Mucho Bayern para tan poco Arsenal

Mucho Bayern para tan poco Arsenal

Esta tarde-noche hemos asistido al enésimo fracaso del Arsenal de Wenger en Champions, séptimo consecutivo en octavos. Un Arsenal que desde el minuto 0 hasta el 90 se vio arrollado, quitando los últimos 15 minutos del primer tiempo y los primeros 5 del segundo tiempo, por un gigantesco Bayern que mete miedo.

Análisis

Ya desde el principio, se vio que es lo que buscaban y lo que pretendían los dos equipos. Los locales, se volcaron en el campo de los de Wenger y los embotellaron en su área, buscando desde el pitido inicial, no solo ganar el partido, querían salir con los suplentes en el Emirates.

Por el lado visitante, el entrenador francés intento recrear la misma técnica que usó frente al Barcelona un año atrás, mantener el equipo replegado, buscando velocidad arriba y contragolpes certeros, cosa que tampoco funcionaría esta vez.

Primera parte

Como dijimos en el anterior párrafo, desde el inicio del partido, el conjunto bávaro se lanzó al ataque, largas posesiones en la frontal del área rival que solo terminaban con intentonas de contraataques que se veían frustrados al instante gracias a la posición adelantada de la zaga que neutralizaba cada balón largo que pretendía superarles.

El primer disparo con peligro llegó en el minuto 8, disparo desde la frontal del área del chileno Arturo Vidal que conseguía atrapar el hoy portero titular, David Ospina. Pero tres minutos más tarde, Arjen Robben llevaría acabo la galopada por la banda derecha y finalización con la zurda a la escuadra de toda la vida, pero que incomprensiblemente,  nadie sabe como frenar. Un golazo que servía para abrir el marcador de manera completamente justa en favor a los de Ancelotti.

El Bayern seguía asediando al club londinense que se intentaba sacudir de la presión con tímidos contragolpes, el primero con cierto éxito fue llevado a cabo en los pies de, quien si no, Alexis Sánchez, una carrera contra Mats Hummels al que no le queda más remedio que derribar al chileno en la frontal del área para frenar su progresión.

Una falta que fue votada por Özil a las manos de Neuer al que se le escapaba la pelota y caería en pies de Koscielny, en fuera de juego pitado.

La segunda acometida llevada por, una vez más, Alexis Sánchez, donde el chileno buscaría el centro que acabaría despejado a córner, un córner del cual saldrá el penalti en favor al Arsenal.

Saque en corto del propio Alexis que Lewandowski procedía a despejar cuando el veterano Koscielny metió su pierna izquierda, que al ser golpeada por la de Robert, acabaría la acción en penalti.

En un principio, el penalti fue despejado por el portero alemán, adivinando el disparo del delantero chileno, pero a la tercera oportunidad, el propio Alexis consiguió introducir la pelota en portería contraria y subir el 1-1 al marcador.

La primera parte acabaría con dos claras ocasiones del Arsenal, dos disparos de Xhaka o Özil respectivamente que acabarían despejados por Neuer.

Segunda parte

El comienzo del segundo tiempo estuvo protagonizado por los londinenses, con una posesión de balón mas larga, pero ese espejismo se vería pronto acabado. La lesión de Koscielny acabaría con cualquier esperanza visitante de aguantar. 

Apenas 3 minutos después de la marcha del francés, llegaba el segundo tanto de los locales. Un gran centro del eterno Phillip Lahm que fue cabeceado perfectamente por Lewandowski y acabaría en el fondo de la red.

Tres minutos volvieron a pasar para ver otro gol del Bayern, una pared entre Thiago y Lewandowski en la frontal del área acabaría con taconazo del polaco al español y este, en un mano a mano contra Ospina, introduciría la pelota en la portería rival.

Continuaba el baño y no había reacción visitante, no paraban de llegar ocasiones favorables al Bayern de Ancelotti, un baño solo interrumpido por un cambio, entraba al campo Walcott y se marchaba Iwobi. Después del cambio, continuaba el baño.

En el minuto 63, un córner lanzado por Douglas Costa sería despejado por la defensa, pero la pelota caería en los pies de Thiago que conseguía, gracias a un mal despeje de Xhaka, introducir la pelota en la portería de Ospina.

Nuevamente, Arsene Wenger conseguía parar el baño que estaba recibiendo, con un nuevo cambio, se retiraba tocado Coquelin y entraba Giroud, la desesperada ya.

Cuando parecía que nada podía ir peor, en el minuto 88, el recién incorporado al juego, Thomas Müller, recortaba en el área a Oxlade y Gibbs (los dos por el suelo) y con un zurdazo conseguía subir el quinto gol al marcador. Un marcador que no se volvería a mover más.

Comments

comments