Formarse y subir: los objetivos del Barça B

Formarse y subir: los objetivos del Barça B

El Barça B, dirigido por Gerard López, tiene esta temporada un objetivo claro: volver a la Liga 123. Tanto los jugadores como el cuerpo técnico saben que para el modelo de club, basado en la cantera, el filial del primer equipo debe estar en la categoría de plata del fútbol español. En este sentido la determinación es total y, de momento, la situación del equipo no podría ser mejor: es primer clasificado en el grupo 3. Sin embargo, los futbolistas azulgrana sufren las consecuencias de estar en Segunda División B y, además, ven como las posibilidades de subir al primer equipo son remotas.

Cuando el Barça B descendió de categoría el club tomó conciencia de la importancia de volver a la Liga 123. El Fútbol Club Barcelona se ha caracterizado por la utilización de la cantera como base de la cual nutrir de futbolistas al primer equipo y la Segunda División B no es, ni de lejos, un buen escenario para los jugadores que se encuentran en el final de su etapa formativa. Aquellos que hayan acudido al Mini Estadi últimamente lo sabrán bien. En esta categoría resulta muy complicado desarrollar la idea de fútbol que trata de inculcar el Barcelona, basada en la posesión de balón, protagonismo en el juego y acumulación de hombres en terreno rival para crear ocasiones de gol. La lucha física, la presión alta en todo el campo y el estado de los terrenos de juego se imponen a la creatividad en demasiadas ocasiones. Por ello se hace imperativo recuperar la categoría y que estos futbolistas puedan acabar su formación en la Liga 123.

Todo esto lo sabe perfectamente Gerard López, quien ha conseguido introducir matices en el equipo que le proporcionen “armas” con las que luchar en esta categoría. Por ejemplo, en el once titular son habituales dos extremos puros con velocidad y regate como Jesús Alfaro y Alberto Perea. Una vez les llega la pelota, ambos jugadores buscan encarar a su marcador, atravesar líneas defensivas y meter buenos centros al área. De forma complementaria, no es casualidad el perfil de delantero centro que tiene el Barça B en la plantilla. Dani Romera y, sobre todo, Marc Cardona, son delanteros de lucha, pelea y bien capaces de generarse ocasiones de gol por ellos mismos. Son grandes finalizadores de jugada, perfectos para este estilo de ataque.

Marc Cardona celebrando un gol con el Barça B.

Marc Cardona celebrando un gol con el Barça B.

Pero estos matices no desplazan, en ningún caso, al estilo general que desprende el equipo. El Barça B es un conjunto al que le gusta tener una alta posesión de balón y que busca una alta velocidad en su circulación, sacando la pelota desde atrás y protegiéndose con ella en los momentos difíciles. De hecho, los jugadores del filial azulgrana más reconocibles para el aficionado común del Barcelona son los centrocampistas. Gumbau, Kaptoum y Aleñà son poco a poco más habituales es los entrenamientos del primer equipo y son los encargados de mantener el sello Barça en el B. Buena visión, salida fácil de balón y proyección ofensiva son algunas de sus características.

Y en línea defensiva Gerard López ha impuesto el pragmatismo. Con una pareja de centrales contundente como la que forman Borja López y Rafael Giménez “Fali”, el Barça tiene un muro bien sólido. Y eso que Fali no es central puro y está cubriendo la baja por lesión de José Antonio Martínez, central zurdo con buen juego aéreo y gran salida de pelota. Esta parcela del campo es de las más nutridas, con un jugador también conocido por los aficionados al Barcelona como es Marlon, central brasileño que busca en el filial azulgrana catapultarse a la élite.

Moisés Delgado ocupa el lateral izquierdo en el Barça B.

Moisés Delgado ocupa el lateral izquierdo en el Barça B.

Los laterales cumplen a rajatabla los requisitos culés, ofreciendo profundidad, presencia ofensiva, velocidad y corrección defensiva. Destacan Sergi Palencia y Moisés Delgado, ambos titulares y el primero de ellos capitán del equipo. Precisamente estas semanas han tenido más revuelo mediático por la lesión de Aleix Vidal, hecho que parecía abrir las puertas del primer equipo a Palencia, quien ocupa el carril derecho. Sin embargo, Luis Enrique ha dado más opciones, aunque tampoco muchas, a Francisco José Perdomo “Nili”, quien últimamente ha perdido la titularidad en el B.

Finalmente, en portería prima la sobriedad y el buen manejo del juego con los pies de José Aurelio Suárez, habitualmente titular, y Alberto Varo, recientemente lesionado por unas cuatro semanas tras haber gozado de la titularidad en los últimos encuentros. Con todo, una plantilla capacitada para cumplir el propósito marcado: subir a la Liga 123. Para ello hay dos caminos: acabar primeros de grupo y ganar la eliminatoria a doble partido frente a otro primero de grupo o ganarse alguno de los otros dos billetes a la división de plata superando en eliminatorias a doble partido a todos aquellos equipos que hayan quedado entre los 4 primeros de cada grupo. Una misión complicada, especialmente si no se queda primero de grupo, pero que este equipo dirigido por Gerard López puede lograr gracias a la ambición y la calidad que atesoran sus futbolistas, cualidades que les han llevado a ocupar actualmente el primer puesto en la clasificación, con un punto de margen sobre el Alcoyano, que es segundo clasificado, y 10 sobre el Hércules, que es quinto y el primer equipo que no accedería a los PlayOff de ascenso.

Comments

comments