Convirtiendo Ipurúa en un fortín

Y ya van 18 puntos en lo que va de liga, mejor dicho, 18 PUNTAZOS, y sin contar los que nos hemos ido dejando por el camino. 18 puntos de los cuales 13 han sido en Ipurúa, un estadio que pone contra las cuerdas a los rivales, sean quienes sean.

Hoy no ha sido un partido en el que se pueda resaltar la intensidad del equipo durante los noventa minutos del partido, puesen el último cuarto de hora hemos estado más bien contra las cuerdas. Pero eso no quita que hayamos sido superiores a otro rival europeo más. Otro continental que no ha sabido manejar el partido y que se ha visto empequeñecido ante nosotros.

Puede que sea por las bajas de sus referentes en ataque, no lo descartamos, pero un equipo de competiciones europeas tiene que tener un fondo de armario y, su entrenador, saber manejarlo. El equipo de suplentes del Celta no salieron a darlo todo de sí desde el primer minuto, y los armeros salieron fuertes, con su característica presión, desde el primer minuto.

Primera parte

Lo ya dicho, el equipo vasco salió con una presión altísima que el conjunto gallego no supo contener. Ya en el minuto dos Sergi Enrich avisó con un tiro desde la frontal que Rubén supo desviar bien. Pero los vigueses no supieron reaccionar y, en el minuto nueve, tras un remate de cabeza al larguero de Adrián, Fran Rico anotaría el único gol del partido. Y no cualquier gol, no, el centésimo gol del Eibar en Primera División. Un gol que va a quedar para el recuerdo seguro.

Los armeros siguieron llegando y teniendo oportunidades, y, si Sergi Enrich no acaba de meterse en el partido, ya está Adrián para sustituírlo. El centrocampista pareció, durante todo el partido, un delantero puro, llegando a tener 5 ocasiones. La suerte no le acompañó y no pudo transformar ninguna, pero los desmarques y tiralíneas que hizo durante los 90 minutos le han demostrado a Mendilibar que es un recambio perfecto para cualquiera de los delanteros.

Llegando al filo del descanso, los celestes parecieron dar un paso al frente para intentar dominar un poco más el balón, pero no consiguieron crear ocasiones reales de peligro.

Segunda Parte

Tras el descanso, la charla del ‘Toto Berizzo’ era la única esperanza para los aficionados gallegos, que veían como su equipo no era capaz de crear peligro en la portería de Asier Riesgo. Y, la charla, no surtió efecto.

Sí, parecía que los celestes salían más enchufados, con más ganas de llevarse el partido que en la primera parte, pero no fueron capaces de penetrar el bloque defensivo armero. Con el marcador a favor, la mentalidad del Eibar era clara: asegurar los 3 puntos como fuese. Y así lo hicieron, conteniendo todos los ataques gallegos e intentando sentenciar el partido con contraataques.

Con la entrada de Pione Sisto y John Guidetti, el Celta pareció coger más fuerza y, en el último cuarto de hora, el Eibar estuvo contra las cuerdas. Incluso se reclamaron dos penaltis para el Celta de Vigo. Riesgo derribó a Bongonda, cuando el belga ya había desplazado el balón, pero el colegiado no indicó nada.

Llegando al final del partido, quien perdió los estribos fue el técnico argentino. Berizzo no paraba de protestar y quejarse al árbitro, y este le acabó expulsando.

Juan Nicolás Castro

Juan Nicolás Castro

Estudiante de 4° ESO, redactor gallego sobre la Sociedad Deportiva Eibar, el Deportivo de La Coruña y el RCD Espanyol. Informando desde los 14 años ;)
Juan Nicolás Castro

Comments

comments