El famoso “Queso Mecánico”

El famoso “Queso Mecánico”

Si existe un conjunto al que se le pueda considerar como un equipo sorpresa o como un equipo que rompió los pronósticos de todos, ese fue el Albacete Balompié entrenado por Benito Floro en la temporada 1990-1991.

Si existe un nombre que los aficionados al fútbol y más aún los aficionados del Alba no podrán olvider ese el del asturiano Benito Floro. Fichado en la temporada 89-90 por el conjunto manchego cuando este malvivía en la 2 º división B de nuestro fútbol, consiguió que el Alba consiguiese el ascenso a la división de plata como campeón de grupo en esa misma temporada. En la siguiente temporada 1990-1991, el asturiano vuelve a obrar el milagro situando al Alba en el primer puesto y logrando el ascenso del conjunto manchego a la máxima categoría del fútbol español, la primera división. Dos ascensos consecutivos en apenas dos años. Con sólo 29 años, Benito Floro estaba ante una gran oportunidad que no dejaría escapar.

BENITO FLORO

Consiguió poner al Alba en la temporada de su debut en la Primera división en 7 ª posición al final de la liga, a solo una posición del Real Zaragoza que fue sexto y a una sola posición de poder entrar en la Copa de la UEFA por primera vez en la historia para este equipo.

La alineación de aquel mítico Albacete era la siguiente: Conejo, Coco, Catali, Chesa, Geli, Julio Soler, Juarez, Menéndez, Zalazar, Aquino y Antonio. Este equipo fue conocido nacionalmente como “El Queso Mecánico”.

ALINEACION

Ha sido la mejor plantilla que ha tenido el Albacete durante estos últimos años. Desde entonces, no ha tenido otra igual. En la plantilla destacaban por encima del resto, jugadores como el Toro Aquino, jugador con un gran golpeo, el portero internacional por Costa Rica, Luis Gabelo Conejo, el lateral catalán Delfi Geli, el zurdo Menéndez, o el por entonces prometedor delantero, Ismael Urzaiz. El verdadero alma de este brillante equipo era sin duda alguna, José Luis Zalazar autor de los dos goles que concedieron al equipo el primer ascenso a primera. Un golpeo de balón extraordinario; infalible desde el punto de penalti y muy temido en los lanzamientos de falta, donde nos dejo el mítico gol al Atlético de Madrid desde más allá del mediocampo.

1309457658_extras_mosaico_noticia_1_g_0

Las señas de identidad de este mítico equipo eran la solidez de su bloque, la solidaridad y la entrega. La estrategia, donde Benito se ha mostrado siempre como un gran maestro en el que el juego ofensivo era su principal virtud, su principal arma.

Para la posteridad quedarán siempre los míticos lanzamientos de esquina ensayados con disparo final desde la frontal del área, la utilización de psicólogos para la motivación de la plantilla o la entrega como seña de identidad que hizo soñar a toda una ciudad y que se codeó con los mejores equipos del futbol español durante aquella inolvidable temporada de 1991-1992.

Al finalizar esa temporada Benito Floro no pudo desaprovechar esa gran oportunidad que es fichar por el Real Madrid. Al terminar la temporada, el equipo de la capital se hizo con la Copa del Rey y pierde el título liguero en el estadio del Tenerife en la última jornada.

 

Comments

comments