Power comprime la lucha por el título en Pocono

Power comprime la lucha por el título en Pocono

Después del parón veraniego ha vuelto por fin la IndyCar, y lo ha hecho con una Pocono 500 que ha sido sin duda una de las pruebas más emocionantes de la temporada.

El sábado ya saltaron las primeras sorpresas cuando Mikhail Aleshin se alzó con la Pole, la primera que consigue en la categoría. A su lado saldría Josef Newgarden y tras ellos otro Honda, el de Takuma Sato, y Hélio Castroneves. En cuanto a la lucha por el título, Simon Pagenaud clasificó en 14º lugar, Will Power en el 8º y Scott Dixon en el 19º.

Aleshin se llevó una gran Pole Position.

El domingo amaneció con probabilidades de lluvia hacia la hora de la carrera, y estas se acabaron cumpliendo, lo que provocó que la carrera fuera aplazada al lunes, algo que no es novedad en los óvalos.

Con 21 horas de retraso arrancó finalmente la carrera y Newgarden se puso líder en la vuelta 2. Tras él, Sato se estrelló en la curva 3, provocando una bandera amarilla y quedando fuera de una carrera en la que podría haber realizado una buena actuación.

Dixon, que salía muy atrás y sufrió un pinchazo al pasar por el lugar del accidente de Sato, aprovechó la amarilla para cambiar su estrategia. También se detuvieron Sebastien Bourdais, Pippa Mann y Juan Pablo Montoya. En la vuelta 9 se produjo la resalida y Aleshin se iba alternando el liderato con Newgarden; mientras por detrás luchaban Carlos Muñoz, Alex Rossi, James Hinchcliffe y Marco Andretti. Por su parte, Ryan Hunter-Reay, que salía último, ya rodaba entre los diez primeros.

Finalente el grupo líder estuvo formado en este stint por Aleshin, Newgarden, Rossi, Muñoz, Hinchcliffe, Castroneves y Tony Kanaan. Al llegar a la veintena de vueltas, Hunter-Reay alcanzó a Kanaan y se metió en la pelea. En cuestión de pocas vueltas, el de Andretti dio también cuenta de Castroneves, Hinchcliffe y Muñoz; y llamaba a las puertas del podio.

En la vuelta 32, el propio Hunter-Reay fue el primero de los de arriba en hacer su parada, siguiéndole Aleshin, Hinchcliffe y Muñoz en la siguiente vuelta. Tras las paradas, Newgarden y Rossi perdieron sus plazas con Muñoz y Hunter-Reay, que también superó al colombiano e iba a por el liderato. Newgarden recuperó la 3ª plaza de manos de Muñoz y en las siguientes vueltas se respetaron las posiciones hasta que en la 50 Hunter-Reay se puso en cabeza. Sin embargo el liderato del de Andretti fue breve, pues debía ahorrar combustible y rápidamente se vio superado por Aleshin y Muñoz. En la vuelta 59 el motor de Ed Carpenter dijo basta y el estadounidense tuvo que abandonar, aunque afortunadamente llegó a Pits y no fue necesario el Pace Car.

En 61 los tres primeros, así como Hinchcliffe, realizaron su segunda parada y los compañeros de Andretti, Hunter-Reay y Muñoz, intercambiaron sus posiciones en la parada. En la siguiente vuelta salió la segunda amarilla de la tarde por un escalofriante accidente en los Pits en el que Rossi, al acabar su parada, choca con un Charlie Kimball que aún no había repostado, sale disparado hacia arriba y cae sobre el coche de Castroneves, quedando su rueda delantera izquierda a milímetros del casco del brasileño. Afortunadamente nadie salió herido pero Rossi se vio obligado a abandonar, Kimball siguió sin problemas pese a perder bastante tiempo y Castroneves perdió aún más reparando su monoplaza y terminaría regresando a pista a 22 vueltas de la cabeza.

Momento en el que Rossi 2aterriza” sobre Castroneves.

La bandera verde volvió en la vuelta 70 y la resalida nos regaló maniobras magníficas, como el adelantamiento de Graham Rahal sobre Andretti o el de Newgarden a Muñoz. Un par de vueltas después el propio Newgarden se puso segundo tras rebasar a Hunter-Reay. Por su parte, Tony Kanaan, que no había brillado en toda la carrera, rodaba quinto y llegó al grupo de cabeza. La calma reinó durante unos minutos hasta que Hunter-Reay volvió a tomar la cabeza.

La vuelta 94 supuso la llegada de la tercera ronda de paradas, siendo el líder Aleshin el primero en detenerse, aunque el resto no tardó en seguir el mismo camino. Las detenciones fueron, salvo por un problema para Kanaan que le hizo perder mucho tiempo, afortunadamente limpias y sin incidentes. En el siguiente stint no sucedió nada destacable y de nuevo fue Aleshin quien inauguró la ronda de paradas (la 4ª), en la 120.

Quince vueltas más tarde y habiéndose detenido todos Hunter-Reay tomó el liderato de nuevo ante un Aleshin que también acabaría perdiendo la segunda plaza ante Newgarden y la tercera ante un Power que surgió de la nada, pues su actuación estaba siendo discreta hasta ese momento. Vista la falta de ritmo, Aleshin paró por quinta vez en la vuelta 149. Para cuando todos lo hicieron, Power lideraba, por lo que había superado a Newgarden y Hunter-Reay en las paradas y era claramente el piloto más rápido en ese momento.

Justo en el momento en el que Power se ponía en cabeza, su compañero y mayor rival en la lucha por el título, Pagenaud, se estrellaba en la curva 1, lo que podría dar un giro al campeonato si Power acaba en una buena posición.

La carrera se neutralizó debido al incidente y al volver a la verde Newgarden superó a Aleshin por la 3ª plaza y Hunter-Reay hizo lo propio con Power por la 1ª. Pero en la misma vuelta el de Andretti comenzó a perder potencia y se vio obligado a ir a los Pits, mientras Power y Aleshin peleaban por el liderato. Hunter-Reay volvió a pista 12º y con una vuelta perdida mientras Aleshin caía hasta la 3ª y se defendía de Kanaan.

Hunter-Reay tuvo que luchar a brazo partido en todo momento y afrontar la adversidad.

En la vuelta 176 se decretó bandera amarilla debido a que había una pieza del coche de Kanaan en la pista. Todos aprovecharon para hacer su sexta y última parada y poder ir al máximo en el último Stint cuando se retirara el Pace Car. Afortunadamente no hubo incidentes en el Pit Lane y Power, que tuvo una parada rapidísima, conservó el liderato. Por su parte, Sebastien Bourdais subió de la 7ª a la 2ª posición en la parada mientras que Aleshin cayó hasta la 5ª.

En la 180 se volvió a la verde y todos estaban replegados, por lo que los cambios de posición fueron constantes. Hunter-Reay, que rodaba 12º pero había recuperado la vuelta, empezó a trabajar para volver arriba. En cabeza, Power abrió un ligero hueco mientras Aleshin, Newgarden y Kanaan peleaban la segunda plaza. El ruso finalmente se pegó al australiano mientras Newgarden se alejaba del triunfo y Hunter-Reay peleaba ya por la 6ª plaza con Juan Pablo Montoya y Dixon.

Para la vuelta 195, Hunter-Reay ya rodaba cuarto y acechaba la posición de Newgarden; mientras que Power y Aleshin rodaban con margen suficiente para asegurar sus posiciones, con todo de cara para el australiano. En la 199, la penúltima, Hunter-Reay le arrebató el último lugar del podio a Newgarden.

Así terminó todo, con Power llevándose su cuarta victoria del año y acercándose enormemente a Pagenaud en la general. Tras él ha terminado un gran Aleshin que iguala su mejor resultado en la categoría en una carrera en la que se hubiera llevado el oro de no haber sido por el extraordinario rendimiento de Power en la segunda mitad de la carrera. Tercero ha sido Hunter-Reay después de pasar toda la carrera luchando y remontando. Recordemos que ha llegado a liderar tras salir último y que un fallo mecánico le había llevado a perder una vuelta. Cierran el Top 10 Newgarden, Bourdais, Dixon, Muñoz, Montoya, Kanaan y Hinchcliffe.

Podio de la carrera.

Con estos resultados, el campeonato se aprieta y queda así:

1º – Simon Pagenaud – 497

2º – Will Power – 477

3º – Josef Newgarden – 397

4º – Scott Dixon – 386

5º – Hélio Castroneves – 384

Y aquí concluye una vibrante Pocono 500, nos vemos este sábado para la resolución de la Texas 600.

Guillermo Moreno

Redactor y subdirector de Falso9SportsTD
18, futuro periodista deportivo.
Apasionado del motorsport en todas sus formas.
Seguidor incondicional del Tottenham Hotspur.

Comments

comments