Mónaco-Dortmund: La vuelta de la locura

El partido de ida entre el AS Mónaco y el Borussia Dortmund nos dejó gratas sensaciones tanto dentro como fuera del terreno de juego. En lo futbolístico por la cantidad de espectáculo generada en el 2-3 y en lo extradeportivo por la hospitalidad de los aficionados del Dortmund dando cobijo a los del conjunto monegasco y la solidaridad de estos últimos.

El encuentro del Signal Iduna Park se disputó un día más tarde de lo previsto tras el atentado al autobús de los locales, el cual afortunadamente se saldó sin muertes ni heridos de gravedad. Tan solo Marc Bartra tuvo que ser hospitalizado y ya ha recibido el alta. El suceso obligó a postponer la contienda y, en consecuencia, a los aficionados del Mónaco a quedarse un día más en Dortmund. Nada más conocer la noticia, los seguidores del club monegasco empezaron a gritar el nombre de su equipo rival, mostrando de este modo su apoyo por lo que acababa de ocurrir. Por su parte, los del equipo aurinegro hospedaron en sus casas a los del contrincante, mostrando una solidaridad mútua que se ve poco a día de hoy en el panorama futbolístico.

En cuanto a lo deportivo, el partido fue una verdadera locura. Muchas ocasiones y muchos goles en una contienda que, no obstante, no debería haberse jugado. Tal y como relató Thomas Tuchel, entrenador del BVB, hubo jugadores que salieron a jugar con náuseas y con un estado anímico inadecuado por lo que había ocurrido hacía unas horas, aún no habían digerido lo cerca que habían estado de la muerte. Es por ello que en el primer tiempo se marcharon con un marcador adverso de 0-2, que pudo ser mayor si Fabinho hubiese transformado el penalti. Una pena máxima que no debería haberse señalizado, del mismo modo que el primer gol del Mónaco tampoco debería haber subido al marcador, puesto que fue en claro fuera de juego. Por si las cosas no fuesen suficientemente mal, el segundo gol de los monegascos fue en propia portería de Sven Bender, quien despejó hacia su propio arco sin que Roman Bürki pudiese reaccionar.

En la segunda parte Ousmane Dembélé recorto diferencias, pero Kylian Mbappé aprovechó un mal pase de Lukasz Piszczek para presentarse solo ante el guardameta local y definir con un gran golpeo a la escuadra. Shinji Kagawa anotó el segundo para su equipo después de haber perdonado una gran ocasión en el primer tiempo, estableciendo el definitivo 2-3. Pierre-Émerick Aubameyang tuvo una oportunidad inmejorable para marcar el gol del empate en el descuento, pero el cabezazo a bocajarro se le marchó alto.

El partido fue claramente dominado por los hombres de Thomas Tuchel, pero los contragolpes de los de Leonardo Jardim fueron letales y muy bien aprovechados. La mejor noticia para los aficionados del Dortmund es que Marco Reus, su hombre más destacado en ataque cuando está disponible, podrá jugar el envite de vuelta para creer en la remontada. De bien seguro volveremos a tener un choque donde ambos equipos explotaran sus armas y buscarán ser la cenicienta de las semifinales de la UEFA Champions League. El mismo miércoles se decidirá quien pasa en la eliminatoria entre la Juventus y el FC Barcelona. Para cuando se dispute la cita, ya se conocerán los ganadores de los cruces Bayern München-Real Madrid y Atlético Madrid-Leicester City.

Comments

comments