Otra vez toca apelar al espíritu de la remontada

Otra vez toca apelar al espíritu de la remontada

Se repite la película. Otra noche de terror para el Barcelona en Europa, que después de verse arrollado por una Juventus en un gran estado de forma, vuelve a tener pie y medio fuera de la Champions. Los italianos han endosado tres goles a un Barça muy desarbolado, que nuevamente deberá confiar en el magia del Camp Nou para revertir el marcador y así poder seguir adelante en la máxima competición.

Tras el tropiezo ante el Málaga y con la Liga un poco más complicada que hace una semana, el Barça encaraba el partido de Champions ante la Juventus con la motivación de regresar a la senda del triunfo. Este suponía el primer choque europeo después de la épica remontada ante el PSG, frente a un rival que puede presumir de ser el equipo en mejor estado de forma de Europa en estos momentos.

Los locales dieron comienzo a su andanza en cuartos creando mucha presión a un Barça que no logró pasar de medio campo en los primeros minutos y que vio como la Juve se adelantaba en el marcador apenas cumplido el minuto 6 de juego, gracias a un gran gol del Dybala. Tras el tanto encajado, el Barça pareció encontrar el rumbo, si bien la calidad de los italianos era evidente. Los azulgranas no se vieron en su mejor momento y con la derrota ante el cuadro malagueño aún en mente, intentaron desplegar su juego, aunque con dificultades. La primera opción de los de Luis Enrique llegó rondando el minuto 12, cuando Messi hizo efectivo un lanzamiento de falta que se marchó por encima del larguero.

Los catalanes llegaron en un par de ocasiones, pero de manera muy tímida, mientras la Juventus ponía intensidad y a punto estuvo de lograr el segundo gol del encuentro. Andrés Iniesta tuvo la ocasión más clara para el Barça cumplido el minuto 20, después de un gran pase de Messi, que Buffon terminó por desbaratar impidiendo de esta forma el empate para los culés. La respuesta del equipo de Turín no tardó en llegar y tan sólo 3 minutos más tarde, nuevamente Dybala superó a Ter Stegen y puso el 2-0 en el electrónico con una contra letal de su equipo, resultado que comenzaba a recordar a la nefasta noche en París frente al PSG. El Barça no lograba encontrar su sitio y apenas mantenía el esférico en su posesión, el segundo tanto de la Juve hizo daño al equipo y se le vio mermado, al mismo tiempo que el colegiado anulaba un gol por claro fuera de juego de Suárez.

juventus

La Juve abrió el marcador prácticamente al inicio del partido.

De a poco el Barça creaba alguna que otra ocasión sin demasiado peligro para tranquilidad de los italianos, pero intentando aprovechar las dudas que en esos momentos presentaba el conjunto de Massimiliano Allegri. Eran los mejores minutos de los culés, sobre todo en defensa, pese a ello, el Barcelona no era capaz de amenazar con seriedad la portería de Buffon y el tiempo iba corriendo peligrosamente a favor de la Juventus.

En la recta final de la primera mitad, los locales se mantuvieron cerrados en su campo y Suárez tuvo una gran ocasión para recortar distancias tras peinar un balón que Chiellini pudo acabar marcando en propia puerta. Poco antes del descanso, el cuadro italiano tuvo muy cerca el tercero hasta en dos ocasiones, que para suerte del Barça, se saldaron sin más daños que lamentar.

Iniesta en un lance ante el bigoleador Dybala.

Iniesta en un lance ante el bigoleador Dybala.

Tras el descanso reglamentario, el Barcelona debía buscar como fuera al menos un tanto que le metiera cuanto antes en el partido y evitar que la Juve abriera una brecha en el marcador complicada de sanar. Messi tuvo una gran ocasión en el primer minuto de la segunda parte, pero el balón se perdió por línea de fondo, poco antes de que Iniesta tuviera la segunda oportunidad en sus botas. Los azulgrana proseguían en sus labores en busca del gol que les diera vida y poco a poco se iban acercando con peligro. Muy buena presión del Barça en esta segunda mitad, que recuperaba con rapidez los balones para no dar oxigeno a una Juventus que quería más. Ter Stegen salvó de forma magistral un remate a bocajarro de Higuaín, en una jugada que nació de fuera de juego. No obstante, los italianos sacaron provecho de un error en defensa del Barcelona, que encajó el tercer gol cuando mejor estaba el equipo. Mazazo para los de Luis Enrique que veían delante de sus narices cómo se repetía lo vivido en París, algo que nadie creía que pudiera volver a ocurrir, y menos aún con apenas un mes de diferencia. A falta de media hora para la conclusión del encuentro, los culés daban tímidas muestras de querer superar a Buffon, pero se veía un equipo sin demasiadas ideas, desorganizado y con la ansiedad de ir por detrás en el marcador desde horas tempranas. A pase de Messi, Suárez tuvo otro clara opción de recortar diferencias, pero de nuevo el guardameta de Carrara, que estaba a todas, logró despejar el esférico con la yema de los dedos.

Un Barça abatido tras el resultado en Turín.

Un Barça abatido tras el resultado en Turín.

El tiempo se iba agotando para un Barcelona que no tenía nada claro y que se veía al borde de tener que encarar un nueva remontada en el partido de vuelta en el Camp Nou. El cuadro barcelonés lo probó con insistencia y pese a que se pasó el último tramo de partido en el área de la Juventus, claramente esta tampoco era su noche. Caras largas entre los jugadores del Barça tras el pitido final, que con el 3-0 en el electrónico, tendrán que encomendarse a otra noche mágica en el Camp Nou y de nuevo darlo todo para gestar otra remontada consecutiva, si es que quieren tener opciones de verse en la final de Cardiff el próximo 3 de junio.

Comments

comments