Bronce de Oro

Bronce de Oro

Lejos de ser una semana de Pasión, si no más bien de Gloria, Rafael Cabrera-Bello nos ha hecho disfrutar, y de qué forma, en el Mundial de Match Play celebrado estos días en Austin. 3º puesto para el canario, espectacular juego desplegado durante toda la semana, cerrada con una victoria por 3&1 sobre nada más y nada menos que el número 3 del mundo, Rory McIlroy, en el siempre difícil partido de consolación.

Rafa se jugó todo a la carta del match play, y ha ganado el órdago. Renunció a torneos del circuito europeo para prepararse para esta cita, sabedor de que era su única bala para llegar al Augusta National. El esfuerzo y la valentía han dado sus frutos. Bravo Rafa.

FASE DE GRUPOS

Lo primero que es importante destacar es lo acertadísimo de este formato match play elegido. 64 jugadores, divididos en 16 grupos de 4 jugadores, en el que juegan en formato liguilla los 3 primeros días del torneo. Los ganadores de cada grupo se enfrentan ya sí, en eliminatorias directas “modo copa”. Es una lástima que no tengamos algún torneo más en estas características o que, por ejemplo, los JJOO de Río no se disputen bajo este formato. Ha habido emoción desde el primer al último golpe.

Desde el primer día Rafa Cabrera dio muestras de que no venía a Texas a pasearse. Sabía que debía hacer un buen resultado para subir hasta el top50 del ranking mundial y clasificarse para el Masters de Augusta. Dos victorias de muchísimo mérito ante jugadores mejor clasificados que él, como son Kevin Kisner e Hideki Matsuyama, dejaban la clasificación muy encarrilada; valiéndole un empate el tercer día ante Kjeldsen. No sin sufrimiento sacó ese halve necesario en el último hoyo y lograba el pase a octavos.

Por su parte, Sergio García, el otro español en liza, consiguió derrotar a Lee Westwood y Marc Leishman, pero cayó derrotado ante un Ryan Moore demoledor con el putt que acabó clasificándose en este grupo. Buen juego de Sergio que, por desgracia, no tuvo recompensa.

Sergio Garcia estuvo a buen nivel, peo le faltó suerte

Sergio Garcia estuvo a buen nivel, peo le faltó suerte

En cuanto al resto de grupos, destacamos las eliminaciones a las primeras de cambio de jugadores notables que venían en buena forma como son Bubba Watson, Rickie Fowler, Adam Scott o Danny Willet. En este año Ryder, este match play ha sido un gran escaparate para ver el comportamiento de ciertos jugadores en este formato de juego. Por ello, especialmente preocupante ha resultado el mal juego de Danny Willet, uno de los que está llamado a ser puntas de lanza del equipo del viejo continente en Hazeltine. Aun así, los estadounidenses tampoco tienen demasiados motivos para la alegría. Ningún americano en semifinales y Spieth además eliminado en 1/8. Dudas en Tom Watson, seguro…

OCATVOS Y CUARTOS

Como apuntábamos, Jordan Spieth se quedaba por el camino en la ronda de octavos tras perder por un contundente 4&2, a manos de uno de los mejores jugadores en Austin, el renacido sudafricano Louis Oosthuizen (ojo a este jugador en Augusta). Rafa Cabrera pasaba por encima del coreano An, hasta que el físico del joven asiático dijo basta por una lesión. Avanzaba a cuartos, con la posibilidad de vengar a Sergio, puesto que se enfrentaría a Ryan Moore. Mcilroy y Jason Day seguían avanzando y, aunque ninguno de los dos estaba jugando su mejor juego, su calidad infinita les permitía superar a sus rivales. Kirk y Kopeka, respectivamente, en cuartos de final, lo que dejaba una apasionante semifinal entre los números 2 y 3 del mundo.

Con la clasificación para el Masters ya en el bolsillo, Rafa siguió dando muestras del paso adelante que ha dado en este 2016 y remató a Moore en los hoyos finales de su partido, cuando el palo más quemaba. Victoria sustentada en el drive y en el putt, obligó a Moore a arriesgar y esta vez las cosas no le salieron al americano.

Rafa Cabrera y Rory Mcilroy disputarin el partido por el 3º puesto

Rafa Cabrera y Rory Mcilroy disputarin el partido por el 3º puesto

El último semifinalista era Louis Oosthuizen, que seguía derrotando favoritos; esta vez el bombardero Dustin Johnson. En un partido de match play, se aprecian más claramente los diferentes estilos de juego; y ver a jugar a DJ y a Oosthuizen, es como ver deportes diferentes. Se impuso la precisión y la solidez a la fuerza esta vez.

SEMIFINALES Y FINAL

Y llegamos al último día, Rafa ya nos había levantado del sofá tantas veces, que estábamos (mal)acostumbrados. La verdad es que ningún de su vuelta se le vio cómodo; no consiguió ni un solo birdie, falló demasiados putts y Oosthuizen no tuvo que hacer nada extraordinario para vencer. Rafa compitió, y compitió muy bien, simplemente las cosas no salieron. Peor que en toda la semana con todos sus palos, no cogió greenes, y en los que cogía, los putts no entraban. Así es el golf.

En la otra semifinal, a Mcilroy le pasaba algo similar que a Rafa; de tee a green sólido, pero errático con el putt; al revés que Day. Cuando el australiano se centró en el juego largo, empezaron a caer los hoyos de su lado. Rory sigue sufriendo desconexiones que empañan su talento y que impiden ver crecer su palmarés. Va muy largo y muy recto…ya lo ha dicho él, falta acomodar su cabeza.

El partido final fue muchos menos disputado de lo esperado…porque así lo quiso Day. Replicando su final de 2015, drive brutal, wedges precisos e infalible con el putt. Poco que hacer para Oosthuizen que se veía obligado a modificar su juego e incurría en errores, que facilitaban aún más el camino del australiano para ganar su 2º mundial de match play, y su 2º torneo en este 2016.

Jason Day, merecido ganador del Dell Match Play 2016, sigue acelerando hacia Augusta

Jason Day, merecido ganador del Dell Match Play 2016, sigue acelerando hacia Augusta

Todavía quedaba tiempo para una alegría más, y es que Rafa Cabrera no se dejaba amedrentar por el número 3 del  mundo y jugó de tu a tu a McIlroy. Mejor con el putt que en la semifinal, aceleró en los hoyos finales y Rory, cansado mentalmente, no aguantó el ritmo de nuestro compatriota.

FABULOSO BOTIN

Y efectivamente, un tercer puesto que se convierte en un suculento botín. Rafa entra de lleno en el top40 del ranking mundial (jugará Augusta y muy posiblemente US Open), da un paso de gigante en la clasificación para la Ryder y se coloca muy arriab en el ranking de ganancias de los jugadores no miembros del PGA Tour (esto le permitiría obtener la tarjeta para el año que viene). Los que le llevamos viendo jugar en este 2016, tenemos la sensación de que este es un “primer paso”; Rafa tiene muchísimo golf dentro. Va largo y recto, mentalmente es fuerte y puttea con seguridad. Necesita ajustes en el juego corto, pero su confianza es máxima. Este año va a jugar cosas muy importantes, ganadas por méritos propios. Nos sentimos orgullosos de que el golf español, además de por Sergio, esté representado al máximo nivel por este jugador tan talentoso y trabajador.

Borja Rodriguez Zamarreño

Ingeniero de Telecomunicación, Consultor y apasionado del golf... intento de jugador/sufridor.

En twitter: @BorjaRodZam

Latest posts by Borja Rodriguez Zamarreño (see all)

Comments

comments