El Barça arranca la temporada con derrota

IMAGEN-16862741-1

Derrota del Barcelona en el partido de ida de la Supercopa de España en el Camp Nou por 1-3 ante el Real Madrid, un choque que se le pone complicado a los culés de cara a la vuelta en el Bernabéu, donde deberán hacer tres goles y no encajar ninguno, si desean levantar el primer título de esta nueva campaña.

Arrancó la temporada de manera oficial para el Barcelona de Valverde y lo hizo nada menos que con la Supercopa en juego. Primera prueba de fuego para el cuadro azulgrana, que ha dado inicio al curso con el duelo ante su mayor rival, un Real Madrid que llevó a cabo una pretemporada dudosa, pero que aterrizó en la ciudad condal con las ganas de arrebatarle el título a los culés.

Por su parte, los azulgranas saltaban al verde con el objetivo de abrir el nuevo curso alzando el primer título de la que se espera, sea una mejor campaña que la pasada, en la que un Barça que aspiraba a todo, tuvo que conformarse con tan sólo la Supercopa de España y la Copa del Rey. La era Valverde ya está en marcha y ante los blancos, tanto el nuevo técnico como el equipo, pasaban su primer examen serio, bajo el siempre incondicional apoyo de su afición.

El choque dio comienzo como se esperába, con ambos equipo en busca de la victoria,  no sólo por el título en juego, sino por la ya más que sabida rivalidad. Aún así, tanto los unos como los otros no querían precipitarse antes de tiempo, para evitar posibles sustos a horas tempranas.

Calma por los dos bandos, sin prisas y con la mente puesta en lo que suponía sacar un buen resultado en el Camp Nou de cara al partido de vuelta en el Bernabéu. Todas las precauciones eran pocas para Barça y Madrid. La primera ocasión la tuvo Luis Suárez por banda izquierda, pero el esférico llegó sin problemas a la manos de Keylor Navas, después de un remate blando por parte de charrúa.

Camino del primer cuarto de hora, daba la sensación de que el Barcelona iba tomando las riendas del partido, aunque de forma tímida, mientras el Madrid todavía no había logrado llegar con claridad al área de Ter Stegen. Pese a ello, muchas imprecisiones en ambos conjuntos, que no terminaban de encontrar su sitio.

831126232_20170813234820-kDiE-U435567390962oF-992x558@LaVanguardia-Web

Messi en un lance con Casemiro

Gran ocasión del Barça tras una muy buena jugada colectiva, que terminó sin hallar rematador cuando el gol estaba prácticamente hecho. Posteriormente, fue el Madrid quién atacó después de una serie de imprecisiones por parte de todos pasada la línea del medio campo, siendo Isco quien remató sin acierto.

Rozando la media hora era el Barcelona quien llevaba la batuta del encuentro, incluso con la defensa merengue bien plantada, Messi volvió a ser un quebradero de cabeza para el Madrid, que sólo por medio de faltas, era capaz de frenarle. Por su parte, Deulofeu hizo bien su tarea en una posición donde Neymar ha dejado el listón muy alto y puso en apuros a la zaga blanca en más de una ocasión.

Pocas cosas relevantes en los primeros 45 minutos, sin un claro dominador a pesar de que el cuadro catalán si dispuso de más llegadas, el balón no terminaba de entrar en ninguna de las porterías y tanto el buen fútbol como el espectáculo que siempre da un clásico, tampoco estuvieron presente sobre el verde del Camp Nou. Tan sólo al borde del descanso, el encuentro se rompió de forma breve y ambos equipos tuvieron opciones de inaugurar el electrónico, pero ninguno de ellos tuvo el acierto necesario, por lo que primera mitad murió con el 0-0 inicial.

La segunda mitad arrancó como comenzó la primera, sin demasiados riesgos por parte de unos y otros, pese a ello, Messi dio el susto apenas cumplido el minuto dos, aunque la jugada terminó en nada. Pero la mala fortuna se cebó con la zaga del Barça pocos segundos después, cuando Piqué, tras un mal despeje, se hizo un autogol que adelantó a un Madrid sin apenas méritos para ir por delante en el marcador.

El partido se rompía por momentos y dirigido por Messi, el Barça dispuso de una de las ocasiones más claras de la noche, que no entró  por muy poco. Tras ello, Suárez pudo poner el empate después de un remate de cabeza, que Keylor Navas despejó de forma excelente.

Desde entonces, el Barça tuvo mucho más el control, mientras el balón apenas el duraba al Madrid. Aún así, los azulgranas no eran capaces de transformar las sendas ocasiones de las que disponían y los blancos se animaban según se acercaba la recta final del encuentro.

madrid-barcelona-getty-900x485

Los fallos se sucedían en boca de gol y el empate se hacía esperar para los culés, pese a jugar la mayor parte de la segunda mitad en campo del rival. La ocasión más clara llegó en el 75 cuando el colegiado señaló penalti a favor del Barcelona, siendo Leo Messi el encargado de transformar la pena máxima y poner así las tablas en el electrónico. Segundos después, Cristiano se sacó un derechazo magistral y puso el 1-2, haciendo que el Barça tuviera que remar de nuevo a contracorriente para llegar con un resultado favorable al partido de vuelta en el Bernabéu. Un Cristiano que minutos después sería expulsado por doble amarilla, la segundas de ellas, por simular una caida dentro del área, tras un forcejeo con Umtiti.

Idas y venidas en los últimos minutos de juego, con el Barça al borde del empate, no obstante, la suerte no parecía estar de cara para los culés y Asensio puso el 1-3 en el marcador cuando ya se cumplía el tiempo reglamentario. La Supercopa se le pone muy cuesta arriba a un Barcelona que tuvo más dominio del encuentro, pero que no supo transformar las ocasiones de que dispuso, algo que si hizo el Real Madrid. Ahora cabe apelar a otra remontada en el Bernabéu para revertir este mal resultado y no dar inicio a la temporada con una derrota que sin duda despertaría muchos fantasmas del pasado.

 

 

Comments

comments