Así sí, Txingurri

El Fútbol Club Barcelona ha echado a rodar el balón de la temporada 17/18, y con ello el debut liguero de Ernesto Valverde. Fue un partido en el que habían muchas preguntas, y una de ellas era si el Barça podría tirar adelante a pesar de la salida de Neymar al PSG. Y no solo salió adelante, sino que lo hizo con un nivel sobresaliente. El técnico extremeño sorprendió a todos con un sistema inaudito en el Camp Nou: El 4-2-3-1 imperó la mayoría de los minutos en el que se enfrentaron a los verdiblancos. Esta era otra de las preguntas: ¿Podrán adaptarse bien si hay cambios de sistema? Lo hicieron, con una aclimatación excelente. Un doble pivote de altura y músculo (Busquets-Rakitic) y como media-punta un Sergi Roberto superlativo, formaron el triángulo de las Bermudas del conjunto culé. A pesar de que les costó comunicarse en el inicio de partido, conforme pasaban los minutos volvió el Barça de siempre. Dominador en gran parte del encuentro. Y más aún si están acompañados de 3 jugadores que le ponen ganas y calidad. Por una banda estaba el retorno del ilusionado Gerard Deulofeu. El de Riudarenes sorprendió a toda la afición que estaba presente ayer con el partido que hizo. Asistió en los dos goles que marcó el Barcelona, ayudó en más de una ocasión a la defensa culé cuando habían momentos apurados, recuperaba el balón y apenas perdió la posición. Un partido muy completo de un jugador que llama a la titularidad de Valverde.

Por otro lado estaba Paco Alcácer. El atacante valenciano tuvo ante sí una oportunidad de oro para demostrar que puede ayudar al Fútbol Club Barcelona y a Valverde. El de Torrent partió desde la ala izquierda como extremo y en ocasiones haciendo de segundo punta, para ayudar a que Leo Messi pudiera generar ocasiones de gol. Las ganas y la intensidad estuvieron en todo momento con el futbolista azulgrana, pero su actuación fue lejos de cuando estuvo en el Valencia. Discreto y tímido, no pudo dar gala del nivel que quiere mostrar tanto a la plantilla como a la afición. También se ha de decir que la posición que ocupó no fue la natural.

Y la guinda del ataque fue Messi. El futbolista rosarino se salió en cada jugada que tuvo el balón en los pies. Fue santo y seña del ataque azulgrana. Todas las ocasiones de gol pasaban por sus botas. Cada balón que recibía lo transformaba en peligro. Y los números no fallan: ¡Hasta cuatro veces se fueron sus disparos al palo! El juego y el tiempo lo dictaba el ’10’. Líder de su equipo, se echó el ’11’ a sus espaldas para poder empezar la Liga de manera satisfactoria. A pesar de no haber marcado, guió al Barça a la victoria.

Semedo sorprendió

Entre todos los jugadores que formaron el primer once de la temporada destacó el encuentro que disputó Nélson Semedo. El nuevo lateral portugués del Fútbol Club Barcelona fue el timón de la banda derecha. Incansable desde el inicio del partido y sin que se le acabaran las energías, fue muy peligroso en todo momento. Aunque le quedan muchas cosas por pulir (es su primer partido) el nivel mostrado por el jugador luso fue muy bueno. Su compromiso en defensa fue intachable. Mostró su rápida capacidad de reacción cuando se ha de atacar y cuando se ha de defender. Apenas perdió la posición, y eso hizo que Mascherano y Umtiti no tuviesen que multiplicarse para que no pasara de la defensa el peligro del Betis.

Mascherano-Umtiti, una zaga que recordó viejos tiempos

Ayer el centro de la zaga fue distinto. Tras las molestias que padecía Gerard Piqué el ‘Txingurri’ decidió apartarlo de la lista. Mascherano y Umtiti fueron los líderes de la defensa azulgrana. Una defensa que recordó a tiempos atrás en los que Masche y ‘Geri’ cogían el barco desde atrás. El central francés hizo uno de los mejores partidos y de los más completos desde que defiende la elástica del conjunto catalán. Ayudando en las transiciones defensa-medular, daba profundidad e iniciativa para no salir golpeando el balón hacia el cielo de Barcelona. Mostró la calidad que atesoran sus botas. Cumplió a la perfección en los balones que se enviaban por alto, pues las recuperaciones de él estuvieron en todo momento. Su compromiso fue total. Y acompañado de un defensa de altísimo nivel como es Masche, está claro que las tareas siempre salen fáciles.

Paulinho tendrá que esperar

De entre todos los futbolistas que conforman el primer equipo del Barça hubo uno que no pudo pisar el césped. Paulinho tuvo que estar desconvocado de la lista de Valverde. Unos asuntos burocráticos entre el Guangzhou y la entidad que preside Bartomeu hacen que se retrase el debut del carioca por el conjunto azulgrana. Todo pinta a que esta jornada que vendrá podrá empezar a jugar, si los asuntos legales no se retrasan. De momento, Paulinho Bezerra tendrá que esperar para demostrar al mundo que el Fútbol Club Barcelona acertó en su fichaje.

Sea como fuere, el Fútbol Club Barcelona empieza con el pie derecho el inicio de liga. A pesar de los cambios que hubieron en el sistema, la esencia no se perdió, y el control de los tempos fue total. El Txingurri respira aliviado sabiendo que ha superado la prueba de fuego. Y ante su afición. Fue la noche soñada para él. El técnico extremeño ha puesto la primera piedra a un proyecto que aspira a ganarlo todo. Y es que del Barça nunca se puede dudar.

Comments

comments