La última joya húngara

La última joya húngara

Ha finalizado la fase de grupos de la Eurocopa, por lo que ya sabemos cuales serán los 16 equipos que pelearán por el título. Entre ellos están las selecciones que desde el principio se esperaba que estuvieran, pero también hay algunos combinados de los que se creía que no pasarían de la fase de grupos, como Islandia, Irlanda del Norte o la República de Irlanda. Una de estas selecciones ha sido Hungría, que, de forma sorprendente, ha sido primera de un grupo en el que también estaban Portugal, Austria e Islandia. El éxito del equipo de Storck se ha basado en un fútbol vistoso, con jugadores poco conocidos para el gran público, pero con un juego de combinación y pases que les ha servido para ganar a Austria en la primera jornada, y empatar contra Islandia y Portugal en las siguientes. De entre sus jugadores, ha habido uno que ha destacado por encima del resto, y ese ha sido Adam Nagy.

Con 21 años recién cumplidos, Nagy se ha convertido en uno de los pilares fundamentales de la selección magiar, convirtiéndose también en el máximo exponente de su estilo de fútbol asociativo. Partiendo, teóricamente, desde la posición de interior en el 4-3-3 húngaro, ha brillado y se ha convertido en uno de los nombres propios de la fase de grupos, habiendo jugado dos de los tres partidos. Se ha movido por toda la zona de medio campo a su antojo, realizando diversas funciones, y todas de manera sobresaliente. Cuando su equipo tiene la posesión, Nagy se sitúa entre los centrales para ofrecer una salida de balón, pudiendo romper la primera línea de presión rival con un pase preciso o aventurándose él mismo con el balón en los pies. Pero no sólo en la zona de medio centro es trascendente, sino que también en posiciones más adelantadas destaca por encima del resto por su calidad. Las pocas veces que se acerca a las inmediaciones del área rival es para mejorar la circulación de balón y filtrar algún pase decisivo entre la defensa rival, como se pudo ver en la jugada del gol que empató el partido contra Islandia.

Adam Nagy 2

En ataque es un jugador fundamental, pero no sólo destaca en esa faceta, también en fase defensiva es una pieza imprescindible para su equipo. En los tramos de partido en los que su equipo se asienta arriba, Nagy retrasa su posición, colocándose por delante de la línea defensiva para intentar evitar cualquier posibilidad de contraataque rival con su buena colocación y su capacidad de anticipación. En cambio, cuando su equipo defiende en estático, su hiperactividad le permite cubrir mucho terreno, ofreciendo continuas ayudas defensivas y forzando pérdidas del rival con su presión sobre el balón.

Todas estas condiciones le convierten en un jugador muy importante para su equipo siendo todavía muy joven, lo que lo hace más sorprendente. Y más si tenemos en cuenta que su debut en la primera división húngara con el Ferencváros se produjo durante la temporada 2014-15. Por el momento no se espera ninguna salida a otro equipo, pero lo seguro es que su nombre ya aparece en las agendas de los clubes más importantes de Europa como la última joya húngara.

Comments

comments