”Mous” y su tarro de las esencias parisino

”Mous” y su tarro de las esencias parisino

En 2009 se retiraba Moustapha Sonko, más conocido como ”Mous”, tras 19 temporadas en la élite del baloncesto. Años de asistencias, velocidad, espectáculo, pero sobre todo mucha lucha y trabajo. Málaga, Madrid, Alicante..hoy hablamos de uno de los franceses con más pedigrí en el baloncesto español.

No es demasiado difícil encontrar jugadores trotamundos en cualquiera de las ligas europeas, si bien, nos encontramos en un caso más complicado si hablamos de los que han pasado cinco conjuntos, al menos, en una misma liga. Esa fue la situación del corpulento director de juego, Mous Sonko. Desde los 18 años: Sceaux, Gravelines, Levallois, Pau-Orthez y Villeurbane en tan solo siete campañas.

levallois

A medida que su rol iba ascendiendo en cada uno de los equipos franceses que representó, sus promedios numéricos también incrementaron. De dar 4, 75 asistencias en 22 minutos, sumadas a 9,4 puntos, paso a anotar 17,8 y repartir 5,2 pases de canasta en su última temporada en Francia. Bozidar Maljkovic, técnico del Unicaja de Málaga en aquellos años, se fijó en la madurez ofensiva del chico, en pleno apogeo físico, y su genial instinto para asistir. Sonko recalaría en Málaga para continuar allí 4 años más.

En el momento en que Unicaja y el parisino llegaron a un acuerdo, Francia pego a su puerta para que formara parte del combinado nacional en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, colgándose la medalla de plata. De hecho no pasó ni un año entero, cuando subió de nuevo al cetro europeo, esta vez, ganando con los malagueños la Copa Korac, casi doce meses después de haberla perdido ante Limoges. La intensidad defensiva fue la clave de ‘Mous’ durante su etapa en la Costa del Sol, y a pesar de no rendir en el timón del equipo como se esperaba, aportó todo su ánimo y energía para hacer de aquella plantilla, con jugadores como Louis Bullock con quien más tarde coincidiría, una entidad peleona y muy rocosa para cualquiera.

1077458343_0

Obviamente, Maljkovic no dejó escapar la oportunidad de llevárselo consigo a Madrid, puesto que era el prototipo de base que siempre querría tener en los equipos a los que entrenase. Sin emabargo las exigencias de un club como el Real Madrid tendrían que ser plasmadas en la pista, y Sonko no decepcionó. Logró subir la Copa de la Liga con los blancos y se mantuvo constante en sus medias aquellas dos temporada (o,5 asistencias más choque). En el año 2007, decidiría fichar por Etosa Alicante. ‘Boza’ siempre le estaría agradecido y tan solo tuvo palabras de agradecimiento por entregarlo todo en la capital y en Málaga.

Aún así, su penúltima experiencia como profesional en la Comunidad Valenciana acabó siendo un martirio para él, que culminaría con el descenso a LEB Oro (unos pobres 4,75 pts. y una solo asistencia acreditan la mala campaña). De esta manera acabó en su tierra natal, dispuntando 17 minutos con Hyeres-Toulon Var Basket. Después de 19 años de carrera en la élite europea, Sonko colgó las botas, dejando atrás uno de los mayres legados de entrega, pasión y trabajo en toda la ACB. Un base irrepetible, un tarro de las esencias que ‘Mous’ destapó para el disfrute de todos los aficionados.

5393_0

Comments

comments