Messi reluce en El Sadar

Messi reluce en El Sadar

El FC Barcelona gana en El Sadar (0 a 3) tras una primera parte notable. Nauzet salva la goleada. Con Iniesta, Messi y Busquets conectando la vida es más sencilla.

Nunca ha sido El Sadar una plaza propicia para el Barça, aunque este Osasuna que cada vez se acerca más al abismo da pocos motivos para la alegría. El Barça sabe que el tren de la Liga pasa por no pararse en más estaciones, ya que el Real Madrid, a pesar del juego y del jardín de Zidane, saca los partidos con una solvencia que por ahora le da para ir 6 puntos por delante.

Osasuna decidió cerrar puertas y tirar la llave confiando en el alzheimer galopante que sufre el sistema de juego del Barça en ataque estático. Pero el regreso de Iniesta ha supuesto un cambio en el Barça que ha catapultado, aún más, el juego de Messi. Sirvieron los primeros 20 minutos para disfrutar de un Barça excelso en la asociación. Sí amigos. Parecía el Barça de siempre.

Así en el minuto 10, asistencia estratosférica de Messi que falla Suárez. En el 12, el palo escupe un chute de Suárez tras maniobra de pivot, rematando una jugada que nació de Umtiti. En el 15 Messi nos hizo creer que era humano fallando un uno contra uno ante Nauzet. Los escudos de Osasuna frágiles como el cristal. Sin embargo los de Caparrós resistieron el abordaje. Pero la caballería de los de Luis Enrique no decayó, mientras Nauzet coleccionaba fotografías de portero grande.

La grandeza del fútbol pudo costarle cara al Barça cuando Oriol Riera se quedó a dos palmos de rematar solo ante portería mientras Ter Stegen observaba, pero quedó en un susto que no modificó el plan de un Barça que parecía desoxidarse por momentos. Osasuna permitió entonces el avance culé por yardas para intentar detener la sangría en defensa pero el Barça siguió viviendo en los dominios de Nauzet, aunque errando ocasiones. A pesar de todo Osasuna llegó a la orilla en el 45.

La segunda parte se inició con una vaselina que Ter “Statuen” no adivinó ni a oler, pero el larguero salvó al meta alemán y al Barça. Osasuna y en especial Sergio León suspiraron. El Barça seguía en los vestuarios hasta que por fin, en el 58 Suárez hacía el primer gol tras una combinación nacida de Messi, nuestro director de orquesta. Un gol tan merecido como celebrado por la culerada, temerosos de vivir un nuevo drama en forma de empate. 

Osasuna sufrió el gol como una mala resaca  y el Barça se refugió en el balonmano de nuevo para romper las lineas rojillas, ya muy desgastadas por el paso de los minutos. Luis Enrique decidió apropiarse más del balón todavía mediante Denis Suárez, jugando con 4 medios más Messi, que prácticamente manda en todas las lineas. Aunque Nauzet le negó pasar la de su portería con una nueva parada. Pero fue el último milagro del portero osasunista. En el 72 Messi por fin le ganaba la partida a Nauzet tras asistencia, la segunda del partido, de Jordi Alba. El FC Barcelona cerraba, al fin, un partido en Liga. El lazo llegó en forma de jugada autosuficiente de un Messi que es oro puro.

Ni el horario, ni las urgencias del rival, ni las dudas en el sistema de juego del Barça. Ningún condicionante ha servido para apartar al Barça de su principal objetivo hoy. Ganar. Además el Barça va recuperando el ánimo a base de tener la pelota, la única vía que siempre ha conocido este club para las grandes cosas.

Alex Blanco

Alex Blanco

Redactor del FC Barcelona y amante del fútbol viviendo en Badalona y con el corazón dividido entre Brighton y New York. Me podéis seguir en @alexblancobdn
Alex Blanco

Latest posts by Alex Blanco (see all)

Comments

comments