Los milagros solo ocurren una vez

Los milagros solo ocurren una vez

297 días después de obrar el mayor milagro del fútbol moderno de clubes Claudio Ranieri ha sido destituido como DT del Leicester City.

El milagro del Leicester se vuelve, aún, más “mágico” si tenemos en cuenta que Ranieri llegó al banquillo del King Power Stadium tras una temporada en la que el conjunto consigue la salvación tras más de media liga en el último puesto de la clasificación. En la pretemporada las cosas no mejoraron mucho más y tras un viaje del primer equipo a Tailandia, el club se vio obligado a expulsar a tres jugadores -incluido James Pearson, hijo del entrenador- al hacerse público un vídeo en el que realizaban una orgía con mujeres tailandesas, a la vez que gritaban insultos racistas contra las mujeres. Para seguir empeorando la situación, dos semanas después Nigel Pearson dejaba su puesto como DT por una serie de discrepancias con el club.

Fue aquí, cuando el club acudió a Claudio con un objetivo claro: mantener la categoría. Así lo certificaba una clausula de su contrato con el club inglés, a través de la que el técnico transalpino se embolsaría 100.000 libras por cada posición que supere la 17º, es decir, un total de 1.700.000 libras. Una muestra de las pocas aspiraciones que tenían los ingleses para la temporada. Pero lo que pasó el año pasado con el conjunto británico escapa a toda lógica. La plantilla estaba es un estado de éxtasis, inmunes a las lesiones, a las malas rachas y en un estado de ánimo, en el que parecían capaces de vencer hasta al Ajax de Cruyff. Pero al fin y al cabo, fue una temporada insólita, en la que Leicester y Chelsea se cambiaron los papeles, y en la que tanto gunners como spurs no aprovecharon los pinchazos del líder.

Leicester City v Manchester City - Premier League : Fotografía de noticias

Mahrez y Vardy fueron  claves en el éxito de los foxes | James Baylis- gettyimages

La destitución de Ranieri es un contradicción de la directiva, que 16 días antes de su despido emitieron un comunicado mostrando su “plena confianza” hacia el italiano. El mejor entrenador del mundo en 2016 según la FIFA, es despedido tras ganar la Premier League con un equipo que volvió a la máxima categoría nacional después de más de una década en categorías inferiores, ¿qué esperaban? ¿volver a ganar una liga con Simpson, Morgan, Huth y Fuchs formando la zaga defensiva? Ranieri ha hecho historia con Leicester, -así lo demuestra que hasta Mourinho se posicione de su parte-. A lo mejor la solución no era echar a Ranieri y, simplemente, basta con volver a invitar a la plantilla a pizza tras cada victoria.

¿Se había ganado Ranieri el derecho a elegir cuando abandonar el club tras ganar la primera liga en 132 años de historia? Tal vez no, pero si se había ganado un voto de confianza. ¿Si los foxes hubieran acabado la temporada en mitad de tabla la temporada pasada, Ranieri seguiría siendo DT del club? ¿Fue la consecución del título liguero el comienzo del fin de Ranieri en Leicester? Podría parecer todo lo contrario, pero en el fútbol moderno las directivas se acostumbran muy rápido a ganar títulos, incluso la del Leicester. Tras una temporada histórica, el Leicester vuelve a su lugar habitual, y ¿qué hacen? Pues, incluso intentando convencernos de que hacen lo correcto, destituyen al ya histórico entrenador del club inglés.

En definitiva, Ranieri pasará ser recordado como el entrenador que no consiguió levantar una liga con la Juventus, Chelsea, Roma o Inter, y con 64 años tuvo que aceptar un puesto en Leicester para conseguirlo.

Comments

comments