El otro Albert Riera

El otro Albert Riera

Seguramente cuando penséis en Albert Riera os vendrá a la cabeza aquel golazo, con el balón descendiendo como un obús, del extremo del Espanyol contra Dinamarca. Pero no. No hablamos de este jugador. Hablo de otro Albert Riera, el que una vez viajó a Nueva Zelanda y volvió con un contrato casi por accidente

Seguramente cuando penséis en Albert Riera os vendrá a la cabeza aquel golazo, con el balón descendiendo como un obús, del extremo del Espanyol contra Dinamarca. Pero no. No hablamos de este jugador. Hablo de otro Albert Riera, el que una vez viajó a Nueva Zelanda y volvió con un contrato “casi por accidente”.

Albert Riera con la segunda camiseta del Wellington

Albert Riera con la segunda camiseta del Wellington

Nacido en 1983 en Barcelona, nuestro Riera juega en el Wellington Phoenix, el mejor equipo de Nueva Zelanda aunque juegue en la liga australia (A- League). Es un auténtico pulmón, uno de esos jugadores que a cualquier entrenador le gusta tener al lado. Riera es uno de los beneficiados de la globalización del fútbol, uno de esos que decidieron ser valientes. Nueva Zelanda fue su destino en 2011 y desde entonces continúa en el país kiwi. Hasta 2011 era un jugador más de tercera división. Campos de césped artificial, trabajos que se debían combinar con el fútbol e inexistentes portadas en los periódicos. Desarrolló toda su carrera en la tercera división de Cataluña y su vecina Aragón. Las ganas de conocer mundo le llevaron junto a un compañero a Nueva Zelanda.

En unos meses pasó de jugar en el Benavent de la Tercera Española a jugar el Mundial de Clubs. Auckland, ese equipo que casi llega a la final del Mundialito en 2014, fue su destino. El cambio fue tremendo. Benavent de Segriá es un municipio de la comarca que apellida al pueblo situado en Lleida de tan solo unos 1 500 habitantes. Poco que ver con la cosmopolita Auckland, capital de Nueva Zelanda. Con casi 1,3 millones de habitantes es además el epicentro del fútbol oceánico si exceptuamos Australia.

Este fue el inicio de una carrera muy prolífica con el Auckland, con el que consiguió tres Champions de Oceanía seguidas y una liga. Fue uno de los españoles más destacados del Spanish Auckland de Ramon Tribulietx y el que se llevó el MVP de la OFC Champions de 2012, donde otro español, Manel Expósito, fue el máximo goleador. De esta manera, el Wellington Phoenix pronto fijó sus ojos en este mediocentro. Su incorporación en 2013 no fue la más mediática. En la liga australiana los jugadores llegados desde Europa (eurosnobs los llaman) siempre son resaltados por prensa y afición, pero su paso por Nueva Zelanda le quitó caché y le colocó en un segundo plano.

Poco duro esto. Después de una adaptación que duró unos meses se convirtió en el ancla de un equipo que cuajó una temporada 2013/2014 bastante desastrosa, en la que lograron una novena plaza, cosa que en España te coloca en media tabla pero que en Australia significa ser penúltimo. En lo personal, todo fue de nuevo perfecto para Riera, quien pese a jugar solo 17 de las 27 jornadas consiguió ser nombrado jugador de la temporada por su esfuerzo y tesón. El cariño de la afición por él y su gran rendimiento garantizaron su continuidad en un Wellington Phoenix que para la 2014/15 cambió radicalmente con dos fichajes claves: Burns y Bonevacia.

El trabajo defensivo de Riera es muy importante para su equipo

El trabajo defensivo de Riera es muy importante para su equipo

Con Burns poniendo los goles, solo hacía falta alguien en la sala de máquinas que hiciera mover el equipo. Ahí, Riera encontró a su compañero perfecto. De nombre Roly, nacido en Holanda pero internacional por la desconocida Curaçao (Ahora más por su mediático entrenador: Kluivert), Bonevacia es un mediocentro creador y con llegada que ha revolucionado el fútbol aussie. Albert tuvo pues una labor más de intendencia, cortando balones y corriendo los kilómetros que hiciera falta. Su compañero, el canterano del Ajax, haría labores más estéticas como la dirección del juego o intentar marcar con su potente disparo.

Con estos mimbres el entrenador del Phoenix, Merrick, montó un equipo que logró la mejor clasificación del equipo de su historia al lograr ser cuarto (quinto en realidad pero la descalificación del Perth le hizo subir un puesto). Jugó 26 partidos en liga regular más uno en playoff, donde no consiguieron imponerse al Melbourne City.

Todo continúa igual esta temporada. Ya suma 60 partidos con el Wellington, situándose como el decimoquinto jugador con más partidos en la A- League. El fútbol moderno, ese fútbol tan criticado y que a veces perjudica a los equipos más pequeños, para otros puede significar experiencias más que positivas. De recorrer campos por las distintas comarcas catalanas y aragonesas a ser un ídolo en nuestras antípodas. Este año Riera cumple 33 años y ya no es un chaval (aunque tampoco lo era cuando llegó a la élite del fútbol oceánico), pero aún queda mucho fútbol en sus botas e historias que protagonizar como timón del Phoenix. Que las contemos.

 Extraído de-> http://migrantesdelbalon.com/el-otro-albert-riera/

Diego Martín

Diego Martín

1992. Cofundador de falso9blog. Amante del fútbol español, australiano y NBA. Lo que hago no es periodismo
Diego Martín

Comments

comments