Más difícil que nunca

Más difícil que nunca

La historia nos brinda otra oportunidad. La oportunidad de consagrarnos como campeones de Europa y de nuevo frente al eterno rival, una nueva oportunidad de demostrar quién somos y honrar a nuestra historia y esta vez lo hemos conseguido con más dificultad que nunca.

El curso se iniciaba con la contratación de distintos delanteros que buscaban reforzar esa faceta que después de tanto tiempo ha comenzado a dar problemas en el Atlético de Madrid, el gol. Tras contratar a Vietto y con Griezmann y Torres en el equipo aterrizaba en el conjunto del Manzanares Jackson Martinez. El colombiano llegó con unos registros brutales al Vicente Calderón, con el cartel de uno de los mejores delanteros centros del mundo y se fue de la peor de las maneras. Solo dos goles y la sensación de que cada partido era una losa a la espalda para el colombiano quien puso rumbo a China en el mercado de invierno. El Atlético veía como su delantero estrella se marchaba y dejaba a los de Simeone con uno de los peores registros goleadores de la historia del club.

Sumado al fallo en el gol, junto con la marcha de Jackson, en el mes de noviembre Tiago caía lesionado de gravedad en el choque liguero frente al Espanyol y dejaba a los del Manzanares sin uno de los mejores medios que ha vestido esta elástica para el resto de temporada. Dos bajas que no auguraban una buena temporada en la Ribera del Manzanares, dos bajas en dos puestos en los que no se puede fallar si se quiere campeonar en cualquier competición.

Pero si algo tiene este Atlético de Madrid es que se sabe sobreponer ante cualquier prueba. Los de Simeone encontraron en Antoine Griezmann el goleador que necesitaban y en Fernando Torres a un niño resucitado que consiguió marcar cuando el equipo más lo necesitaba. Sin Jackson en la mente el equipo se disparó en cuanto registros goleadores se refiere y alcanzó una final de la Champions de la que se parecía estar muy lejos al principio de temporada.

Además en el mercado de invierno llegaba Augusto Fernández para suplir al lesionado Tiago. El argentino se consagró como jefe del medio junto a Gabi y ha sido clave para los logros conseguidos este año. Clave en la eliminatoria contra el Barcelona, el argentino se ha convertido en una de las piezas claves de este equipo y ha hecho olvidar a un Tiago que parecía ser irreemplazable.

El Atlético es sinónimo de superación, de vencer a cualquier obstáculo que se ponga en su camino y con esta mentalidad se afronta la final de Milán. Una final que nos brinda una nueva oportunidad de demostrarle al mundo quien somos. Ha sido más difícil que nunca pero vamos a disfrutar como nunca. Nunca dejeis de creer.

Adrián Lez

Estudiante de periodismo en la URJC, puedes seguirme en mi twitter: @adrilez1195

Latest posts by Adrián Lez (see all)

Comments

comments