COMIENZO DEL AÑO SIN GOL ROJIBLANCO

El asunto del gol en Bilbao empieza a tomar un grado especialmente preocupante. En estos dos primeros partidos del 2014 los rojiblancos no han conseguido anotar todavía un tanto.

No es ningún secreto que el gol falta en Bilbao esta temporada. Este hecho es ocultado por la buena dinámica del equipo, pero es algo evidente. Sabe gestionar muy bien los pocos goles que marca, pero le sigue faltando cosas de equipos de Champions League. Es el equipo menos goleador de los siete primeros clasificados, con 26 goles marcados en 18 partidos. Es decir, 1,4 goles por partido, lo cual puede parecer poco si hablamos de un equipo que va cuarto y lucha por representar al fútbol español en la Copa de Europa la próxima temporada.

Con el comienzo del año, este problema ha salido “más a la luz”, pudiéndose haber agravado. Los partidos ante Real Sociedad y Real Betis hacen que se abra el debate goleador. En esos dos partidos el Athletic Club jugó bien, hizo buenas combinaciones y tuvo en varios tramos el control del partido, pero no supo finalizar correctamente las jugadas. Este problema se oculta mucho más en San Mamés, donde el equipo, gracias en parte a los “arreones” de la afición, encuentra esa chispa necesaria para marcar. Fuera de casa, ha anotado 9 goles en 11 partidos, donde falta esa chispa.

Falta chispa en los partidos fuera de casa.

Sin embargo, el problema más grave no es ese. Uno de los problemas más grandes que existen en el cuadro rojiblanco es la ausencia de un 9 goleador que aporte muchos goles en una temporada. La ausencia de Llorente y la decadencia de Aritz Aduriz a causa de una pubalgia provocan la existencia de este problema. Bien es cierto que Aduriz marcó una cifra considerable la temporada pasada (15 goles), pero sin embargo ha decaído. Fernando Llorente aportaba soluciones al equipo, y parecía la solución a ese problema tras la marcha de Urzaiz, el anterior ídolo goleador rojiblanco, pero el ariete decidió emprender rumbo a Turín para desembarcar en la Juventus. Kike Sola, por lo menos por ahora, no es la solución, pues viene de sufrir una lesión de cuatro meses. Toquero no parece tener la calidad suficiente a pesar de cumplir (eso sí, sin haber marcado un gol), y Guillermo Fernández tiene todavía que formarse en el filial donde se está saliendo. Y es que para partidos complicados o cerrados, un nueve de garantías soluciona muchas cosas.

Kike Sola todavía no está al 100 %.

El inconveniente también aparece tras mirar la tabla de goleadores. San José y Mikel Rico aparecen como máximos goleadores con 4 tantos cada uno, y Aduriz aparece detrás con solamente 3. Que los máximos goleadores de tu equipo sean un central y un mediocentro defensivo habla de los problemas de cara a portería, pues salvo sorpresa ninguno de los dos Mikel aguantará hasta final de temporada con esas cifras.

Sin embargo, también es cierto que el estilo de Ernesto Valverde hace que sea más posible que ocurran estas cosas, pues las incorporaciones al área rival son más numerosas, provocando que los delanteros sean menos protagonistas, debido a que en ocasiones tienen que dejar paso a los centrocampistas que se incorporan al ataque en busca del gol.

No obstante, hay que admitir el problema con el gol para solucionarlo y poder plantarle cara, para así hacer firme la candidatura a poder volver a competición europea la temporada que viene, y que el Nuevo San Mamés se estrene por Europa.

Comments

comments