Australianos en España

Australianos en España

Australia nunca ha sido un lugar muy amable para los futbolistas españoles. Unos pocos valientes lo intentaron y tan solo un jugador (Aloisi) consiguió hacerse con un puesto durante un tiempo prolongado. Conoce a estos jugadores, algunos con ascendencia española y directamente nacidos en nuestro país.

John Aloisi (1976). Delantero. Jugó en Osasuna y en Alavés.

Sin duda el australiano más conocido en España y el que tiene mejor recorrido por ella. Aloisi llegó a Osasuna tras ir avanzando por distintas ligas europeas,empezando por la liga belga, siguiendo por la italiano para acabar en la inglesa. Sus cifras en España no era escandalosas pero si bastante buenas para ser jugador de equipos bastante defensivos y de perfil bajo. Su mejor temporada fue la 2001/2002 donde anotó con el equipo de Pamplona 11 goles entre todas las competiciones. Tras no contar para un Osasuna pujante decidió irse pocos kilómetros más al oeste: a Vitoria. En el Alavés completó dos temporadas malas en lo deportivo debido al descenso del club vasco, marchándose en 2007. Una curiosidad: logró marcar el histórico penalti que clasificó a Australia para Alemania 2006 y este Mundial siendo jugador del Alavés.

Aloisi en su etapa en Pamplona

Aloisi en su etapa en Pamplona

José Bello Amigo (1978). Portero. Jugó en Racing de Ferrol, Poli Ejido y Jerez Industrial.

Este australiano tiene truco. Bello Amigo nació en nuestro país, concretamente en Galicia y emigró al país de los canguros, donde comenzó a jugar al fútbol a nivel más profesional en el Saint George, un equipo creado por húngaros en Sydney. De Australia guarda algo importante: su curioso apellido. Al llegar a Australia le obligaron a ponerse de apellidos los dos paternos, siendo su primer apellido materno Serans (Sería Bello Serans). Tras varios años con el apellido ”aussie” para de esta manera dar más facilidad a sus seguidores australianos para seguirle decidió ponerse su nombre original. Jugó varias temporadas en segunda con Ferrol y Ejido, para acabar retirándose en el APIA Leichhardt australiano, donde ya jugó de más joven.

Bello Amigo con la camiseta del Poli Ejido

Bello Amigo con la camiseta del Poli Ejido

Andy Bernal (1966, Canberra). Defensa. Jugó en el Xerez, Sporting de Gijón y Albacete.

Bernal jugó 4 temporadas en España con tres equipo diferentes en las que jugó más de 100 partidos. De padres españoles, este defensa eligió nuestro país para empezar su andadura por el fútbol europeo antes de marcharse a Inglaterra. Con el Xerez jugó en 2ªB antes de irse al Sporting de Gijón que por entonces jugaba en primera división (primer australiano en jugar en el Liga) e incluso la Copa de la UEFA. Estuvo cedido un año en el Albacete, recién descendido a 2ªB. Tras esta experiencia, que le quedó algo grande, probó en Inglaterra y tras no tener suerte volvió a su país para jugar en el Sydney Olympic, donde tuvo un gran rendimiento, llegando a jugar con los Socceroos. Volvió a salir de la isla para jugar en el Reading, donde jugó sus mejores años.

Andy Bernal en Inglaterra

Andy Bernal en Inglaterra

David Carney (1983, Sydney). Lateral izquierdo. Jugó en el Alcorcón.

Canterano del Everton. Había jugado en la Premier, en la Erevidisie (que había ganado, al igual que la Supercopa holandesa)… Llegó en 2011 después de haber jugado el Mundial de 2010 y de marcarle a Alemania. ¿Como no va a triunfar un jugador así en la segunda española? Las respuestas suelen ser topicazos y Carney los cumple todos. La adaptación, que si lo jugadores criados en Gran Bretaña no triunfan en España, la cabeza, la concentración, la motivación… Todas estas cosas aunó Carney, que dejó una muy mala imagen en Alcorcón. Apenas jugó 5 partidos y lo completó con unas semanas de ausencia cuando se veía que iba a abandonar el club. Tras esto no ha encontrado la paz. Le han visto jugar en Uzbekistán, Estados Unidos y su Australia natal. Fue cortado a principios de año por su equipo, el Newcastle, para volver a ser contratado este verano. Una carrera que no hace honor a la calidad de este jugador.

Carney decepcionó completamente

Carney decepcionó completamente

Kostas Salapasidis (1978, Adelaide). Delantero. Jugó en el Compostela.

Meterle 4 goles a Argentina, aunque sea la sub- 20, siempre es difícil y además seguro que da buen caché. Que se lo pregunten sino a Salapasidis, que completó ese hito. Así, el mítico Caneda (sí, el ”amigo” de Jesús Gil) se le trajo para Galicia en 1999 desde el Wollongong por 100 millones de pesetas (que son al cambio unos 100000 euros). En total jugó 14 partidos en dos temporadas consiguiendo tan solo un gol. Esta experiencia le llegó muy pronto, solo 19 años, y determinó la carrera de este delantero. Tras pasar por el Lugano suizo volvió a Australia para quedarse (salvo un corto paso por un equipo griego). Nunca llegó a ser internacional absoluto y tampoco llegó a debutar en la liga profesional australiana: A- League.

Salapasidis en su presentación

Salapasidis en su presentación

Aurelio Vidmar (1967, Adelaide). Mediocentro. Jugó en el Tenerife.

Tan poco recordado en nuestro país como buen jugador. Aurelio Vidmar, hermano de Tony Vidmar, optó por Tenerife como última estancia en su carrera en Europa. Tras jugar a un gran nivel en la liga belga (llegó a marcar 22 goles una temporada en el Standart de Leija), en la liga holandesa y un corto paso por la liga suiza a los 29 años llegó a las Canarias para mostrar en la Liga todo su talento. Logró jugar 25 partidos y marcar un gol en una meritoria temporada de los chicharreros, que acabaron novenos. No guardan gran recuerdo por allí de Vidmar, ya que llegó bajo grandes alagos y nunca llegó a demostrar del todo lo que era capaz. A la temporada siguiente no jugó ningún partido y se fue a Japón. Con 44 partidos con los Socceroos se encuentra entre los 50 jugadores con más partidos con la Green and Gold. Actualmente entrena a la selección sub- 23 australiana.

Estas pintas se gastaba Vidmar

Estas pintas se gastaba Vidmar

Diego Martín

Diego Martín

1992. Cofundador de falso9blog. Amante del fútbol español, australiano y NBA. Lo que hago no es periodismo
Diego Martín

Comments

comments