Ahora más que nunca toca hacer piña

Ahora más que nunca toca hacer piña

El FC Barcelona no pudo superar el muro infranqueable plantado en Anoeta y cayó (1-0) ante una Real Sociedad que con un gol tempranero sumó los 3 puntos. 

Tras derrotar al Atlético de Madrid en Champions el pasado martes, el FC Barcelona visitaba Anoeta para disputar la jornada número 32 de liga. Anoeta, sí, ese escenario que parece estar embrujado para la plantilla azulgrana. Para recordar la última victoria culé en este campo tenemos que retroceder hasta la temporada 2006-2007 con Frank Rijkaard como entrenador del equipo. Ni Guardiola, ni Tito Vilanova, ni Tata Martino, ni Luis Enrique han ganado en este escenario. Un territorio que parece maldito para el Barça.

Oyarzabal marcó el gol de la victoria para la Real Sociedad. Imagen: mundodeportivo.com

Oyarzabal marcó el gol de la victoria para la Real Sociedad. Imagen: mundodeportivo.com

Con todos estos precedentes sobre la espalda y con el Calderón en el horizonte, el Barça viajaba a San Sebastián para afrontar una de las salidas más difíciles de la temporada. Y decimos con el Calderón en el horizonte, porque Luis Enrique alineó un once con varias rotaciones pensando en el partido de vuelta de Champions ante los colchoneros. Iniesta, Rakitic y Jordi Alba empezaron viendo el partido desde el banquillo, pero fueron los tres cambios en la segunda parte, hecho que define cómo fue el partido. Además el técnico asturiano formó un centro del campo inédito en liga, con Busquets como escudero de Rafinha (volvía a una titularidad tras casi 7 meses después) y de Arda. 

El arranque del partido fue un dèjá vu de lo que se vivió en este mismo escenario la temporada pasada. Oyarzabal se disfrazaba de Jordi Alba y en el minuto 5 enviaba un cabezazo imparable para Bravo al fondo de la red. La Real Sociedad noqueaba al Barça muy pronto y los fantasmas de Anoeta comenzaron a aparecer en el conjunto azulgrana. El jugador vasco anotó pronto el gol para su equipo. Por lo tanto quedaba un mundo para la reacción culé, pero nunca acabaría llegando. 

En los primeros 45 minutos vimos a un Barça lento en la circulación de balón, con una gran aglomeración de jugadores por el centro y muy poca profundidad de Alves y Sergi Roberto (jugó de lateral izquierdo) por las bandas. El Barcelona tenía el balón pero con la sensación de que era el equipo local el que se sentía más cómodo sobre el césped. Ni Rafinha ni Arda Turan entendieron lo que necesitaba el equipo, ralentizaron mucho el juego azulgrana y no dieron ningún pase interior que pudiera generar una ocasión de peligro. La primera y única más clara del Barça en la primera parte la tuvo Arda, pero su disparo lo despejo un Rulli que más tarde se convertiría en el héroe de su equipo.

Terminaba la primera parte con un Barça lento y previsible; y con una Real Sociedad sólida en defensa con las ideas claras sabiendo cuando presionar la salida de balón y cuando esperar replegados a los azulgranas. Quedaban 45 minutos por delante para dar la vuelta al marcador.

Arda Turan e Illarramendi en una acción del partido. Imagen: as.com

Arda Turan e Illarramendi en una acción del partido. Imagen: as.com

La segunda parte arrancaba con la entrada de Iniesta por Rafinha. El de Fuentealbilla movió al equipo con criterio y sólo necesitó 10 minutos para dar más pases interiores que todo el Barça en la primera parte. Más tarde Luis Enrique también dio entrada a Rakitic y Jordi Alba. Con Rakitic e Iniesta en el centro del campo la circulación fue más rápida y el equipo generó más peligro. A Rafinha se le notó con falta de ritmo tras la grave lesión de rodilla; y lo de Arda es para un capítulo aparte, estuvo bastante flojo durante los minutos que estuvo jugando.

Luis Enrique puso toda la carne en el asador, pero ni eso valió para que el Barça al menos consiguiera el gol del empate. El equipo mejoró su juego en la segunda parte, con Alves y Alba dando más profundidad por banda, Messi e Iniesta trenzando más balones interiores y con un Barça en general ocupando más los espacios libres. El conjunto azulgrana llegaba y tuvo varias ocasiones claras pero Rulli se puso la capa de superhéroe y no dejó que ningún balón entrara a su portería. Voló para sacar una mano increíble a un disparo de Iniesta que se colaba por la escuadra, sacó un par de manos salvadoras a dos ocasiones de Messi y además por arriba estuvo imperial. Rulli y Oyarzabal fueron las pesadillas que confirmaron que Anoeta es un escenario maldito para el Barça. 

La defensa de la Real Sociedad tapando a Messi. Imagen: mundodeportivo.com

La defensa de la Real Sociedad tapando a Messi. Imagen: mundodeportivo.com

A pesar de todo, el Barça sigue siendo el líder y depende de sí mismo para volver a ganar el triplete. Toca analizar lo sucedido ayer pero sin dramatizar, trabajar, centrarse en volver a hacer el mejor fútbol del mundo y sobre todo hacer piña equipo y aficionados. Recordad, este equipo se crece ante las situaciones en las que no se puede permitir ni el mínimo error y esta es una de ellas. 

 

 

Sergi Lluch

Sergi Lluch

Proyecto de periodista deportivo. El fútbol como estilo de vida. @LluchSergi1
Contacto: sergilluch1@gmail.com
Sergi Lluch

Comments

comments