SEGURIDAD, SOLIDEZ Y EXPERIENCIA: UN TODOTERRENO PARA EL VALENCIA

5 de julio de 2009. El Club Atlético Vélez Sarsfield se proclama campeón del torneo Clausura’09 tras superar a Huracán en una última jornada de infarto. La V azulada, apodo con el que se conoce al equipo de Buenos Aires, logra el título más importante de Argentina a nivel nacional tras completar un campeonato con tan solo una derrota en 19 jornadas. Solidez, espíritu de lucha y estilo de juego fueron algunos de los puntos clave en la conquista del título, logrando ser el conjunto menos goleado, con 13 tantos encajados.

Debut con Vélez Sarsfield y campeonato

Otamendi logró el Clausura en su primer año en Vélez

Buena culpa de ello la tuvo un joven defensa formado en las divisiones inferiores de Vélez llamado Nicolás Otamendi. Nacido el 12 de febrero de 1988 en Buenos Aires, Otamendi debutó con el primer equipo de Vélez un 10 de mayo de 2008, en una temporada que no olvidará jamás. Ricardo Gareca, por aquél entonces técnico de Vélez, decidió apostar por ese joven central y la jugada la salió mayúscula. Con 20 años, Otamendi fue asentándose en el once del equipo, mostrando un liderazgo en el eje de la defensa impropio de un futbolista de su edad.

El tiempo le terminó dando la razón a Gareca, dado que Otamendi terminó convirtiéndose en  la revelación del torneo y una pieza clave en el esquema de aquél Vélez que volvía a reinar en casa cuatro años más tarde.

Otamendi cumple el sueño de debutar con Argentina

Otamendi tuvo una actuación destacada en el Mundial de Alemania’06

La sobriedad y solvencia que transmitía Otamendi en el campo no pasó desapercibida y Diego Armando Maradona fijó sus ojos en él. De esta manera, Nico cumplía el sueño que todo futbolista argentino desea: vestirse con la camiseta de Argentina. Dicho y hecho. El 20 de mayo de 2009, el Pelusa decidió darle la oportunidad de debutar con la albiceleste en un amistoso disputado ante Panamá en Santa Fe y que terminó con triunfo de los argentinos por 3-1. Otamendi disputó los 90 minutos de partido y completó un encuentro a la altura de lo esperado: seguro atrás, no se escondió en ningún momento y dejó muestras de su juego compacto y seguro.

La actitud y el rendimiento mostrado por Otamendi le valió para ganarse la confianza de Maradona, por lo que volvió a ser convocado para jugar con la albiceleste, pero en este caso en los partidos de fase de clasificación para el Mundial de Sudáfrica’10 frente a Colombia y Ecuador.

Maradona lo convoca para el Mundial de Sudáfrica

A pesar de no ganar ningún título más con Vélez, Otamendi tuvo un protagonismo aún más destacado en la siguiente temporada, la 2009-10, llegando a doblar la cifra de encuentros disputados con la camiseta del Fortín. A poco de finalizar esa campaña, Otamendi vivió el que quizá sea el día más importante a lo largo de su carrera deportiva: fue incluido en la lista definitiva de 23 convocados para disputar el Mundial de Sudáfrica.

En la cita mundialista, Otamendi llegó a formar parte del once inicial en la victoria ante Grecia en el último encuentro de la fase de grupos, en los octavos de final frente a México (triunfo por 3-1) y en los cuartos de final de aquél fatídico 0-4 que Alemania le endosó a Argentina.

Otamendi da el salto a Europa

Otamendi ha contado con la confianza de todos los técnicos que ha tenido en el Oporto

A lo largo de sus dos años en el primer equipo de Vélez, no fueron pocos los clubes europeos que se fijaron en él, con Inter y Real Madrid como más destacados. A pesar de ello, fue el FC Porto quien en agosto de 2010 logró hacerse con sus servicios. La entidad presidida por Pinto da Costa adquirió el 50% de los derechos económicos del jugador, valorados en 4 millones de euros. De esa manera, Vélez Sarsfield mantenía una opción de venta de otros 4 millones de euros por el 40% restante (el otro 10% quedó a manos del club argentino), cifra que un año después pagó el mismo Oporto.

Su regularidad y competitividad le valieron para ganarse un puesto en el once nada más aterrizar en Do Dragao en la temporada 2010-11. Su primera campaña con los dragoes fue la de su consolidación como futbolista de talla mundial. Buena anticipación y con una más que correcta salida del balón, Otamendi llegó y besó el santo. Se proclamó tricampeón con el Oporto en su primer año, logrando la Liga Zon Sagres, la Taça de Portugal y la UEFA Europa League en un equipo plagado de grandes futbolistas como Moutinho, Hulk, Falcao, James Rodríguez o el Cebolla Rodríguez, entre otros.

Titular indiscutible a pesar del baile de técnicos

Con André Villas-Boas como director de orquestra en el banquillo portugués, Otamendi comenzó su andadura en el Oporto formando dupla en el eje de la zaga junto a Rolando y Maicon. En esa temporada, Otamendi también mostró su olfato goleador al conseguir seis goles en 31 partidos oficiales.

La temporada 2011-12 supuso la marcha de Villas Boas al Chelsea y la llegada de Vítor Pereira como DT del Oporto. En sus dos años en el conjunto blanquiazul, llegaron jugadores como Mangala, compañero con el que formó una dupla sólida en el eje de la zaga, así como los escuderos Danilo y Álex Sandro en los laterales, futbolistas que actualmente siguen siendo titulares indiscustibles en el Oporto.

Otamendi i Messi, en la final de la Supercopa de Europa’11

Con Pereira en el banquillo, Otamendi se proclamó en dos ocasiones campeón de la liga portuguesa, además de dos Supercopas de Portugal, una Supercopa de Europa y una Taça de Liga. Los cambios en el banquillo del Oporto eran constantes, pero a pesar de ello, Otamendi demostró a lo largo de su etapa en Portugal que es un jugador tremendamente competitivo y que juega siempre para ser un futbolista indiscutible en el once.

La llegada de Paulo Fonseca no cambió ni un ápice la importancia de Otamendi, quien siguió formando pareja de centrales junto a Mangala. No obstante, el nuevo técnico hizo que el argentino entrara en las habituales rotaciones de Fonseca, especialmente en competiciones de menos relevancia como la Taça de Liga y la Taça de Portugal.

Salida de Portugal con destino Valencia, previo paso por Brasil

Abierto el mercado de invierno del curso 2013-14, los rumores sobre una posible salida de Otamendi eran constantes. Llegaron cantos de sirena desde Inglaterra, Italia y incluso Rusia, pero cuando todo parecía indicar que Otamendi terminaría la temporada con los dragoes, el Valencia logró hacerse con sus servicios tras varios días de negociaciones.

Otamendi compartirá vestuario con Ronaldinho hasta final de temporada

En un primer momento, la entidad del Túria pedía la cesión del central, pero la respuesta del Oporto era clara: traspaso o nada. I asi fue. El conjunto dirigido por Juan Antonio Pizzi fue quien se llevó el gato al agua tras abonar 12 millones de euros a los portugueses, cifra que podría verse aumentada hasta los 15 en el caso que Otamendi cumpla una serie de objetivos estipulados en su nuevo contrato.

De esta manera, el Valencia logra los derechos de Otamendi para las próximas cuatro temporadas y media. No obstante, el club de Mestalla tuvo que cederlo al Atlético Mineiro hasta final de temporada, dado que actualmente tiene el cupo de extracomunitarios lleno. De esta manera, Otamendi compartirá vestuario con Ronaldinho y no será hasta el próximo 1 de julio cuando el defensa se incorporará a las filas valencianistas. En Valencia ya se frotan las manos con la llegada de Otamendi, un futbolista polivalente, rápido, con buena visión de juego y anticipación, amén de una gran experiencia y un alto rendimiento que lo hacen ser un jugador tremendamente competitivo.

Comments

comments