Café con leche blanquiverde, por favor (con @Alex_007007)

Café con leche blanquiverde, por favor (con @Alex_007007)

Con un café por delante se ven las cosas mejor. Así comentamos Alex Muñoz (@Alex_007007 en Twitter ) y un servidor la situación actual de este Córdoba CF. Ya anticipo que no descubrimos la pólvora, pero se manifiestan puntos bastante interesantes que queremos compartir con todos ustedes.

 

taza 2Fran Fuentes.- Bueno, Alex, ya que llevamos aquí un rato y nos hemos puesto al día de nuestras vidas, me gustaría preguntarte una cuestión. El Córdoba…

Alex Muñoz.- El Córdoba… ay, el Córdoba… Lo que nos está haciendo padecer no tiene nombre.

F. F.- Como sabes, yo soy una persona muy curiosa, y ante esto yo lo único que hago es preguntarme por qué. Tengo ligeras ideas de cómo ha podido ocurrir esto, pero me gustaría saber tu punto de vista, siempre tan positivo.

A. M.- Bueno, el tema más claro que veo es el de los cedidos. Con tanta gente de por ahí, sin ese sentimiento de pertenencia, es complicado implicar a todos por igual. Es cierto que vuelve Fede Vico, quien sí que siente los colores, pero ya hemos visto que la implicación de muchos de los futbolistas ha sido escasa en varios tramos de la temporada.

F. F.- Pero, ¿crees que es tanto fallo de la dirección deportiva como se está escuchando en el Arcángel y aledaños? A veces se hace amargo ir a ver un partido al estadio.

A. M.- Es que es difícil de decir. Sin duda la planificación deportiva ha buscado salir del paso por un año, y sin unos mimbres para asentar todo lo nuevo se hace difícil. No es tanto lo que han traído, pues la mayoría de jugadores que vienen en verano y los que se incorporan en invierno son bastante contrastados en Primera División. Ghilas venía de jugar treinta partidos en todo un Oporto; Bebé pululaba por ahí, pero venía del Benfica, previo paso por el Manchester United; Fede Cartabia parece tener una proyección brutal, y no tuvo más minutos con el Valencia el año pasado porque acabó peleado con Pizzi… Es decir, son jugadores con cierto recorrido, pero una vez más queda demostrado eso de las sinergias. Todos en conjunto producen más que la suma de los efectos de cada uno, y grandes asociaciones entre ellos no es que hayamos visto en toda la temporada.

Acuérdate, por ejemplo, del Hércules cuando ascendió. Mira que hicieron un equipo chulo, con Trezeguet, Valdez, con Drenthe… Incluso ganaron al Barça de Guardiola, que se dice pronto. Pero entre que acabaron sin cobrar y que tampoco surgieron asociaciones de este tipo que te comento, acabaron descendiendo igual.

F. F.- Me parece muy interesante. Pero, ¿tú crees que habría sido mejor dejar a gran parte de la plantilla del año pasado? Es que el Córdoba subió como subió, y al final quedaron Gunino, Juan Carlos y poco más. Al final ni Xisco.

A. M.- También hay que ser serios. Esto es hablar de hipótesis, pero creo que el camino del Córdoba no habría sido diferente de haberse quedado con la plantilla del año pasado. Si se hizo tanta incorporación fue precisamente porque vieron que el nivel de esa plantilla no era de Primera División, porque subimos de rebote. No creo que hubiera cambiado mucho… o a lo mejor sí, porque mira tú el Éibar. Sin nombres conocidos hacen una primera vuelta magnífica. Si es que en el fútbol muchas veces hay que echarle “narices”. Pero ya digo que esto es hablar por hablar.

F. F.- Pero es que tampoco había mucho que salvar de la temporada pasada. Pedro cumplió contrato, Uli Dávila era cedido, Raúl Bravo igual no está ya para esos trotes… No sé, creo que el resto de la plantilla tampoco me parecía competitiva para Primera División. Quizá Fran Cruz podría haber aportado algo a nivel defensivo, pero por lo demás… Aunque sí estoy de acuerdo en que darle confianza al ‘Chapi’ antes que a los jugadores me pareció, como poco, cuestionable. El Córdoba jugaba igual antes de su llegada que cuando él tomó el mando. Vale que estuvo poco tiempo, pero al menos con Djukic el equipo pareció sufrir ciertos cambios (a mejor, en mi opinión) y pasó a competir. Aunque sus mal endémico, el de perder la concentración en los minutos finales, ha seguido acompañando al equipo durante esta temporada. Al final va a ser esa una de las grandes causas del más que probable descenso del Córdoba.

A. M.- Yo no sé en qué cabeza cabía lo de renovar a Albert Ferrer. Fue una muestra más de que los presidentes intentan hacer prevalecer los resultados, aunque no tengan ni idea de cómo se han logrado estos. Sobre la historia de los minutos finales, a mí la forma de ascender me pareció justicia poética. Toda la temporada sufriendo con lo mismo, y en el último minuto del último partido de la final, el fútbol fue generoso y nos devolvió todo lo que nos quitó en meses anteriores. O, más bien, devolvió al equipo lo que ellos mismos habían despreciado en muchísimos partidos.

F. F.- Totalmente. Pero, en mi opinión, se ha demostrado que no es “mala suerte”. Se podría llamar así en caso de haber ocurrido un par de veces, pero si un mismo fenómeno se repite tantas y tantas veces como hemos podido ver, la casualidad deja de ser un factor relevante, y entonces es cuando entra la “causalidad”. Esto tiene su explicación, la cual no sabría darte, porque no sé cómo entrenan ni nada. Pero cualquiera diría que es algo más allá de los jugadores. Es como si Bela Guttman hubiera venido de visita a la Mezquita tras dejar el Benfica (risas).

A. M.- Por volver al tema de los jugadores, otra cosa que he podido ver es que no hay un once definido. No hay roles, no hay perfiles definidos, no hay automatismos… Es un follón todo esto. Los castigos a Ghilas y Cartabia, las sanciones de todos los colores, los fichajes invernales, las incorporaciones del filial… Y al final no tenemos ni un dibujillo táctico fijo con el que identificarnos.

F. F.- ¿Sabes quién es el paradigma de todo eso que estás comentando? José Ángel Crespo. Empezó la temporada como lateral izquierdo contra el Madrid, ha ocupado el carril diestro varias veces y al final se ha asentado en el centro de la defensa. De hecho, el carril derecho ha sido ocupado por el propio Crespo, Gunino, Pantic, Campabadal e Íñigo López eventualmente. El izquierdo, casi lo mismo. Crespo, Edimar, Fede Vico… No sé exactamente las cifras, pero estoy seguro de que el Córdoba es el equipo con más jugadores utilizados. Y eso sin mencionar el cambio de portero. ¿En qué cabeza cabe darle a Saizar la alternativa? ¡Ni siquiera en Segunda servía!

73862799--644x399--644x399

José Ángel Crespo ha ocupado todas las demarcaciones en la línea defensiva a lo largo de la temporada

A. M.- Lo del portero yo tampoco lo entiendo, y mira que Juan Carlos tampoco me transmite confianza. El día del Villarreal se lució, pero nos ha dejado algunas cantadas que tampoco se me olvidan. Ahora, parece claro que Saizar es aún peor alternativa que el canterano del Rayo.

El caso de los laterales tampoco es único. Mira el centro del campo. Se ha alternado el doble pivote con el mediocentro y los dos interiores hasta la saciedad, y ninguna de ellas ha convencido. Deivid, Zuculini, Krhin, Rossi, Abel Gómez, Borja García… han pasado por allí sin demasiada gloria, hasta el punto de que aún no sabemos quiénes van a salir este fin de semana.

F. F.- Oye, me has mencionado hace un momento a la cantera, Alejandro, y yo no puedo dejar pasar la oportunidad de mencionarte a Florin Andone… Me gustaría hacerte la comparación con su nombre y bautizarlo como ‘el florete del Arcángel’, pero no da el perfil físico ni estilístico para establecerlo (risas).

A. M.- Ay Andone… esperemos que nos saque del pozo de la Segunda División el año que viene, porque este pinta ya crudo. Para mí es una daga del ejército rumano. Es un delantero muy incisivo y ágil de movimientos, quizá un poco tosco a la hora de ejecutarlos. No se achica y al final te cuela la estocada por el hueco más inesperado. Yo tengo muchas esperanzas puestas en él, aunque va a ser difícil retenerle. Sea cual sea su futuro le deseo lo mejor.

F. F.- Bueno macho, o nos tomamos otro café o nos echan del bar, que el rato que llevamos aquí sentados con el mismo… Nos está mirando ya mal el dueño del negocio (risas).

A. M.- Pues nada, vámonos y ya comentaremos otro día sobre cualquier otro asunto balompédico. ¡Y a este café invito yo!

F. F.- Te lo voy a admitir porque así estás en la obligación moral de tomarnos otro a mi salud. Un abrazo y muchísimas gracias por este rato tan agradable.

 

Comments

comments