Madrid y Olympiacos se vuelven a citar en la gran final

Madrid y Olympiacos se vuelven a citar en la gran final

Al igual que hace dos años en Londres, el Madrid y el Olympiacos se volverán a ver las caras en la gran final del baloncesto continental.

Las semifinales nos dejaron a un Madrid muy superior al Fenerbahce, especialmente en la primera parte y un intenso duelo entre CSKA y Olympiacos, donde los griegos se volvieron a llevar la tostada con unos últimos minutos llenos de magia del gran Spanoulis.

A continuación analizamos lo ocurrido en ambas semifinales:

R Madrid 96 – 87 Fenerbahce

Más de 12000 personas en el Barclaycard Center de Madrid, pero con un gran número de aficionados turcos con sus camisetas del Fenerbahce en la grada.

Laso dio la primera sorpresa al salir con Carroll de inicio y encomendarle la misión de defender a Goudelock.

En los primeros compases mejor los turcos logrando puntos a través de sus pivots y defendiendo bien y con intensidad, además pronto cometió dos faltas Felipe muy pronto. En cualquier caso no tardo en reaccionar el Madrid de la mano de un gran Ayón y con cinco puntos consecutivos de Rudy. Así las cosas primer periodo de tanteo e igualado 20-21.

El segundo cuarto fue sin duda la clave del partido, con un huracán de juego blanco y un parcial de 35-14.

Con Rodríguez dirigiendo a la perfección, Ayón haciendo una primera parte perfecta, Nocioni jugando de lujo, con gran intensidad y defendiendo hasta desquiciar y sacar totalmente del partido a Bjelica (MVP de la competición) y el equipo anotando con grandes porcentajes. Obradovic no encontraba manera de parar el vendaval de los de Laso, que tras lograr varios puntos en la pintura, empezó con el recital de triples, especial mención al acierto de Rivers, y además de los grandes porcentajes y el buen juego, el Madrid se marchaba al descanso sin perder ni un solo balón, lo cual tiene aun más merito teniendo en cuenta su ritmo de juego. 55-35 al descanso.

En el inicio de la segunda parte el conjunto español no dejo al rival meterse en el partido y empezó con dos triples hasta lograr una ventaja de hasta 27 puntos.

Fue en ese momento de partido cuando los turcos empezaron a buscar los altercados, las peleas, las faltas, etc… lo cual descentro un poco al Madrid que se atranco durante unos minutos y permitió que la ventaja descendiera hasta los 14 puntos, finalmente 17 arriba tras tres cuartos y muy muy cerca de la tercera final consecutiva.

Ayón y Nocioni claves en el triunfo blanco.

Ayón y Nocioni claves en el triunfo blanco.

El último cuarto sirvió para ver más juego duro de los turcos y sobretodo como maquillaban el resultado y las estadísticas en los últimos minutos, sobretodo Goudelock que anoto compulsivamente en los últimos minutos del partido. Pero el Real Madrid realizo un gran partido, domino el ritmo del partido, estuvo muy acertado en el tiro, busco puntos de sus pivots, defendió y jugo con gran intensidad y por ello se llevo el triunfo por 96-87.

En cuanto números hay que destacar a Gustavo Ayón con 18 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias y 3 robos para 30 de valoración, impresionante su partido. Si le dan balones, sin duda un pivot que puede aportar muchisimo.

Nocioni fue el otro nombre de la noche con 12 puntos, 18 de valoración y una defensa y una intensidad fundamental, además de un tapón para cerrar el tercer cuarto impresionante.

También destacar a Llull con 12 puntos y 9 asistencias, Rodríguez con 13 puntos y 7 asistencias, Rudy con 12 puntos y 4 asistencias y a Rivers con 17 puntos y 5 de 6 en triples.

El Madrid jugará su tercera final consecutiva.

El Madrid jugará su tercera final consecutiva.

Por los turcos Goudelock anoto 26 puntos pero la mayoría en los últimos minutos con el partido ya decidido. Vesely con 20 puntos y 31 de valoración si realizo un gran partido.

De esta manera el Madrid jugará su tercera final consecutiva y buscará al fin su noveno título tras las dos finales perdidas estos años y delante de su público.

CSKA Moscú 68 – 70 Olympiacos

Impresionante semifinal, muy apasionante y decidida en los últimos instantes y con un claro protagonista, el señor Vassilis Spanoulis, que tras una primera parte desastrosa con 0 de 11 realizo un buen último cuarto y unos tres últimos minutos antológicos y mágicos dando la victoria a su equipo.

Por tercera vez en cuatro años se cruzan estos dos equipos en la Final Four, por tercera vez los rusos parten como grandes favoritos y por tercera vez los griegos acaban ganando.

La primera parte fue muy igualada, con los rusos llevando la iniciativa casi siempre pero con ventajas cortas. Pese a esas ventajas del CSKA, el partido tenía un ritmo lento, que le interesaba mucho a los griegos. Olympiacos domino sorprendentemente el rebote e hizo mucho daño con el rebote ofensivo, pero en esa primera parte los rusos lo compensaban sacando muchos más tiros libres.

En esa primera mitad empate entre las grandes estrellas, Teodosic cero puntos y 4 balones perdidos y Spanoulis 2 puntos, cero canastas y haciendo un partido desastroso, pero pese a ello solo 3 abajo los griegos al descanso. Vaya equipo más experto y que difícil es sacarlos del partido.

DeColo con una buena racha y un CSKA más centrado y con Teodosic enganchándose al encuentro abrieron brecha en el marcador, pero una vez los griegos se agarraron al choque y se mantuvieron en una distancia salvable, en gran medida gracias al rebote ofensivo y a una buena defensa.

Spanoulis decidió aparecer en el partido y anotó un triple cuando el equipo perdía de 9 y parecía irse del partido. Desde ese momento Olympiacos reacciono y empezó a defender aun mejor y al CSKA se le apagaron todas las luces y le aparecieron los fantasmas del pasado.

Con 1:58 por jugar Spanoulis anotaba otro triple y ponía por primera vez en muchos minutos a los suyos por delante, uno arriba. Fallo del CSKA y super canasta de Spanoulis por delante de Vorontsevich y tres arriba para los suyos. Una canasta de Weems empataba el partido con 31 segundos por jugar y balón para los griegos. La bota Spanoulis con DeColo delante, con el que había mantenido varios roces durante todo el partido, y con un paso atrás lateral cuela un triplazo que casi sentencia el partido, intercambio de faltas y tiros libres que concluyen con Oly 2 arriba y última bola tras rebote defensivo de CSKA, que se hace un lio apenas logran pasar campo y ni tiran a canasta.

El tiro de la leyenda para tumbar al CSKA.

El tiro de la leyenda para tumbar al CSKA.

Si Spanoulis y Olympiacos lo volvían a hacer, volvían a tumbar a CSKA y jugaran su tercera final en cuatro años.

Al final fueron 13 puntos de Spanoulis pero cuando más importan, destacar los 14 y 8 rebotes de Printezis y los 10 de Sloukas.

En CSKA nueva Final Four floja de Teodosic y los mejores DeColo con 18 y Kaun con 11.

Por tanto el domingo tendremos nuevo campeón de Europa en Madrid, la final la disputaran los dos mejores equipos del último lustro, el Madrid con su tercera final consecutiva y buscando al fin el título y el Olympiacos que ya ha ganado dos en los últimos tres años.

Ivan Devesa

Ivan Devesa

Amante del deporte en general y del Real Madrid y los Spurs en particular.
Ivan Devesa

Latest posts by Ivan Devesa (see all)

Comments

comments