“Amigo, compañero, talento, sonrisa”

“Amigo, compañero, talento, sonrisa”

Con estas palabras que nuestro piloto español Fernando Alonso twitteó en memoria de su querido compañero abrimos este artículo. Si hace unos días recordábamos la figura de James Hunt, hoy no podemos olvidarnos de otra persona muy querida para el mundo de la Fórmula 1. Este piloto venía en progresión ascendente desde las categorías inferiores, tanto GP3, como GP2, hasta que llegó al gran circo de la mano de Ferrari. Eso sí, como el primer equipo tenía a sus pilotos titulares, era una lástima perder tanto talento, y le dieron un asiento en Marussia. Disputó dos temporadas en Fórmula 1, no llegando siquiera a completar esta última, la del año 2014. Hablamos de un piloto francés, que un año después de que nos dejara, aún la gente lo recuerda con cariño. Este joven talento era: Jules Bianchi.

Estaba llamado a ser el próximo que le diera un título mundial a Ferrari, el próximo gran triunfador de la Fórmula 1.

Jules con el Lotus ART

Jules con el Lotus ART

Todos sabían lo bueno que era, y lo bien que lo hacía. Recordemos la hazaña que logró en el Gran Premio de Mónaco en el año 2014, consiguiendo puntuar por primera vez para Marussia. Al estar en un equipo mediocre, apenas se le veía por televisión, pero ahí estaba siempre con su MR03. ¿Qué se le pasó por la cabeza a la FIA en Suzuka? ¿No se les rompe el alma cuando se acuerdan de la vida que se quedó en la curva Dunlop?

Una lluvia torrencial, tantos litros de agua como lágrimas que se vertieron en su funeral en Niza. Un coche aparcado en una curva, una grúa, y el desenlace que todos conocemos. Porque aunque nos doliera pensarlo, la vida de Jules se había acabado en ese momento. El daño ya estaba hecho, pero teníamos fe de que se recuperase, su familia tenía esperanzas, y nunca las perdió. Siempre mostraban su apoyo a los fans, y a las personas que lo visitaban y se acordaban de su hijo. Hasta que el francés dio su último respiro, todos queríamos volver a verle en las pistas, junto a Sebastian Vettel, el que hoy sería su compañero de equipo.

Gran Premio de Mónaco 2014

Gran Premio de Mónaco 2014

No se veía un accidente tan trágico en este deporte desde el año 1994, cuando Ayrton Senna nos dejó en la curva de Tamburello. Por ello, este acontecimiento, ha sido el primero en la vida de muchos aficionados, que como yo, aun lloran y se recuerdan con mucha tristeza.

No está justificado que se diga que la esencia de este deporte está en la idea que se jueguen la vida, no es ese el encanto de la Fórmula 1. El encanto está en que lo demás crean que te juegas la vida, pero tú tienes la certeza de que no te la estás jugando, porque a tu alrededor hay la suficiente tecnología para salvarte y mantenerte sano y salvo. Recordemos a Alonso en Australia, o hace unos días a Ericsson en Silverstone. Pero contra lo que no se puede luchar, es contra una FIA que es capaz de lo peor, y lavarse las manos.

Jules, siempre vas a tener un hueco en el corazón de los aficionados. Muchos, por no decir todos, queríamos verte triunfar, porque te lo merecías, porque nos regalaste unas carreras increíbles en las categorías inferiores, y porque por encima de todo, era tu sueño.

JB17CIERRE

Javier Nieto

Apasionado de la Fórmula 1 y los coches en general. Cádiz.

Latest posts by Javier Nieto (see all)

Comments

comments