Empieza lo bueno

Empieza lo bueno

Esta noche a las 22 horas el Barcelona abre el telón de la temporada oficial con el primer título en juego. Se trata de la Supercopa de España, uno de esos trofeos que adquieren una dimensión cambiante en función de quien lo gana. Para el Real Madrid, ganar significaría seguir sumando títulos para optar a un supuesto “sextete”, aunque olviden que la Copa del Rey volvió a ser blaugrana la temporada pasada. Por parte de los culés, vencer al eterno rival sería un gran balón de oxígeno tras un verano convulso y un equipo debilitado a la espera de fichajes. Además, no hay que olvidar que un Clásico es importante más allá de la competición que lo albergue, como se vio en Miami durante la pretemporada.

Despejar las dudas

Por fin. Aunque mucha gente sigue de vacaciones, el fútbol oficial vuelve, y lo hace con el partido que más pasiones levanta por todo el mundo. Un Barça – Real Madrid con un título en liza y posturas bien distintas sobre cómo encarar el encuentro. También de estilos enfrentados. Y es que después de semanas y semanas hablando de rumores, fichajes y fútbol ficción, podemos volver a analizar el juego propiamente dicho. El Real Madrid llega al Camp Nou en estado de gracia y con la confianza por las nubes. Ha empezado la temporada como acabó la anterior, ganando un título y, además, lo hizo con gran superioridad frente a un Manchester United que fue arrollado en el transcurso de la final de la Supercopa de Europa. Los de Zidane desplegaron un gran fútbol, demostrando ser capaces de mantener la posesión de balón para controlar el partido y golpear al rival en letales picotazos de calidad. Pero hemos adelantado estilos enfrentados, y no hacíamos referencia al choque entre los dos equipos sino a las dudas internas que puedan llegar a tener. Y es que en Skopje, donde se disputó la final frente a los red devil, Cristiano Ronaldo no fue titular y eso propició un sistema de 4-4-2 que permitió ver esa clase de fútbol. Con la probable vuelta de la BBC al completo en el Camp Nou habrá que ver si el Real Madrid intenta mantener esa forma de jugar o vuelve al juego directo del curso pasado.

Suárez tuvo una noche negra

Luis Suárez y Sergio Ramos volverán a verse las caras. Imagen: depor.com

El Barça, pese a que siempre se comente que habrá continuidad en el estilo marcado en su día por Johan Cruyff, hemos visto últimamente que los matices pueden hacer variar mucho el producto final. Luis Enrique aderezó el juego de posesión con un potente contraataque. Ahora, Valverde parece tratar de inculcar a los azulgrana de la presión alta que tan bien realizaba el Athletic Club de Bilbao bajo sus órdenes. Durante la pretemporada el Barcelona ha mostrado más paciencia a la hora de montar el ataque e incluso ha ralentizado el juego, tratando de hundir la defensa rival lo más cerca de su área para empezar a mover la pelota con más rapidez. De nuevo pueden generarse dudas entre los jugadores culés, ¿apostamos fuerte por las directrices del nuevo míster o volvemos a saltarnos el centro del campo como en los años de la MSN? En cualquier caso será interesante ver quién se hace con el dominio del centro del campo, piedra filosofal del mejor Barça y gran virtud del Real Madrid en su victoria frente al Manchester United.

Grandes ausentes, grandes presentes

Más allá de los sistemas y estilos de juego, el Clásico es un partido conocido en todo el mundo por la enorme constelación de estrellas del fútbol que reúne sobre el césped. El partido de esta noche no será una excepción pero sí sufrirá alguna baja destacable. Por parte del Barcelona, será el primer enfrentamiento oficial sin Neymar, la primera ocasión para tratar de olvidar al brasileño. Y por el lado merengue causará baja Modric, que cumplirá una sanción recibida en su última participación en Supercopa de España. Ambas ausencias mellan a sus respectivos equipos, aunque el Barcelona no tiene porqué cambiar el estilo de juego sin Neymar, mientras que la sanción a Modric puede mermar las opciones del Real Madrid si se decide a pelear la posesión de balón y ganar el centro del campo.

Neymar no disputará Clásicos esta temporada.

Neymar no disputará Clásicos esta temporada.

Pese a la importancia de estas bajas, tanto Barcelona como Madrid presentarán unos onces envidiados por los más grandes de Europa. En el bando culé es probable que se repita el equipo titular que alineó Valverde en el Gamper frente al Chapecoense. La única duda vendría bajo los palos, ya que Cillessen ha realizado una gran pretemporada. A partir de ahí jugarían Aleix Vidal, Piqué, Umtiti y Jordi Alba en defensa, Sergio Busquets, Rakitic e Iniesta en el centro del campo y Messi, Luis Suárez y Deulofeu como tridente ofensivo. En cuanto a Zidane, las dudas vendrían acerca de Cristiano Ronaldo. El portugués jugó los últimos minutos del encuentro frente al United y no está claro que pueda aguantar los 90 minutos al haberse incorporado más tarde a la pretemporada. Aún así, la ambición de Cristiano podría hacer que formara de inicio. Así, jugarían Keylor Navas en portería, defensa de cuatro con Carvajal, Varane, Ramos y Marcelo; centro del campo para Casemiro, Kroos, Kovacic e Isco y punta de ataque para Bale y Benzema.

Con dudas en cuanto al estilo que utilizarán ambos conjuntos así como en sus alineaciones, lo que está claro es que por fin ha llegado el fútbol oficial y qué mejor partido para la bienvenida que todo un Barça – Real Madrid.

Latest posts by Alejandro Montesinos (see all)

Comments

comments