Celtics 122-124 Timberwolves: Ricky y su manada frenan el “orgullo verde”

Celtics 122-124 Timberwolves: Ricky y su manada frenan el “orgullo verde”

La franquicia residente en Minnesota dio una de las grandes campanadas de la noche al doblegar al conjunto de Brad Stevens, terceros de su conferencia. El choque estuvo marcado por la fragilidad defensiva de ambos combinados, permitiendo más de 120 puntos cada una. Karl-Anthony Towns se erigió como la estrella de la noche con un doble-doble de 28 puntos y trece rebotes; bien secundado por el resto del quinteto, en el que todos superaron los quince puntos. Ricky Rubio se quedó a las puertas del triple doble con trece puntos, ocho asistencias y ocho rebotes.

En cuanto dio comienzo el encuentro, Towns, Ricky y Wiggins tomaron el mando de su conjunto en ataque, el base de El Masnou se encargó de organizar los ataques mientras que los otros dos se limitaban a finalizar las acciones. El cuarto terminó 23-31, en un periodo donde la clarividencia ofensiva de los locales superó a la del conjunto liderado por Brad Stevens.

El segundo periodo siguió una tónica similar al primero, aunque en esta ocasión las segundas unidades de ambos equipos fueron los protagonistas. Los Celtics consiguieron que su rival no se alejase más en el marcador con un gran Marcus Smart, que junto a Isaiah Thomas lideró a los suyos en la partida ofensiva. Los Wolves estuvieron capitaneados por el anotador compulsivo Kevin Martin, que de nuevo ejerció a la perfección el rol de sexto hombre.

Al descanso la diferencia en el marcador era de escasos seis puntos, y todo estaba aún por decidir. Ya con el encuentro en juego, las tres piezas claves de los Wolves volvieron a comandar la ofensiva anotando puntos con gran facilidad; por parte de la franquicia verde, solo Crowder –terminó con 27 puntos y nueve rebotes- pudo ponerse a su nivel convirtiéndose en el líder indiscutible sobre el parqué de la franquicia. De nuevo los ataques volvieron a superar a las defensas y ambos conjuntos encajaron más de treinta puntos durante el desarrollo de este 3Q. El partido se marchaba al último periodo con 93-84 en el vídeo marcador.

El tramo crucial del choque dio comienzo con una gran igualdad, con dos conjuntos mostrando un gran nivel en ambos lados de la cancha.  A tres minutos y medio del final del choque, los pupilos de Sam Mitchell contaban con una renta de catorce puntos en el marcador, y parecía que el choque estaba resuelto. Sim embargo, a los Wolves les entró los cada vez más habituales ‘nervios de juventud’ y permitieron a la franquicia de Boston acercarse en el marcador. El choque llegóa a estar en la horquilla de un mísero punto, e incluso Marcus Smart tuvo en sus manos un balón para ganar el partido en el último segundo. Finalmente el tiro no entró y los asistentes del Target Center pudieron respirar tranquilos.

La diferencia del choque residió en el porcentaje de acierto de ambos conjuntos en el tiro, sobre todo en el tiro de tres; en el que los locales superaron el cincuenta por ciento, mientras que los Celtics no llegaron al cuarenta por ciento. El base español cumplió como siempre en los intangibles de las estadísticas, con una gran defensa sobre Isaiah Thomas

Comments

comments