LA ‘GOLDEN GENERATION’ AUSTRALIANA

Hoy, en el cumpleaños de Mark Viduka, queremos hablar de Australia,más concretamente la selección que llegó al Mundial en 2006. Esa generación formada por los Viduka, Kewell, Bresciano, Cahill… forma parte de la generación dorada de los ‘’Socceroos’’ (Soccer+ Kangaroo). Destacar que al mando de esta selección estaba Guus Hiddink, que fue elegido por llevar a semifinales a Corea del Sur en el anterior Mundial y que supo explotar al máximo los recursos que tenía a su disposición ese año.
Australia, históricamente había sido una selección de tercer nivel. Solo había jugado un Mundial, y el hecho de jugar en Oceanía no ayudaba para nada, ya que el nivel era muy bajo y las posibilidades de jugar un Mundial eran ínfimas. Sus títulos se limitan a 4 Copas de Oceanía. El único rival que le podía hacer frente era Nueva Zelanda, y a duras penas. Llegó una gran generación, los nacidos entre 1975 y 1980, a la que se unieron unos buenos veteranos y alguna joven promesa. Hacia 2001 (cuando metió un 31-0 y un 22-0) se produjo una explosión que denotó que su fútbol estaba muy por encima de su Confederación. En 2005 fue aceptado su cambio a la federación asiática.
En 2005 tras, como no, dominar en Oceanía, el equipo llegaba a donde siempre se atascaba, que era la eliminatoria previa al Mundial. En ella, el equipo de Oceanía se tenía que enfrentar al quinto de América del Sur, que en este caso era Uruguay. Los charrúas partían como favoritos, con Diego Forlán y Recoba de estandartes. En Montevideo pasó lo esperado: Uruguay ganó 1-0 con gol de Darío Rodríguez. Esto no cambio los planes del combinado oceánico, y llegaron a Australia con todas las opciones. El equipo se la jugaba en Sydney y no defraudo: Gol de Bresciano y a la prórroga. Llegaron los penaltis y tras dos penaltis parados por SchwarzerAloisi (ex de Osasuna y Alavés) anotó el gol que dio el pase a los Soceroos.
Empieza el Mundial, Australia está encuadrada en el grupo con Japón, la favorita Brasil y Croacia. Todo empieza muy bien, victoria sobre Japón por 3-1 inextremis con 3 goles en los últimos momentos, dos de ellos de Cahill. El siguiente partido, cayeron contra Brasil por 2- 0, dando una excelente imagen, en un partido que bien podría haber terminado en empate. Llegaron a la última jornada de la fase de grupos con 3 puntos, mientras que sus rivales Japón y Croacia lo hacían con 1. La esperada derrota de Japón contra Brasil dejó la clasificación en manos de Australia y Croacia. Este partido quedó 2- 2, con un gol en el 79 de Kewell, dando la clasificación a los aussies. Así quedaron encuadrados en los octavos contra Italia. Se esperaba victoria fácil de los italianos, pero de fácil nada. El partido fue de ida y vuelta y Materazzi fue expulsado, poniendo las cosas más de cara para Australia, pero en el 95, el español Medina Cantalejo se inventó un penalti de Neill a Grosso. Totti lo anotó. Aquí acabó el periplo de Australia en este Mundial.
LA PLANTILLA (4-2-3-1):
En la portería estaba (y está ahora) Mark Schwarzer. El incombustible portero del Fulham (por entonces estaba en el ‘’Boro’’). Nacido en 1972, ya supera los 40 años pero aún así sigue manteniendo los reflejos. Es el primer jugador aussie en superar las 100 internacionalidades. La otra opción en la portería era Zeljko Kalac, ya retirado, y que por entonces era el portero suplente de Dida en el Milan. En el Mundial ambos jugaron sus partidos, pero Schwarzer era realmente el portero titular. El tercer portero, que no llegó a jugar, era Ante Covic, que por entonces jugaba en Suecia.
En defensa jugaban normalmente con 4, pero a veces jugaban condefensa de 5, con dos carrileros que ocupaban toda la bandas y que si era necesario podía adelantar posición y ser muy ofensivos. Por la banda derecha tenemos a Lucas Neill, que jugaba en el Blackburn (ahora juega en Emiratos Árabes) y a Luke Wilshere. Digamos que eran un contrapunto. Neill era más defensivo y apenas subía, y ejercía de central ocasionalmente (como hace ahora). Wilshere sin embargo era más atacante y sus centros formaban parte del juego ofensivo del equipo. De centrales tenemos a dos leyendas del país: Craig Moore y Tony Popovich. Moore era el capitán y líder, mientras que Popovich era su lugarteniente. Eran una pareja veterana bastante contundente y segura, y que había jugado mucho tiempo junta. En el banquillo teníamos a dos promesas (por entonces) tales comoMilligan y Beauchamp. Por banda izquierda estaban Chipperfield, que jugaba en el Basilea,  y Lazaridis, que se encontraba sin equipo. Ambos muy ofensivos.
En el mediocampo, había dos variantes: uno era la clásica, con doble pivote, y la otra era el trivote. El doble pivote estaba formado por Grella y Bresciano (ambos por entonces en el Parma) normalmente, aunque a veces podría entrar Skoko o Culina (Wigan y PSV). Podía usarse tanto con la defensa de cuatro, como con la de cinco, pasando a jugar 4 medios cuando atacaban (subían los carrileros). El trivote estaba formado por 3 jugadores de los anteriormente mencionados. Grella y Skoko eran los mediocentros recuperadores, y Bresciano y Culina los creadores. Los cuatro eran muy físicos y su principal tarea era hacer de ‘’stoppers’’ y cubrir a los medio rivales, dejando la creación a los mediapuntas, al más puro estilo británico.
En la zona ofensiva había diversas opciones.La más normal era Cahill (en el Everton hasta este año pasado) de medipunta, con Viduka (Middlesbrough) en punta, de delantero tanque, y con Kewell (Liverpool) y Emerton(Blackburn) por las bandas. Cahill ponía la calidad y era el que llevaba el peso del equipo, Kewell la magia, con regates y pases increíbles, Emerton, surtía balones al área y trabajaba en mediocampo, ayudando al doble pívote, y Viduka era el encargado de marcar los goles con su potencia y remate. En el banquillo las opciones eran múltiples, con Mile Sterjovski, un extremo que también podía jugar en la mediapunta, Archie Thompson para dar movilidad a la delantera y Aloisi y Kennedy pura jugar en punta. Otra opción en ataque era jugar con delantera de 3, con un delantero y dos extremos rápidos, o jugar con dos delanteros, que solían ser Aloisi y Viduka.
Estos jugadores, a pesar de su veteranía (casi todos mayores de 28 años en el Mundial), siguieron jugando y la mayoría de ellos siguen en activo (todos menos Kalac, Chipperfield, Lazaridis, Aloisi y Skoko), y consiguieron la clasificación para las Copas de Asia de 2007 y 2011 (subcampeones) y además, jugar el Mundial de 2010. Añadir también que algunos de estos jugadores (Schwatzer, Cahill, Milligan o Neill) estarán en el próximo Mundial. Mucha suerte para ellos

Comments

comments