Un triunfo para no descolgarse

Un triunfo para no descolgarse

Sumar los 3 puntos en el Camp Nou frente al Valencia era de fuerza vital para un Barça que llegaba al choque con la derrota en Riazor todavía presente. Los azulgranas no tenían opción. Era ganar o ganar, y así ha sido tras el 4-2 definitivo.

El Barça saltó al verde muy enchufado y con el único objetivo de puntuar, pese a que el rival también mostró tempranas señales de no haber venido precisamente de paseo. Pronto llegaron las ocasiones para ambos bandos, aunque era el conjunto de Luis Enrique el que tuvo alguna opción más, que terminó por frustrarse gracias a una defensa valencianista muy bien replegada en su área. Y que rechazaba con acierto cada balón que amenazaba la portería de Diego Alves.

Por su parte, el conjunto ché también tuvo sus oportunidades, aunque algo más tímidas, y no fue hasta cumplida la primera media hora de juego cuando Mangala logró abrir la lata para su equipo gracias a un saque de esquina que desequilibró momentáneamente la balanza. El Barça sabía a ciencia cierta la importancia de ese gol en contra y no dejarse amedrentar era la clave para luchar por un triunfo que le permitiera seguir teniendo opciones de pelear por la Liga. En las botas de Luis Suárez estuvo la réplica culé apenas cinco minutos después, jugada que partió de un saque de banda que el uruguayo remató a puerta de forma pícara y que sorprendió a toda la defensa rival. Se establecía de esa forma el 1 a 1 en el marcador.

Luis Suárez empata el partido tras una jugada de pillo.

Luis Suárez empata el partido tras una jugada de pillo.

El empate dio al Barça un poco de aire y al borde del minuto 45, de nuevo Suárez fue protagonista al forzar un penalti, después de un agarrón de Mangala que terminó por enviarle a la calle. Messi fue el encargado de transformar la pena máxima y poner así a los azulgrana por delante en el marcador, alegría que poco duró, pues acto seguido, Munir volvió a igualar la contienda justo al filo del descanso.

La segunda mitad dio comienzo con un único dueño, un Barça que quería ganar el choque costase lo que costase y que avasalló la portería de Alves con insistencia. Una labor que terminó por dar sus frutos con un gran gol de Messi, al lograr abrirse un hueco por donde no lo había. Desde ese momento y con un hombre menos sobre el terreno de juego, el Valencia apenas creo peligro y se acomodó en sus labores defensivas, frente a un rival que buscaba cerrar el partido cuanto antes, pese a que no terminaba de acertar.

Al Barça se le veía motivado, disfrutaba de cada jugada, a pesar de que la ventaja era mínima y de que el partido se mantenía abierto. El Valencia por su parte parecía haber arrojado la toalla de manera clara y los catalanes aprovecharon su superioridad para poner el 4-2 definitivo en el electrónico. André Gomes fue el autor del tanto que daba el choque por sentenciado, después de un gran pase de Neymar, que le permitía estrenarse como goleador desde su llegada al Barça y desquitarse de alguna forma de las críticas recibidas por su rendimiento intermitente.

André Gomes se estrena como goleador del Barça tras una fantástica jugada de Neymar.

André Gomes se estrena como goleador del Barça tras una fantástica jugada de Neymar.

Con este resultado y con el buen juego mostrado en el Camp Nou, el conjunto culé continua vivo en la pugna por el título liguero y se mantiene firme en su lucha por volver a lograr otro ansiado triplete que a final de temporada, resultaría la mejor despedida para Luis Enrique.

Comments

comments