El submarino fijará su propio rumbo

El submarino fijará su propio rumbo

El Villarreal hizo méritos suficientes para lograr un mejor resultado del que finalmente consiguió en el último partido disputado en el Estadio de la Cerámica contra el Deportivo de la Coruña. Ambos contendientes acabaron empatando a cero, un resultado que a la postre les sirvió a ambos contendientes para mantener sus objetivos.

Antecedentes

El equipo groguet sabia antes de comenzar su partido, que en la disputa por la quinta plaza de la clasificación con Athletic y Real Sociedad, disponía de una pequeña ventaja que le hacía depender de sí mismo para jugar la próxima edición de la UEFA Europa League de manera directa, y sin necesidad de jugar la previa.

El objetivo entonces estaba claro, jugar con esa ventaja y a ser posible ampliarla, para llegar a la última jornada con ese hándicap a su favor. Para ello tenía que ganar al Depor y esperar a ver que hacían sus rivales en esta disputa.

Los gallegos también se la jugaban, puesto que matemáticamente no estaban salvados, y en caso de perder y dependiendo de lo que hiciese el Sporting se podía meter en la pomada del descenso en la última jornada.

Para la disputa de este encuentro Fran Escribá contaba con las bajas de Musacchio, Víctor Ruiz y Roberto Soriano, y las ya conocidas y de larga duración de Asenjo y Cheryshev.

Con todo esto en el eje de la defensa jugaron Bonera y Álvaro, en el medio entro Castillejo en lugar de Roberto Soriano. Con lo cual Trigueros y Bruno llevaban la manija del equipo, dejando las bandas para Jonathan dos Santos y Castillejo, y en la punta de ataque Bakambu y Soldado.

Análisis

El Villarreal como era de esperar desde el primer minuto se hizo dueño y señor de la pelota. El Depor se limitaba a intentar estar bien ordenado en defensa, y esperar su oportunidad en alguna jugada a la contra.

Los gallegos acumulaban a todos sus hombres en su terreno de juego, con lo cual dificultaba la circulación y el juego entre líneas de los locales.

Ante defensas bien pertrechadas tocaba abrir el juego por las bandas, y empezaron a ganar protagonismo, Castillejo y Dos Santos, acompañados por las subidos de ambos laterales Jaume Costa y Mario.

El submarino tenía el dominio de la pelota, y llevaba el tempo del encuentro, pero no conseguía generar ocasiones claras en la portería de German Lux. Solamente en alguna pelota a balón parado o en algún disparó desde lejos lo intentaban.

Mel había estudiado muy bien al Villarreal, y sabía que para impedir su juego tenía que acumular hombres en el medio para evitar el característico juego combinativo y de toque de los groguets.

La jugada polémica del encuentro llego al filo dels descanso, cuando tras un remate de Álvaro y el posterior rechace de German lux, el balón lo coge Soldado pero el árbitro señala falta por juego peligroso del nueve amarillo, pero no quiso ver el clarísimo empujón del meta gallego al delantero, lo que le hubiese supuesto la expulsión. Se limitó a zanjar la polémica con tarjeta amarilla para ambos.

Déjenme que diga, porque si no lo hago reviento, que al igual que hace una par de semanas todo el mundo futbolístico se hizo eco de las manos de Bakambu en el gol ante el Leganés, que lo vuelvan a hacer esta jornada con la jugada entre Lux y Soldado. Seguro que esta vez no tiene la misma repercusión, y no sé porque.

La segunda parte fue más de los mismo pero agravado, es decir, el submarino intensificando su presión y cerco a la portería del Depor, y estos cada vez más aculados en su área. Con lo cual se juntaban muchos jugadores en muy poco metros, y con ello la dificultad en la creación de juego por parte de los locales se acrecentó.

Los gallegos a lo suyo, a sacar un puntito que les diese la salvación matemática, y los goguets en busca de un gol que les diese el triunfo para continuar en el quinto puesto, y seguir dependiendo de ellos mismos en la última jornada.

El submarino lo intento hasta el final, y la tuvo en las botas de Bakambu, que tras una buena jugada de Jaume Costa por la banda, este centro y el delantero amarillo no llego por poco.

Al final del partido reparto de puntos, que dejo contentos a ambos rivales, puesto que después de los resultados de la jornada, ambos equipos consiguieron sus objetivos, el Villarreal seguir dependiendo de él mismo para conquistar la quinta plaza, y el Depor para librarse matemáticamente del descenso.

El submarino fijará su propio rumbo en la última jornada, en un duelo regional frente al valencia en Mestalla.

Imagen: http://www.villarrealcf.es

Comments

comments