Tres torres mejor que cuatro

Tres torres mejor que cuatro

Ha cambiado algo en el Barça. Desde la marcha de Dani Alves, el conjunto azulgrana sufre mucho desde el costado derecho. Sergi Roberto  ha cumplido en la posición, pero se ha visto superado ante rivales de envergadura como Julian Draxler en la eliminatoria del PSG. Esto, unido a la lesión de Aleix Vidal, ha hecho replantear a Luis Enrique el esquema de su equipo.

Está claro que en este curso 2016-2017 el Barça estaba sufriendo mucho en los laterales y había perdido el control en el centro del campo por momentos. Tampoco Jordi Alba está en su mejor momento y para el lateral izquierdo no hay recambio posible. Pero un simple cambio de Luis Enrique y Juan Carlos Unzué parece haber solucionado estos problemas.

El Barça hizo aguas en Riazor. FOTO: sepakbola

La defensa de tres ha dado grandes resultados en los últimos partidos (4 victorias vs Atleti, Sporting, Celta y PSG), con un bagaje de 19 goles a favor y 3 en contra. El siguiente partido, el técnico asturiano volvió a utilizar una defensa de cuatro con los habituales en la temporada. El resultado, una nueva derrota en Riazor que vuelve a sembrar la duda en cuanto a los laterales.

19 goles a favor y 3 en contra en 4 victorias con la defensa de tres

Cruyff utilizaba este sistema muy a menudo con el “Dream Team” de Romário, Stoichkov y Koeman. Recurría a un planteamiento muy agresivo. Guardiola también usaba este sistema, con Dani Alves como carrilero y Abidal con Piqué y Puyol daban el equilibrio defensivo. El brasileño se sumaba al ataque constatemente.

El 3-4-3 de Luis Enrique introduce un mediocentro por un lateral y deja una defensa compuesta por tres centrales. Mascherano, Umtiti y Piqué estuvieron colosales ante el PSG y puede que sean de la partida para los encuentros trascendentes. Los cuatro mediocentros le han dado más control de balón y facilidad para acudir con más hombres a la presión.

La mano de Luis Enrique ha dado un golpe de efecto en el conjunto culé. Veremos si al final de temporada el asturiano recoge sus frutos.

Comments

comments