Reverdecer viejos laureles

Reverdecer viejos laureles

Después de una larga ausencia en las noches europeas importantes, el Ajax de Ámsterdam se presenta en este final de Europa League con más ilusión que experiencia.

Resumen del año

La temporada del equipo holandés empezó de la peor manera posible, quedando eliminados en la previa de la Champions League, dejando una pobre imagen contra el Rostov ruso. Se presentaba otra temporada de decepciones europeas en Ámsterdam.

En la Eredivisie tuvieron una temporada de altibajos, aunque finalmente han conseguido aferrarse a la segunda plaza, la que da acceso a la previa de la próxima Champions League, quedando un punto por debajo del campeón, el Feyenoord. En la KNVB Beker, la Copa Holandesa, Peter Bosz apostó por alinear a los teóricos suplentes, lo que le costó una eliminación en octavos de final a manos del Cambuur, equipo de segunda división holandesa. Un buen año, pero sin la satisfacción de un título.

El equipo decidió apostarlo todo a la Europa League, y, de momento, les ha salido bien. Tras la eliminación de la previa de UCL, quedaron encuadrados en el grupo G, junto a Celta, Standard de Lieja y Panathinaikos, y pasaron como primeros, con 14 puntos y sin perder ningún partido. En el primer cruce de las eliminatorias se encontraron con el Legia de Varsovia, que opuso bastante resistencia sacando un empate en Polonia y perdiendo por la mínima en Holanda. En la siguiente ronda les tocó el Copenhague, que también consiguió poner a los holandeses en aprietos, ganando 2-1 en Dinamarca, pero sucumbieron perdiendo 2-0 en el Ámsterdam Arena. En cuartos de final parecieron tener la eliminatoria encarrilada en la ida, ganando 2-0 en casa y siendo muy superiores al Schalke, pero los alemanes consiguieron empatar la eliminatoria y mandarla a la prórroga, donde el equipo de Peter Bosz consiguió marcar dos goles. En la última eliminatoria, la de semifinales, tocó un Lyon que venía en ascensión, pero con un imponente 4-1 en casa, parecía visto para sentencia, aunque no fue así. En Francia el equipo holandés sufrió para conseguir perder por 3-1 y no encajar un gol que hubiera mandado el partido a la prórroga. Así llegaron a una final europea a la que nadie contaba con que llegaran.

Demasiada alegría en ambos lados

Si una característica es intrínseca al ADN Ajax desde hace bastantes años es la apuesta absoluta por los jugadores de la cantera, y este año no ha sido diferente. Una gran parte de los jugadores de la plantilla han crecido bajo el sello que en su día instauró Johan Cruyff y que ha marcado algunas de las características principales de este equipo.

Una de las principales es la apuesta por la salida aseada del balón desde atrás, con Schöne acercándose a la zona de centrales a recibir y creando superioridad a la hora de sacar el balón jugado. Una vez llevado el balón al siguiente escalón, la principal amenaza del equipo se encuentra en los costados, donde Younes y Traoré, esperan para desequilibrar en el uno contra uno a cualquier jugador que se les ponga delante, el alemán con más facilidad en el espacio reducido y el jugador del Chelsea explotando en busca de los espacios. En cuanto se consigue generar una ventaja, múltiples son las posibilidades del equipo en área rival, teniendo en Dolberg o Ziyech, dos interiores de extenso recorrido.

Pero esta efervescencia a la hora de correr hacia área rival, también tiene su reflejo en el área propia, donde el equipo sufre más de lo debido su falta de experiencia. Un puesto en el centro de la zaga es prácticamente seguro para Davinson Sánchez, central colombiano con unas características físicas brillantes pero al que todavía le sobra ímpetu y le falta experiencia en determinadas acciones, lo que desajusta al resto del equipo. Otro problema ha sido la necesidad de reconvertir jugadores como Viergever o Riedewald, centrales de formación, en laterales, debido a la falta de calidad en esos puestos. Esta situación, sumada a la dificultad de los jugadores de arriba para retroceder, ha sido un caldo de cultivo perfecto para recibir una gran cantidad de goles.

La aparición

Como decíamos, el principal punto débil del equipo es la defensa, y es ahí donde ha aparecido un nombre que ya tendrán apuntados casi todos los grandes de Europa. Con sólo 17 años, Matthijs de Ligt se hizo con el puesto de central titular a mediados de temporada y ya nadie ha conseguido sacarlo de ahí, haciéndose grande en los partidos más importantes del año. Se ha convertido, con su sobriedad y posicionamiento, en el complemento perfecto de Davinson Sánchez. Ya ha tenido alguna actuación imponente en Europa, pero sólo nos queda disfrutar con su crecimiento.

La estrella

Un nombre aparece en todas las conversaciones sobre jugadores a los que no se les vislumbra el techo con menos de 20 años, y es un nombre que ha sido parte fundamental del año del Ajax partiendo como delantero, y no es otro que Kasper Dolberg. Delantero centro de profesión, el jugador danés se mueve con total libertad por todo le frente de ataque ofreciéndose a sus compañeros, tanto en corto como en largo, con desmarques decisivos a la espalda de las defensas. Pero es cuando se encuentra cerca de la portería rival cuando ofrece un abanico de soluciones interminable, a cada cual de ellas más exquisita para la vista. Este año ha conseguido marcar 22 goles en 44 partidos, teniendo en cuenta todas las competiciones, lo que supone una cifra nada desdeñable para un debutante. Por el momento, parece que continuará en el club esta temporada, aunque por falta de ofertas seguro que no será.

Comments

comments