El sub23 y los dolores de Africa

El sub23 y los dolores de Africa

En días dolorosos para el fútbol africano por la desaparición de Mwepu Ilunga y los problemas familiares que sufre Emmanuel Adebayor, igual la pelota siguió rodando en este bello continente.

Botswana, Ruanda y Ghana pasaron la primera ronda eliminatoria para la Copa Africana de Naciones sub=-23 de Senegal, que clasificará tres equipos para el torneo masculino de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. El 2 de mayo Ghana había goleado 5-1 a Liberia de visitante en su propio país, en el estadio Tamale Stadium de Tamale, porque su rival es uno de los afectados por el ébola; como ya habían ganado 2 a 0 la ida, estarán en la ronda siguiente enfrentando a Congo. El 9, Botswana fue a Nairobi con un 3-0 de ventaja, pero Kenia no se rindió y lo goleó 4 a 1, con un triplete de Michael Olunga (que no estuvo en Lobadze por compromisos personales) y uno de John Njoroge. Pero el gol de Omaatla Kebatho de visitante les dio a las Cebras una difícil clasificación en el Myayo National Stadium. Y el domingo 10, Somalía y Ruanda igualaron 1 a 1 (goles de Songa Isaie para los ruandeses y empate a los 75 minutos de Abbas Muhammad), por lo que los segundos, vencedores en Kigali 2 a 0, avanzaron a la segunda ronda, en un encuentro finalmente disputado en el Stade du Ville de Djibouti, el pequeño territorio vecino a Somalía, por razones de seguridad dados los problemas en Mogadiscio, capital somalí. De esta forma, quedaron conformados los encuentros de la segunda fase. Ruanda jugará con Uganda, Botswana con Zambia, Ghana con Congo, Sierra Leona-con Camerún, Mauritania con Malí, Zimbabwe con Swazilandia y Túnez con Sudán.

Por otra parte,Yaya Touré participó en la nueva campaña de la FIFA contra la discriminación, quien presentó un nuevo sistema de vigilancia para detectar actos racistas en partidos, que pondrá en práctica en las eliminatorias del Mundial Rusia 2018. Níger contrató al marfileño François Zahoui como nuevo entrenador con la mira puesta en volver a la Copa Africana de Naciones (que jugó en 2012 y 2013) y donde su flamante técnico llevó a su país al subcampeonato en aquella final perdida por penales con Zambia (0-0 y 7-8 por tiros desde el punto del penal) en Gabón y Guinea Ecuatorial 2012; Zahoui reemplaza al alemán Gernot Rohr, que renunció en octubre de 2014 tras no poder clasificarse a la CAN de Guinea Ecuatorial 2015 y luego de muchos años en el banquillo de los Menas, que disputarán el pase a la de Gabón 2017 en el grupo .K junto a Namibia (con qien debutarán en junio), Senegal y Burundi. Los directivos del Ministerio de Deportes pretendían uno local, pero al no conseguirlo optaron por alguien con experiencia y resultados como Zahoui, que intentará convencer a Moussa Maazou, principal figura del equipo, que hace poco anunció su retiro del mismo.

Y la marca de ropa deportiva AMS Clothing, con sede en Australia, será la proveedora de Ruanda, según un comunicado en su sitio web oficial; ya lo había hecho con Sierra Leona y Sudán del Sur, en el contexto de una campaña para apoyar al fútbol del continente, tanto a clubes como a selecciones.

UNA SEMANA DE DOLORES

El viernes 8 de mayo, el ex defensor Mwepu Ilunga dejó este mundo a los 66 años debido a una larga y penosa enfermedad en Kinshasa, República Democrática del Congo, en el hospital St. Joseph Limete. Mwepu (el número 2 de Zaire en el Mundial de Alemania 1974, y que fue en la última CAN de Guinea Ecuatorial 2015 el encargado de seguridad de su selección) fue campeón con su país, en ese momento llamado Zaire, de la Copa Africana de Naciones en Egipto en 1974 y ese mismo año participó con el primer equipo del Africa Negra en un Mundial, el de Alemania, donde fueron derrotados en los tres partidos con Escocia (0-2), Yugoslavia (0-9) y Brasil (0-3). Justamente fue Ilunga quien realizó aquella jugada de patear la pelota lejos en un tiro libre para Brasil, la cual quedó para la historia de la Copa del Mundo. En enero, en una entrevista con el periodista Francisco Ortí, de la revista digital de España El Enganche, afirmó: “Antes del partido contra los brasileños unos hombres vinieron a hablar con nosotros. Se presentaron como la guardia presidencial de Mobutu. Él les había enviado para mandarnos un mensaje. Cerraron el hotel para asegurarse que no hubiera testigos y nos amenazaron. Nos dijeron que si perdíamos por cuatro goles o más ante Brasil, ninguno de nosotros podría volver a casa (…) Lo hice a propósito. Por supuesto que conocía las normas del juego. ¿Había jugado muchos años al fútbol antes de ese partido, sabes? ¿Cómo demonios iba a no saber las reglas?”, le preguntó enojado Ilunga a Ortí a principios de este año. Fue un acto de rebeldía. Un grito contra su gobierno. “Los jugadores brasileños se reían, pensaban que era divertido. Los aficionados también. Me sentía muy enfadado con ellos en ese momento. No sabían la presión que estábamos sufriendo nosotros como para que encima tuviéramos que aguantar sus burlas. Fuemuy doloroso”, dijo apenado. Y concluyó: “Parece que yo le haya hecho algo malo a mí país y me obligan a vivir en estas condiciones” .Es que Mwepu Ilunga murió en la miseria y pasando necesidades. Luchó junto a sus compañeros mundialistas por una prima de 500 dólares mensuales en reconocimiento por su participación en el Alemania 74. Sólo la cobraron cuatro meses: octubre y noviembre de 2011 y mayo y junio de 2013. Su club TP Mazembe hoy lo recuerda en su página oficial como una de sus glorias y todos los amantes del fútbol congoleño y africano lo recordarán por siempre, y no sólo por aquella jugada ante Brasil.

El ‘famoso’ despiste de Ilunga. DEP.

 

 

Otro drama es el que vive el gran Emmanuel Adebayor.

Un crack, con problemas familiares muy severos.

 

El delantero de Togo, actualmente en el Tottenham Hotspur de Inglaterra, ha denunciado a través de su cuenta de Facebook que su familia lo ha extorsionado y le ha robado gran cantidad de pertenencias y objetos valiosos suyos para ganar dinero, como ahora lo hizo con su hermano Rotimi, a quien acusa de haberle sustraído las camisetas del desaparecido camerunés Marc-Vivien Foe y otra de Zinedine Zidane, al igual que una joya de Cartier valuada en 45. 000 euros que Emmanuel le regaló a su madre cuando daba sus primeros pasos en el Metz francés y que Rotimi le quitó a su madre y luego vendió junto con dos amigos por 800 euros. Lo mismo le sucedió con el robo de 21 teléfonos celulares que había comprado para compañeros de un equipo al que ayudó a entrar a Rotimi, uno de ellos el hijo del arquero mundialista camerunés Jacques Songo´o, y con una bolsa de botines que había recolectado para los más necesitados de Togo que su hermano vendió en Hedzranawoé, un famoso mercado público del país. Las denuncias incluyen a su madre, su hermana Yabo, su hermano Kola (quien se hace llamar “el padre de la familia”) y otros miembros de la familia, a quien por años se encargó de sostener económicamente. «Todavía estoy vivo y ya han repartido todos mis bienes para cuando me muera», afirmó recientemente. Pero sobre todo Adebayor lamentó la pérdida de las camisetas de Foe y Zidane: La camiseta de Foé la intercambió con el camerunés en la CAN 2002 y la tenía guardada en Togo, pero su hermano la vendió. Mismo final tuvo la casaca de Zidane que había cambiado con el francés en un duelo de Champions League. Lamentable para un grande del mundo. A pesar de estos dolores y otros como el ébola, la malaria o la violencia, por suerte el fútbol africano sigue rodando.

Comments

comments