Sprint final del Barça de Luis Enrique

Sprint final del Barça de Luis Enrique

Luis Enrique fue presentado como entrenador del primer equipo del Barça un 21 de mayo de 2014, ahora hace casi tres años. Como si de una carrera en bici se tratara han habido baches, momentos difíciles pero también momentos de máxima alegría en lo que se ha llegado a lo más alto de la cima. Es evidente que la valoración del paso  de Luis Enrique en el Barcelona va a ser buena, pero puede terminar de ser muy buena si los tres últimos partidos que le quedan por dirigir terminan de forma positiva. Por lo tanto, las conclusiones que se pueden sacar ahora de la carrera del asturiano en el banquillo del Barça no serán efectivas hasta que finalice la vigente temporada. En la primera campaña en el banquillo del Camp Nou, después de un año en blanco, levantó el triplete. El Barça se convertía en el primer club del mundo en conquistar dos triplete. En el segundo año ganó una trabajada Copa del Rey, la Liga y, además, la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes. En esta última temporada ya ha ganado la Supercopa doméstica, pero puede terminar de brodar su etapa con la consecución de otra Copa (sería la tercera de las tres que ha disputado) y una Liga que, a día de hoy, parece difícil pero no imposible, ya que necesita una derrota o dos empates del Madrid.

Probablemente, los tres partidos que le quedan por jugar van a tener un desarrollo muy distinto. Teniendo en cuenta que son tres rivales diferentes en dos competiciones independientes. Sin embargo, el éxito, solamente, se encuentra en la victoria. Teniendo en cuenta la limitada calidad de los respectivos rivales (Las Palmas, Eibar y Alavés) los azulgranas no deberían tener demasiados problemas para hacer el pleno y acercarse a los títulos deseados.
El partido más inmediato es el de este domingo ante Las Palmas. A partir de las ocho de la tarde, el Barcelona va a jugar en Gran Canaria y únicamente la victoria les da opciones para luchar esta ansiada Liga hasta el final. El once no va ser el que , seguramente, hubiera deseado Luis Enrique, pero la sanción a Sergi Roberto y, la más que probable baja, de Piqué van a obligar a que Luis Enrique tenga que inventarse una formación inédita en la zaga. No obstante, los culés vamos a tener un ojo puesto a lo que suceda, al mismo momento, en el Santiago Bernabéu, porque el Madrid recibe al Sevilla, un rival con cara y ojos que puede dar una alegría a los aficionados barcelonistas. Si la situación no varía, cosa probable, la Liga se va a decidir en la última jornada.
El último duelo de Liga va a venir muy marcado por el resultado de la penúltima jornada y por el partido aplazado que el Real Madrid va a disputar el próximo miércoles en Vigo. El Eibar es un equipo cuya aspiración era mantenerse en la máxima categoría del fútbol estatal y lo ha logrado con creces. Incluso, hace pocas jornadas los Mendilibar aspiraban a lograr una plaza de competición europea. A priori, el Barça tendría que sumar los seis puntos posibles de los que quedan pero las ganas de demostrar al mundo la capacidad competitiva van hacer que el Barça tenga que sudar el doble para conquistar el título.
El último partido que va a dirigir Luis Enrique Martínez como técnico del conjunto catalán va a ser la final de la Copa, su competición fetiche. En un escenario magnífico, el Vicente Calderón (que va a ver su último partido), y con un rival que va a tener muchas ganas de dar la campanada. El Barça es, indiscutiblemente, el favorito para alzarse con el título y así lo tendrán que demostrar los jugadores y Luis Enrique.

A Luis Enrique, le restan tres partidos para culminar una gran etapa en Can Barça. A nivel futbolístico mejorable (sobretodo, el último año y medio), a nivel de títulos excelente. Tres, el número más repetido y si gana Liga y Copa van a ser tres los títulos logrados la temporada 2016/2017. Ojalá así sea.

Comments

comments