El Barça visita el campo minado de Anoeta

El Barça visita el campo minado de Anoeta

La jornada 13 de La Liga nos ofrece este domingo un partido muy interesante y relevante. La visita del FC Barcelona a Anoeta frente a la Real Sociedad. El Barça en segundo puesto a la caza del primer lugar que ocupa el Real Madrid con 4 puntos de ventaja, y los donostiarras en la quinta posición de la tabla buscando un puesto que le permita disputar competición europea el próximo curso.

Pero lo que carga de un poco de morbo al encuentro es la historia reciente entre estos dos rivales, especialmente en este campo que se le indigesta a los culés. A pesar de que ha empezado abriendo el marcador en más de una ocasión, no ha podido sostener la ventaja que termina perdiendo con resultado de empate o victoria local. Desde su retorno a primera, los donostiarras no saben lo que es perder en su campo ante los blaugranas. Ni Pep Guardiola ni sus sucesores, Tito Vilanova, Tata Martino o Luis Enrique han podido regresar a casa con una victoria en San Sebastián.

Se dice que hay estilos que se le indigestan a cierto rival, o campos que no permiten que los integrantes de una escuadra desarrollen su juego a placer. Parece ser que todo lo que incide en un resultado se conjuga para que el Barça no se sienta cómodo a la hora de ser el equipo desequilibrante y dominante de otros campos. Lo cierto es que algo tiene este escenario, que no es el que  mejor se le da a la escuadra catalana para desplegar su fútbol ni ser el protagonista principal. Cuando le ha tocado remar contracorriente, no ha podido ni inclinar la balanza a su favor ni sacar un empate. Anoeta se ha convertido en campo minado para los blaugranas  en donde cualquier despiste termina en desastre.

La última victoria del Barça en Anoeta fue en el año 2007 (0-2, marcaron Iniesta y Eto'o).

La última victoria del Barça en Anoeta fue en el año 2007 (0-2, marcaron Iniesta y Eto’o).

Si el Barça pudiera escoger algún momento para romper el gafe que representa Anoeta para sus aspiraciones  ligueras, este sería el mejor momento. Es cierto que queda mucho por jugar pero entre más cerca se encuentre como cercano perseguidor, mayor será la presión para el líder que esta semana recibe al Sporting un día antes y cuyo resultado se sabrá al momento de saltar a la cancha. Si tomamos en cuenta que el rival en turno es precisamente el Real Madrid, más importancia adquiere el resultado de este compromiso.

Por su parte los dirigidos por Eusebio Sacristán se encuentran en la quinta posición de la tabla a un solo punto del Atlético de Madrid, su posición les permite aspirar a competencias europeas y no querrán dejar ir puntos importantes en su propósito.  Pero de darse los resultados, una derrota podría hacerlos descender hasta la octava posición.  Los donostiarras son un equipo con mucha dinámica que desdobla muy bien a la contra y que somete al rival a una presión constante. Algo que impide a su rival desarrollar su juego. Saben hacer valer su calidad de locales y hacen pagar peaje al cuadro visitante como su lugar en la tabla lo indica.

La temporada 2014-15 que sirvió para la conquista del segundo triplete del Barca, el partido disputado por ambos fue señalado como un punto de inflexión en el derrotero hacia la conquista de los títulos. El despunte que tuvo en desempeño y resultados marcó un antes y después de la derrota que llegó después de una fecha FIFA con el resultado de 1-0 en favor de los locales con un gol en propia puerta de Jordi Alba. Es temprano para saber cuál será el destino final de ambos en sus aspiraciones de campaña, pero seguramente ʽLa Realʼ buscará mantener su jetatura local sobre los catalanes. Estos a su vez, buscaran cambiar el pronóstico, que en esta ocasión el marcador sea favorable a su causa y traer a casa tres puntos de oro. Todas las rachas tienen un fin. Y seguramente los culés esperan que este domingo termine la racha sin victorias en San Sebastián ante la Real Sociedad por parte del FC Barcelona. Será atractivo ver si este es el caso, o si el gafe continúa y Anoeta sigue siendo campo minado.

Comments

comments