¿CUÁL ES EL ESTILO DE VALVERDE?

El pasado sábado en San Mamés, en el encuentro ante el Levante, se vieron dos de los últimos estilos de fútbol más reconocidos en los últimos años del conjunto vasco, uno muy diferente del otro. Por el contexto de la frase, parece que estemos hablando de que uno fue el estilo del Athletic y otro del Levante, pero lo cierto es que esos dos estilos fueron reconocidos en el Athletic, en distintos tramos del partido.

Laporte, en un choque del partido. Foto: elcorreo.com

Al principio del encuentro, el Athletic salía con la ya clásica formación de esta temporada 4-2-3-1 de Ernesto Valverde, que en teoría era un estilo que buscaba adentrarse en el área granota por medio de la asociación, del toque y de la calidad de sus futbolistas, que la tenían. Esta teoría es calcada al usado en su etapa en Bilbao por Marcelo Bielsa, a priori. Luego en el campo, sin embargo, se vio a un Athletic perdido, que le costaba horrores adentrarse en el área defendida por el costarricense Keylor Navas. De hecho, fue el Levante el que jugo mucho mejor ese primer tramo de partido. Parecía un partido del Athletic de la temporada pasada, de ese Athletic que estaba perdido en una isla de mal entendimiento e imprecisión.

Con el descanso, el  Athletic iba a cambiar bastante con los cambios, dando entrada a Aduriz y a Mikel Rico. No ya solo por la frescura que los dos jugadores iban a traer, si no por el cambio de esquema del Txingurri. Pasó a jugar con un 4-4-2, última vez visto en Bilbao por justamente el técnico visitante Joaquín Caparrós. Cambió el “tiki-taka” (salvando y mucho las distancias) por los centros en banda de Susaeta e Ibai, quienes no cuajaron su mejor noche. Este estilo se vio mucho más calcado con la entrada de GaizkaToquero, pues el Athletic recordó al de Caparrós cambiando a Llorente por Aduriz, siendo Toquero el segunda punta que se recorriera si hiciese falta la banda en busca de rebotes y peinar o prolongar el balón al delantero tanque para que este remachase la bola a las redes.

Así juega este Athletic, sin un estilo definido, sin unas estructuras claras y predichas a los jugadores ni a la afición. Los leones, contrastando con lo que dice la tabla clasificatoria, son muy irregulares en su juego, sobre todo fuera de casa, donde exceptuando dos ocasionas (Valladolid y Getafe), parece como si no estuviesen presentes. No tener un estilo predefinido es un problema grande, que puede ser crucial el día de mañana para el conjunto vasco. Valverde todavía está buscando esa solución, tanto que solo ha repetido once titular una vez en lo que llevamos de temporada, algo que contrasta claramente con los anteriores entrenadores Marcelo Bielsa y Joaquín Caparrós. Paradójicamente, es una mezcla en cuanto raza de juego del utrerano y del rosarino. A veces toca, a veces juega en largo. Valverde debe de buscar su estilo de juego rápidamente, o tal vez antes de que se dé cuenta la tabla ya no le situará ni en Europa League ni en Champions League.

Comments

comments