Match-ball para Rosberg en México

Match-ball para Rosberg en México

Como cambian las cosas, y es que si bien a finales del año pasado Nico Rosberg parecía “tocado y hundido”, ahora se acerca con paso firme a su primer título mundial. Un campeonato que Hamilton no le ha puesto fácil y que de conseguirlo, Nico podrá decir orgulloso que ha vencido luchando de tú a tú, y con las mismas armas, a todo un tricampeón del mundo. A un piloto que acaba de igualar a Ayrton Senna como el segundo hombre de la historia con más victorias partiendo desde la “Pole”, 29. Además, Hamilton se encuentra ya en el “top 3″ de los pilotos con más victorias en su palmares sólo superado por Alain Prost (51) y Michael Schumacher (91), pudiendo igualar al francés de conseguir el triunfo en México.

26 puntos con 75 en juego, tres carreras por tanto por delante para dictaminar sentencia. Para encumbrar o para enterrar, entiéndase el sentido metafórico de la palabra, a Rosberg. Un Rosberg muchas veces criticado por su falta de agresividad y otras tantas alabado, quizás por la tirria y la fobia que buena parte de los aficionados españoles dispensan hacia Lewis Hamilton por su ya famoso año en McLaren compartiendo garaje con Fernando Alonso.

Mientras tanto, Rosberg se muestra cauto, fiel a sus ideas, y a lo que siempre, ya desde años atrás venía transmitiendo a los medios de comunicación, el hecho de ir “carrera a carrera”. Carrera a carrera en estas tres restantes en donde Hamilton está dispuesto a revertir la situación. El piloto inglés, en declaraciones pre GP:

“Continúo pensando de forma positiva, evitando recrearme en el pasado y trabajando de forma continuada y dura ya que sé que al final, el resultado llegará. Siempre he creído que el momento en el que abandonas es el momento en el que pierdes, nunca he sido de los que se han dado por vencidos y no es mi plan empezar a serlo ahora. Aún quedan muchos puntos en el aire y todo puede pasar”.

Lewis apunta que buena parte de su vida ha vivido bajo el tesón de la presión y que es algo que no le resulta extraño ni complicado:

“No es nada nuevo para mí. No tengo los campeonatos que tengo y las 50 victorias gracias a la suerte. Han sido fruto de un  montón de trabajo duro y dedicación, de mucha gente, pero también gracias a mantenerme con la mente fría y a hacer el trabajo que tenía que hacer en cada momento”. 

Sin embargo, la altitud a la que se encuentra el autódromo Hermanos Rodríguez (2.240 metros) obliga a un sobre esfuerzo a los propulsores, haciendo que los turbocompresores tengan que girar más deprisa para generar la misma potencia en uno de los tres circuitos más rápidos del calendario junto con Monza y Bakú.  ¿Serán los problemas mecánicos jueces definitivos del campeonato?. A Rosberg le vale con terminar segundo en las tres carreras que restan, pero en México, ante una siempre fiel afición, tendrá la primera oportunidad para ser campeón. Ganar y que Hamilton no puntúe.

Borja G.Bernardo

Borja G.Bernardo

Jefe Redacción F1
Director de Falso9SportsTD
Borja G.Bernardo

Comments

comments