Guía Copa Confederaciones 2017: Chile “Reinar fuera de Sudamérica”

Chile aterriza en Rusia con todo. Su objetivo, ganar fuera de las fronteras sudamericanas. Y lo pretende hacer en un torneo, que quizás no sea tan llamativo ni tan importante como un Mundial, pero que siempre alberga a grandes selecciones, como puede ser en esta ocasión Portugal y Alemania. Y aunque ya hayan demostrado su competitividad y valía, la Copa Confederaciones puede suponer dar un gran golpe sobre la mesa. Analizamos a la Roja.

 

Chile llega a la Confederaciones como campeona de la Copa América. Pero ojo, de las dos últimas, ya que hay que recodar que la Copa América, la habitual, se celebró en 2015, donde ganó su primer campeonato internacional en su casa frente a Argentina en la tanda de penaltis -esta es por la que se clasificó-, y al año siguiente, en Estados Unidos se iba a celebrar la Copa América Centenario, donde Chile iba a repetir campeonato, otra vez frente a Argentina, y otra vez en una tanda de penaltis. Visto así se podría decir que les hizo ganar la suerte, y si, esta tuvo que ver, como en todas las tandas de penaltis, pero esto fue un factor mas sumado a todo el trabajo que se había llevado a cabo en la selección chilena desde la llegada de Marcelo Bielsa.

Chile levanta el título que le daba la clasificación a la Copa Confederaciones.

Chile levanta el título que le daba la clasificación a la Copa Confederaciones.

Dudas, el conjunto de Antonio Pizzi llega con dudas a Rusia. Teniendo en cuenta los tres último partidos jugados, las estadísticas no están a su favor. Un partido ganado frente a Burkina Faso (3-0), rival bastante inferior, un empate frente a la anfitriona Rusia (1-1), y una derrota frente a Rumanía  (3-2), aunque también hay que decir que han habido rotaciones en estos tres partidos. Chile llega con todo, no se ha dejado ningún jugador importante exceptuando Valdivia, jugador clave para Bielsa y ojos de Sampaoli en el campo.

 

Desde la llegada de Marcelo Bielsa, Chile se ha caracterizado por tener rasgos propios del Bielsismo. Con el loco empezó un proyecto que años mas tarde ha dado sus frutos, donde la guinda fueron los dos sudamericanos seguidos, pero que la competitividad que habían mostrado en los dos últimos mundiales era digna de elogiar y de tenerla en cuenta. Selecciones como España la sufrieron. Un equipo incómodo al que enfrentarse, kamikaze en la presión y letal arriba, su objetivo prioritario es el ataque. La selección se ha ido transformando a lo largo de los años y con el paso de los entrenadores, los jugadores, prácticamente, han sido los mismos, lo que habla muy bien de esta generación. Al principio, con Bielsa, era un equipo mucho mas vertical donde la presión, como en todo equipo bielsista, se hacía en un 1×1. Jorge Sampaoli, que es el alumno bielsista mas aventajado, supo dotar al equipo de la pausa que necesitaba, convirtiendo a Valdivia en un jugador fundamental. Tras la renuncia de el técnico de Casilda llegó Pizzi, que ha sabido llevar el estilo que dejaron sus antecesores, consiguió ganar el segundo título de la historia para Chile. Chile escasea en altura y en centrales, Medel, que es mediocentro, se ha convertido en el central fijo para la Roja, en las jugadas de estrategia le pueden generar mucho peligro, aunque si en algo no escasea es en inteligencia táctica. Jugadores como el propio Marcelo Díaz o Aránguiz son dos jugadores imprescindibles para el juego del equipo.

 

Una de las piezas fundamentales para Chile, Aránguiz.

Una de las piezas fundamentales para Chile, Aránguiz.

Si alguien ha contribuido a los éxitos de Chile han sido dos jugadores, Vidal y Alexis. Sampaoli lo dejó claro con el primero en la polémica de la Copa América 2015. A pesar del escándalo, el técnico argentino decidió no apartarlo del equipo diciendo que era un jugador fundamental para ganar el campeonato. Un jugador propio de la selección chilena, un jugador que la caracteriza tal y como es, un jugador kamicaze. Un mediocentro completo, capaz de robar, organizar aunque no sea su mejor virtud, y llegador. Le sobran dos bombonas de oxígeno por partido, su pega, que a veces no es capaz de controlarse. El otro crack de esta selección es Alexis Sánchez. Ajeno a todos los rumores que circulan sobre su salida del Arsenal, el “niño maravilla” intentará hacer que Chile levante otro título. Voluntarioso y con calidad, un jugador con dos características que cualquier entrenador querría tener. Además de decisivo. Y si no, que se lo pregunten a Wenger y al Arsenal.

Los dos jugadores mas peligrosos de Chile. Alexis y Vidal.

Los dos jugadores mas peligrosos de Chile. Alexis y Vidal.

Dos títulos en dos años, y los chilenos quieren más. Ahora un trofeo que nunca han disputado, pero que se presentan como una de las favoritas. Ganárselo a selecciones como Alemania o Portugal puede ser un gran golpe de efecto, y competitividad siempre han mostrado contra los grandes. Pase lo que pase, las semillas del bielsismo ha dado sus frutos.

 

Comments

comments