• Home »
  • BALONCESTO »
  • ¿Quienes han sido los mejores jugadores de la selección española de baloncesto?

¿Quienes han sido los mejores jugadores de la selección española de baloncesto?

¿Quienes han sido los mejores jugadores de la selección española de baloncesto?

En este artículo pretendemos hacer un repaso de la historia de la selección española en base a los mejores jugadores que esta ha tenido. Para ello, hemos elegido los 20 mejores jugadores que han vestido la camisola de la selección, siempre teniendo en cuenta su rendimiento en los campeonatos, no con sus clubes. Como siempre, faltan nombres, pero los más representativos están. Hemos seleccionado cuatro jugadores por posición, no necesariamente en orden.

Bases: Juan Antonio Corbalán, José Manuel Calderón, Nino Buscató, Sergio Rodríguez

Para empezar, los directores de juego. Cuatro jugadores que ejemplifican a la perfección cuatro modelos de bases. Para empezar, el gran Juan Antonio Corbalán. 128 partidos con España entre 1972 y 1985, incluyendo las plata europea de 1983 y la olímpica de 1984. Asimismo, fue MVP del Eurobasket de Francia de 1983, amén de un sinfín de títulos con el Real Madrid, como 12 ligas, 7 copas y 3 Copas de Europa. Ante todo, conocimiento del juego. Un jugador que ponía la pausa o que incitaba al correcalles según el momento. Su marcha de la selección abrió un hueco en el puesto de base que fue difícil de llenar.

José Manuel Calderón apareció en la selección por sorpresa en 2002, en el Mundial de Indianapolis, por el infortunio de Raül López. De tercer base a primer base ya en 2003, en el Europeo de Suecia. Desde entonces, 179 partidos, pero lo que es más importante, ha sido el base titular durante la era de oro de la selección. Desde 2003 hasta 2013 ha sido titular pese a los grandes bases que ha habido en este periodo. Quizá no tenga la visión de juego de Corbalán, pero su físico, que a nivel FIBA ha sido imponente, un tiro que ha ido construyendo con el tiempo, le han valido para su reconocimiento.

Nino Buscató también tuvo una longeva carrera con la selección, desde 1959 a 1973, ya que se retiró con el premio de la medalla de plata en 1973. En total 224 internacionalidades, lo que le colocan el segundo tras Epi. Un jugador que era todo carácter, no exento de calidad, pero que dejó el recuerdo de su entrega y de nunca desfallecer. Junto a Vicente Ramos formó una de las mejores parejas de bases de la historia de la selección.

El último puesto de base ha sido bastante discutido. Otros jugadores como Nacho Solozábal, el propio Vicente Ramos, José Luis Llorente o, incluso, Ricky Rubio podrían estar aquí. Sergio Rodríguez estuvo ya en el Europeo de 2005, pero fue en el Mundial de 2006 donde se consagró, aquella semifinal quedará mucho tiempo en la retina de los aficionados españoles. Es cierto que luego desapareció desde 2007 hasta 2012, pero su calidad nos ha hecho vibrar. No ya solo en los partidos oficiales, sino que sus alley hoops con Rudy merecían ver hasta los amistosos. El puntito de imaginación que necesitaba este cuarteto.

Escoltas: Juan Carlos Navarro, Emiliano Rodríguez, Alberto Herreros, Rudy Fernández

Los puntos se les caían de las manos. A todos. Aquí tenemos a cuatro de los mejores cañoneros de la selección española, una de las posiciones más difícil de elegir a un jugador.

En primer lugar, Juan Carlos Navarro. 223 internacionalidades, pero con posibilidad de superar incluso las 239 que marcó Epi. Un jugador genial, que ya apareció en los Juegos de 2000 con un descaro genial. Aquel partido contra Yugoslavia, que ya no valía para nada, fue el primero de sus momentos mágicos con la selección. El partido de Israel en 2001, el de Italia en 2003, su torneo espectacular en 2005, la final de 2006, la semifinal de 2007, la final de 2008 o aquellos tres partidos finales de 2011. Anotador compulsivo que incluso nos lega un lanzamiento propio. MVP del Eurobasket de 2011, amén de un sinfín de títulos con el Barcelona.

En segundo lugar hemos situado a Emiliano Rodríguez. Un anotador de otro tiempo, que estuvo en la selección desde 1959 hasta 1971. Le faltó el premio de una medalla, ya que no fue al Europeo de 1973. Pero eso sí, consiguió ser MVP del Eurobasket de 1963 y fue el máximo anotador dos años después, desbancando a una leyenda como Radivoj Korac.

Alberto Herreros es el representante de esa generación de unión entre los 80 y los 2000. Una generación que no fue tan mala como la pintan, si bien les faltó ese gramito de suerte o de calidad para conseguir algo más. Aun así, Herreros estuvo en la plata de 1999 y la de 2003, cuando volvió a la selección para aportar su tiro exterior. Llegó a ser el máximo anotador del Mundial de 1998 y del Europeo de 1999. Un jugador al que quizá le faltó otro socio anotador para haber conseguido mayores cotas.

Rudy Fernández podría entrar aquí o como alero, igual que Epi. LA carrera de Rudy hay que valorarla en su justa medida. Llegó muy joven a la selección, en 2004, con 19 añitos, y enseguida se hizo un hueco como reserva de Navarro. Junto a Sergio Rodríguez, era el microondas de la selección, con sus vuelos y triples. Tras la marcha de Carlos Jiménez, su brillo se vio un tanto apagado ya que ha tenido que jugar como alero en los últimos campeonatos. Quizá ya no tiene tanto protagonismo ofensivo, pero su rendimiento defensivo y en la intendencia siempre han sido de notable. Un cumplidor en todos los campeonatos y todo un competidor, que se crece en los partidos importantes.

Aleros:

Epi, Carlos Jiménez, Wayne Brabender, Emilio Alonso

Juan Antonio San Epifanio, Epi. El jugador que más veces ha vestido la camiseta de la selección española. Podríamos hablar de sus puntos, de su liderazgo desde que llegó a la selección, de las platas de 1983 y de 1984, o de que ha vestido esa camiseta más veces que nadie, pero a mí siempre me gusta resaltar una cosa. En una década de grandísimos jugadores a nivel Europeo, L’Equipo le distinguió como el mejor jugador de la década de los ochenta, algo que habla por sí solo.

Carlos Jiménez no ganó nunca un partido metiendo 30 puntos, ni hizo ese mate espectacular que cayó un pabellón. Él simplemente estuvo ahí, durante una década, de 1998 a 2008, poniendo su granito de arena en 204 partidos. Rebote, defensa, ayudas, liderazgo en la cancha y fuera de ella. El líder callado de una generación que dejó un hueco difícil de llenar en el puesto de alero. Para el recuerdo sus defensas a Bodiroga u otros grandes jugadores, pero sobre todo, como llegaba a todas las ayudas, a todos lados.

Wayne Brabender llegó a España en 1967, como otro americano blanco, que como Luyk, haría una larga carrera en la selección. Como su compatriota, se nacionalizó español, y su concurso fue muy importante para la selección, ya que junto a Luyk, le dieron ese salto de calidad a la misma. En 1969 ya empezó a jugar con España. Logró la plata de 1973, donde además fue MVP. Sería incluido en el mejor quinteto dos años después. Se retiró en el Mundial de Cali de 1982, cuando ya era el capitán de un equipo en el que los jóvenes iban pisando fuerte. Un gran anotador, con muchos recursos y que, pese a que siempre se le criticó su defensa, dio un gran salto de calidad al equipo.

Con Emilio Alonso queremos hacer un homenaje a aquella selección de los años 30 que consiguió la plata en el Europeo de 1935, el primero que se disputaba. Nacido en Cuba en 1910 de padres vascos fue uno de los grandes pioneros del baloncesto en España junto a su hermano Emilio. Era un alero fuerte que destacaba por su físico, ya que se había formado en Estados Unidos.

Ala Pívots:

Fernando Martín, Jorge Garbajosa, Felipe Reyes, Andrés Jiménez

Fernando Martín solo participó en 86 partidos con la selección, desde 1981 hasta 1986, ya que al irse a la NBA perdió la posibilidad de jugar con España. Murió antes de que esa regla se cambiase. Fernando revolucionó el baloncesto en este país en muchos sentidos. Eliminó el complejo de inferioridad que existía respecto a algunos equipos y fue pionero en la NBA. Estuvo en las platas de 1983 y 1984 siendo el gran líder de este equipo.

Jorge Garbajosa es, por carrera, el mejor ala pívot que nunca ha jugado con España. Aparte de sus múltiples éxitos en el baloncesto español e italiano, así como una buena temporada en la NBA, Jorge fue el 4 de la selección durante 10 años. Tras aparecer casi testimonialmente en Sydney, se agarró al puesto de Ala Pívot en los siguientes campeonatos. El contrapunto necesario a Pau Gasol, el jugador que abría los espacios. Para el recuerdo su final de 2006 en su culmen como jugador. Es cierto que tras los problemas físicos de 2007 bajó algo el nivel, sobre todo físico, pero siempre fue un jugador muy importante, líder hasta el final. 167 partidos le contemplan.

Felipe Reyes solo ha faltado en 2013 a la selección desde que apareciera en el Europeo de 2001, cuando su hermano era aún titular. Un bronce, cuatro platas y tres oros son su bagaje con la selección. Ahí ha aportado rebote, sobre todo ese rebote ofensivo que le ha hecho famoso, carácter y lucha. Es cierto que en 2005, cuando debía ser titular le costó dar ese salto y terminó perdiendo el puesto con Fran Vázquez, pero ha cumplido siempre como el perfecto suplente.

187 partidos jugó con España Andrés Jiménez. Podría aparecer como alero más que como ala pívot, pero queríamos hacer justicia con él. Y es que Andrés Jiménez empezó como cuatro, pero acabó siendo el primer alero alto del baloncesto español. Una trayectoria muy dilatada, desde 1982 hasta 1994. Un jugador valiente, que no tuvo escrúpulos en pegarse con los soviéticos, yugoslavos o americanos. Otro de estos jugadores que hacía de todo en la pista.

Pívots:

Pau Gasol, Marc Gasol, Clifford Luyk, Fernando Romay

Sin Pau Gasol no se puede entender el éxito del baloncesto español en los últimos tiempos. El jugador que ha roto las barreras de la NBA y que ha dominado en baloncesto FIBA. Pese a que se haya perdido tres torneos en los 14 años que lleva con España ha sido posiblemente el mejor jugador que nunca ha vestido esta camiseta y, sin duda, el que mayor rendimiento ha dado. Una vez MVP de un Eurobasket, 2 veces máximo anotador, MVP del Mundial de 2006… Un tipo de leyenda.

Marc Gasol ha llevado durante mucho tiempo el estigma de ser el hermano de Pau. Sin embargo, aquel gordito que aparecía por sorpresa en 2006 para sustituir a Fran Vázquez llegó para quedarse. Este año será el primer que falte, pero desde aquel Mundial de Japón no dejó de crecer en su juego. Su punto culminante fue en 2013, cuando se convirtió en la gran referencia de la selección ante las bajas y cumplió con creces.

Clifford Luyk jugó en la selección durante una década, de 1966 a 1976. Como Brabender, había llegado a España de la mano del Real Madrid y su nacionalización supuso un salto de calidad para el combinado nacional. Luyk era un pívot fuerte, que se podía codear en defensa y, sobre todo, en ataque con los hombres altos de otras selecciones. Y es que entonces en España faltaban centímetros y Luyk los aportó. Para el recuerdo aquellos ganchos que se elevaban en el cielo.

La carrera posterior de Romay como showman no debe hacernos olvidar que este fue importantísimo en España. 174 partidos entre 1979 y 1990 para un tipo que sobre todo aportó centímetros. Y es que en un país de enanos, en el que necesitábamos nacionalizar a jugadores como Luyk, un 2.13 como Romay no era poca cosa. Importantísimo durante la década como pívot titular, intimidando, reboteando y defendiendo. No es que Romay fuese un dechado de virtudes en ataque, tampoco tan malo como se piensa, pero su impacto fue tremendo en esa época.

Entrenadores:

Antonio Díaz Miguel, Pepu Hernández, Sergio Scariolo, Eduard Kucharsky.

Con Antonio Díaz Miguel hay una cierta división de opiniones entre los que le veneran y quienes solo ven sus fallos, como un cierta anquilosamiento en antiguos preceptos en su última época. El de Alcázar de San Juan está en el Hall of Fame de la NBA y de la Fiba, lo cual nos habla de su impacto. Entrenador de España durante 27 años, desde 1965 hasta la debacle de Barcelona 1992. Un tipo que fue testigo del cambio del baloncesto español. De no ser prácticamente nadie a instalarse en la élite europea. Introdujo métodos de entrenamiento de Estados Unidos, donde mantenía buenas relaciones con técnicos como Lou Carnesseca de St. John’s o Dean Smith, de North Carolina. Suyas son las platas de 1973, 1983 y 1984, pero también algunas decepciones, como las de 1985 y en cierta medida el Mundial de 1986, pero sobre todo, Barcelona 1992, con aquel angolazo que significó su punto final como seleccionador.

Pepu Hernández solo estuvo dos años como seleccionador, pero qué dos años. Campeones del Mundo en 2006 y subcampeones de Europa en 2007. Un juego colectivo, vistoso, rápido, defensa intensa y siempre un pase extra. La derrota de la final de 2007 le costó el puesto de una manera no muy elegante. Para el recuerdo su imagen oyendo el himno en el oro de Japón, horas después de haber perdido a su padre.

El italiano Sergio Scariolo colecciona medallas con la selección y críticas. Se ha puesto en interrogante su papel en ese grupo, del que muchos califican que es un mero gestor de las voluntades de los grandes jugadores. Pero lo que no se puede poner en duda son los dos oros europeos y la plata olímpica. De hecho, la FEB ha vuelto a él tras el fatal experimento Orenga.

Por último, Eduard Kucharsky solo fue entrenador durante un año a finales de la década de los 50. Fue el seleccionador en los Juegos de Roma, los primeros en el baloncesto español. Sin embargo, su nombre aparece como uno de los grandes pioneros del basket en España, como jugador y como entrenador. En ese segundo apartado destaca su larga carrera en el Joventut y el Aismalíbar de Montaca. Asimismo, fue uno de los pioneros en entrenar en el extranjero, concretamente en Bolonia tras la aventura de los Juegos.

 

Menciones especiales:

Otros jugadores podrían haber estado perfectamente entre esos 20 elegidos, así que ahí va al menos su mención: Raül López, Vicente Ramos, Josep María Margall, Jordi Villacampa, Serge Ibaka, Nacho Solozabal, Alfonso Martínez, Chicho Sibilio, Alex Mumbrú o Rafael Rullán. Asimismo, otros entrenadores también deben ser destacados, como Lolo Sainz, Aito García Reneses o Mariano Manent.

Comments

comments