Real Madrid – FC Barcelona: Último asalto a la Liga

Real Madrid – FC Barcelona: Último asalto a la Liga

Este domingo (20:45h.) se disputa el Clásico. Un Real MadridFC Barcelona con la Liga Santander en juego. El conjunto de Zidane llega como favorito por su posición de liderazgo en la tabla clasificatoria con 3 puntos de ventaja y un partido aplazado. Además, las sensaciones de uno y otro conjunto son distintas tras la jornada Champions. Mientras el equipo blanco accedió a las semifinales tras ganar al Bayern, los de Luis Enrique no pudieron pasar del empate con la Juventus y quedaron eliminados. Sin embargo, un Clásico no entiende de tendencias, clasificaciones o rachas. Y a un partido, el Barça de Luis Enrique ha demostrado ser capaz de todo.

El Real Madrid es el próximo rival del Barcelona. Por fin, después de tantas jornadas de persecución, el equipo de Luis Enrique tendrá frente a frente a su eterno rival, actual líder de la Liga. El choque es totalmente decisivo para el título y el Real Madrid llega como favorito. Además, Neymar causará baja en el Santiago Bernabéu al no prosperar el primer recurso planteado por el Barcelona y que el TAD no se reuniera este sábado. Probablemente sea el primer Clásico en mucho tiempo en el que el Real Madrid llega con mejores sensaciones, pero el conjunto azulgrana tiene capacidad esta temporada, a un sólo partido, de ganar a cualquiera.

Una de las grandes incógnitas del encuentro será la forma en la que Luis Enrique sustituirá a Neymar en caso que el brasileño no juegue. Dos opciones serían las más socorridas. Por un lado, mantener el sistema 4-3-3 dando entrada a Paco Alcácer. Es el sistema más estable y no supondría grandes cambios de posición. Contra la Real Sociedad fue la opción elegida y Paco Alcácer hizo un gran partido. El único inconveniente es que de esta forma no quedaría ningún delantero en el banquillo.

Luis Suárez marcó dos goles en el Bernabéu la temporada pasada.

Luis Suárez marcó dos goles en el Bernabéu la temporada pasada.

Una opción más arriesgada sería cambiar el sistema a un 3-4-3 con Mascherano como tercer central. Sergi Roberto jugaría de interior y ayudaría en defensa cuando el Real Madrid atacara. André Gomes entraría por Rakitic para sumar centímetros en la defensa de los balones parados. La duda sería el sustituto de Neymar. En banda izquierda podría jugar Iniesta, como ya hiciera años atrás, o Denis Suárez. Esta variante conllevaría más riesgo, quedando en igualdad numérica con los delanteros blancos.

Sea cual sea el sistema el Barça tiene ante sí un gran reto. El Real Madrid es el líder de la competición y lleva una gran trayectoria esta temporada. En semifinales de la Champions League, el conjunto blanco puede dejar sentenciada la Liga si ganara el domingo, pues dejaría al Barcelona a 6 puntos y con un partido menos. Sin embargo, el equipo de Zidane no es inexpugnable. A pesar de haber ganado la mayoría de partidos, en muchos de ellos han recibido goles, incluso han tenido que realizar numerosas remontadas frente a rivales de poca entidad. Si el Barcelona es capaz de mejorar su rendimiento defensivo tendrá opciones de victoria en el Bernabéu.

Falta de Ramos a Messi. El de Camas debió ser expulsado en esta acción.

Messi liderará a un Barça sin Neymar. Imagen: www.sopitas.com

El Real Madrid recuperará a Bale para el Clásico pero en defensa no podrá disponer de Pepe ni de Varane, que pese a haber entrenado en las dos últimas sesiones no llegará a tiempo. Zidane alineará a Carvajal, Sergio Ramos, Nacho y Marcelo. En el centro del campo se protegerá con Casemiro, acompañado por los habituales Kroos y Modric. Y arriba jugará la BBC, con un Bale recuperado, Benzema que siempre juega los grandes partidos por delante de Morata y un Cristiano Ronaldo enrachado tras sus tres goles ante el Bayern.

Los de Luis Enrique deberán prestar atención a las subidas por banda de los carrileros blancos, en especial a Marcelo, que genera un buen revuelo en cada incorporación ofensiva que realiza. El mejor antídoto para ello es que el Barça se proteja a través de la posesión de balón. Si el Real Madrid defiende más que ataca tendrá que juntar líneas y Carvajal y Marcelo no podrán subir tan alegremente. Eso y no conceder faltas cerca del área, pues el equipo de Zidane es especialista en las jugadas a balón parado, con Sergio Ramos como protagonista.

El Clásico siempre se califica como el partido del siglo, pero realmente en esta ocasión la Liga está en juego. El Barça tiene una oportunidad, quizás la última, para engancharse al título. El reto es de altura, pero los hombres de Luis Enrique han demostrado ser capaces de grandes proezas a un sólo partido esta temporada. Ganar supondría no sólo una gran inyección de moral y tener a tiro la Liga sino que podría desestabilizar a un Real Madrid que tendrá un final de temporada ajetreado con las semifinales de Champions frente al Atlético de Madrid. El Barça le debe una alegría a su afición y qué mejor manera que ganando al eterno rival en el Santiago Bernabéu.

Comments

comments