Bakambu, bakaGOL!!!

Bakambu, bakaGOL!!!

El Villarreal ganó a las Palmas por la mínima (2-1), en el partido de liga correspondiente a la novena jornada de la liga Santander. Victoria del submarino en un partido que se puso muy difícil gracias a una gran gol de Boateng para los canarios en la primera parte.

Antecedentes

El submarino afrontaba este partido con la mente puesta en sumar los tres puntos, y seguir invicto en la competición doméstica, donde hasta este partido acumulaba ocho partidos sin perder.

Para este encuentro Fran Escriba aposto por el que hasta la fecha podemos considerar su equipo titular, solo cambio a Jonathan dos Santos por Castillejo, y no fue por cuestiones de rendimiento, porque el malagueño está siendo uno de los mejores de los groguets. Con todo eso en la zaga volvió a recuperar a Musacchio en lugar de Alvaro, en el centro del campo la única novedad fue la ya comentada de Jonathan dos Santos, y en la delantera formaron pareja Bakambu que poco a poco va volviendo al equipo titular y Sansone.

Las bajas para este encuentro fueron las de Cheryshev, más por precaución que por molestias, puesto que ya está recuperado de la misma, y Roberto Soldado.

Análisis

El Villarreal como es habitual cuando juega en el Madrigal, salió dominado y presionando arriba la salida del balón de las Palmas. De hecho a los pocos minutos del comienzo comenzaron a llegar las primeras ocasiones locales. Las más clara fue sin duda la que tuvo el mexicano Jonathan dos Santos, que cuajo un buen primer tiempo, cuando intento picar el balón por encima de la salida del portero , cuando los visitantes perdieron la pelota en la zona defensiva, pero el balón acabo estrellándose en el larguero. El rechace lo cogen entre Bakambu y Soriano, y acabo en la red, pero el árbitro anuló el gol por fuera de juego.

Pasados esos minutos de más presión de los groguets, los canarios empezaron a desmelenarse, adelantaron líneas y el Villarreal ya no tocaba con tanta fluidez en la zona ancha. El equipo groguet de Escribá al contrario de lo que pasaba con el de Marcelino, no le gusta tener tan controlados los partidos, sino que también le interesa que el contrario domine, para ellos poder salir con velocidad a la contra, y eso fue lo que paso, solo que los ataques de los canarios eran cada vez más peligrosos.

Sergio Asenjo se tuvo que lucir en una de ellas en un fuerte disparo. En otra buena jugada hilvanada por los visitantes el balón llega a Boateng que remata con intención, pero el balón sale tocando el palo.

Transcurrida la primera media hora, Boateng que estaba siendo una pesadilla para la defensa, remato de tijera un balón centrado desde la derecha, y el balón entro en la portería de Asenjo que nada pudo hacer para evitarlo. Un gol de bella factura, pero de mucha fortuna para las Palmas.

Los amarillos no merecían ir perdiendo, y ese gol enrabietó a los locales, que adelantaron líneas en busca del empate. Y dada la imposibilitad de llegar triangulado a las cercanías de la portería canaria, lo probo desde lejos, y en esa faceta el jugador que más insistió fue Manu Trigueros.

La segunda parte continuo más o menos por los mismos derroteros que la primera, las Palmas intentando mantener su renta, y el Villarreal intentando voltear el marcador.

El submarino sin ponerse nervioso siguió tocando y tocando a la espera de generar o encontrar la ocasión de hacer daño en la portería visitante, y lo logro al transformar Sansone un claro penalti que le habían hecho a él mismo.

Quedaba mucho tiempo, y no era descabellado pensar que el submarino creía en la remontada. Pero sabedor que para lograrlo no podía conceder nada en zona defensiva, porque las Palmas no renunciaba al ataque, y de hecho dispuso de alguna buena contra para generar peligro en la portería de Asenjo.

Por su parte el Villarreal con el paso de los minutos se desmeleno, y jugo su mejor fútbol, donde generó mucho peligro en la portería visitante. Escribá introdujo cambios ofensivos que le dieron más frescura y profundidad al juego de ataque del equipo. El hombre más incisivo en esos minutos fue sin duda Cédric Bakambu, que lo intento una y otra vez.

Su insistencia tuvo premio en el tiempo de descuento, cuando Bakambu marco un gol que lleva su seña de identidad, recibió un pase interior y se fue en velocidad directo a la portería, para batir al meta al palo corto de tiro ajustado. Un gol que vale tres puntos y que levo la locura al Madrigal.

Conclusiones

La mejor conclusión que hay para definir este partido, es que el Villarreal nunca dejo de creer en la victoria, esa fe le dio fuerzas para seguir intentándolo hasta el final, y de esa manera conseguir el gol de la victoria.

Un gol que sirve para mantener la racha de imbatibilidad, donde ya acumula 12 encuentro sin perder entre liga y Europa League.

Mención aparte merece Bakambu, que poco a poco está volviendo a ser el delantero de la temporada pasada. Ese jugador que decide y gana partidos. Así se lo reconoció el Madrigal que acabo coreando su nombre.

Imagen: http://www.villarrelacf.es

Comments

comments