (aparece en ella, no parte de ahí) y desde la que tiene espacio y campo para explotar su potencia y velocidad, y sobre todo, posición en la que más peligro crea. En los últimos partidos su rendimiento se ha visto incrementado con ese pequeño cambio de posición y el portugués se ha mostrado más participativo en el juego, ha creado más peligro (más disparos a puerta) y ha entrado más en contacto con la pelota.

Sin embargo, en el clásico, Ancelotti volvió a modificar su posición. Arrancó inicialmente desde la izquierda, pero ordenó en varias ocasiones que permutara su posición con Di María y Bale, colocándose en muchos momentos del partido por el centro. Su aportación en ataque fue mucho más escasa que en otras ocasiones y solo disparó una vez a puerta con peligro, disparo que fue interceptado por Valdés. Lejos de la banda y ubicado más centrado intentó echarse el equipo a la espalda y trató de participar más en el juego, de esta manera ocupó durante muchas fases del partido la zona de la media punta y realizó correctamente 23 pases de los 28 que intentó.

Mal partido de Di María

El argentino llegaba al clásico como el hombre más en forma de su equipo (sin contar a Ronaldo, quien siempre está forma). Estuvo cerca de salir del equipo, pero su trabajo, compromiso y buen nivel propiciaron que se quedara en el equipo, y este lo ha agradecido. En un inicio irregular de temporada él ha sido de los más destacados, actuando por el costado derecho, tanto de extremo como de interior y siendo clave en las victorias blancas con sus asistencias y goles, pero el día del clásico no fue el suyo y el equipo lo echó en falta.

El rosarino se mostró impreciso en el pase, poco participativo y sobre todo, sin crear ni fútbol ni ocasiones de peligro. Permutó en varias ocasiones con Bale, colocándose como falso 9 pero estuvo desacertado y sin peso en el partido. El argentino se ha movido esta temporada mucho por el centro, ayudando en la creación del juego y participando mucho, sin embargo frente al Barça no solo intervino poco (16 pases correctos), sino que también estuvo fallón en el pase (57% de acierto, 16 de 28 pases). Otra de su especialidad, los centros laterales, tampoco crearon ocasiones puesto que de los seis que realizó ninguno fue rematado.

Illarramendi aprieta con Xabi Alonso a la vuelta de la esquina

El mejor medio centro puro de la plantilla es Xabi, sin él lo es Illarra. En ese puesto ha jugado Modric en el inicio de temporada con éxito, pero el croata aporta más al equipo jugando un poco más liberado y pudiendo descolgarse y moverse por la zona de ¾, como se vio en la segunda parte con la entrada del ex realista.

Con la entrada de Illarra el Madrid cambió radicalmente. El juego del conjunto blanco encontró sentido, su circulación de balón fue más fluida, se adueñó del centro del campo y propició los mejores minutos de fútbol de la noche. Con su presencia en el medio campo mejoró Modric y Khedira y con ellos tres el juego del equipo, a la vez que tácticamente ofreció garantías.

Hasta su cambio, el Madrid había disparado tres veces en 55 minutos, había cortado 11 balones y tenía una presencia del 10% en área rival. Cuando Illarra entró el equipo disparó siete veces (cuatro más en 20minutos menos), recuperó 14 balones (3 más) y dobló su presencia en zona de peligro azulgrana (20% frente al 10%).

Partido igualado

Disparos: 12-10. Corners 4-3. Porcentaje de pases 82%-79%. Presencia en área rival 6%-6%. Presencia zona de ¾ 13%-13%.

 

ARTÍCULO ORIGINAL EN VAVEL.COM OBRA DE @PEINADO90

Rafa Peinado

Rafa Peinado

Estudiante de Ciencias del Deporte (Granada), entrenador de fútbol.
@peinado90
Rafa Peinado

Comments

comments